Sunday – April 21, 2024

Una guerra costosa

El mundo se estremeció, y entonces se abrió el terreno. El 31 de octubre, aviones israelíes bombardearon Jabalia, un campo de refugiados del norte de Gaza. Un testigo declaró haber oído múltiples explosiones, que dejaron enormes cráteres. Los vídeos del lugar mostraban escenas apocalípticas: edificios arrugados e inclinados en ángulos extraños, cadáveres sacados de entre los escombros. Hubo decenas de muertos. El ejército israelí dijo que su objetivo era el cuartel general subterráneo de un comandante de Hamas, Ibrahim Biari, y los militantes que estaban con él, y que gran parte de los daños se debieron al derrumbamiento de túneles.

La guerra entre Israel y Hamas, el grupo militante que controla Gaza, se acerca al final de su primer mes, y ya es el conflicto más sangriento entre israelíes y palestinos desde 1948. Desde que comenzó el 7 de octubre, cuando Hamas asesinó a más de 1.400 israelíes, las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) han atacado más de 11.000 objetivos en Gaza, superando con creces el ritmo de guerras anteriores. El Ministerio de Sanidad, dirigido por Hamas, afirma que han muerto más de 8.800 palestinos, entre ellos unos 3.500 niños. Amplias zonas del norte de Gaza, donde normalmente viven más de un millón de personas, han quedado reducidas a escombros.

Gran parte de la formidable valla fronteriza de Israel con Gaza ha desaparecido. Hamas la rompió en 29 puntos distintos durante su ataque, e Israel ha desmantelado más para facilitar la entrada de batallones blindados. Las tropas israelíes entraron en Gaza el 27 de octubre por dos lugares: cerca de Beit Hanoun, en el norte, y en un punto justo al sur de la ciudad de Gaza, en la estrecha cintura de la franja de 45 km de longitud. Su objetivo es dividir Gaza en dos y rodear gradualmente la parte norte del enclave, que han ordenado evacuar a la población civil.

Hamas no quiere enfrentarse frontalmente al avance del IDF, cuya potencia de fuego es muy superior. En su lugar, intentará hostigar a las tropas israelíes con una guerra de guerrillas. Fuentes militares israelíes creen que sólo disponen de una breve ventana de oportunidad para operar con grandes formaciones dentro de Gaza. Intentarán destruir túneles y centros de mando para interrumpir la libertad de movimiento de Hamas y dividir a sus combatientes. En las próximas semanas, los generales israelíes esperan que la presión internacional les obligue a volver a una presencia más limitada dentro de Gaza. La guerra se centrará en incursiones contra objetivos específicos. Predicen que esto llevará meses, tal vez incluso un año.

Se cree que aproximadamente dos tercios de la población del norte de Gaza han acatado la orden de evacuación. Todavía quedan cientos de miles de personas. Las condiciones en el sur, supuestamente una zona segura, son terribles. Más de la mitad de la población de Gaza (1,4 millones de personas) ha sido desplazada. Los refugios están desbordados: una instalación de la ONU en Khan Younis, la primera ciudad al sur de la línea de evacuación, alberga ahora a 22.100 personas, más de diez veces su capacidad prevista.

Los suministros básicos siguen escaseando. Alrededor de 250 camiones han entrado en Gaza desde el 21 de octubre, cuando Israel levantó su veto a las entregas de ayuda. Martin Griffiths, máximo responsable humanitario de la ONU, califica las entregas realizadas hasta ahora de “gota en el océano en comparación con la enorme magnitud de las necesidades”. Israel sigue negándose a permitir los envíos de combustible a Gaza, argumentando que ello acabará obligando a los combatientes de Hamas, que lo necesitan para iluminar y ventilar sus túneles, a desplazarse por encima de la superficie. La única central eléctrica se quedó sin combustible el 11 de octubre. Un tercio de los hospitales y dos tercios de las clínicas de Gaza están cerrados, ya sea porque no les queda combustible o porque resultaron dañados por los bombardeos israelíes.

Tras semanas de retraso, el 1 de noviembre se permitió a las personas con nacionalidad extranjera salir de Gaza por Rafah. Egipto también permitió la entrada en su territorio de ambulancias con palestinos heridos para recibir tratamiento. Pero se niega a abrir su frontera a los refugiados.

A medida que se extienden los combates, también aumentan las disfunciones en el gobierno de Binyamin Netanyahu. Muchos israelíes consideran al primer ministro responsable de los fallos que condujeron al ataque de Hamas. Aunque el ejército y los jefes de inteligencia también fueron culpables, son mucho más populares que él. La mitad de los israelíes dijeron a los encuestadores que confían en los mandos del IDF para dirigir el país en la guerra. Sólo una pequeña minoría confía más en Netanyahu.

Esto ha enfurecido al primer ministro, lo que agrava las divisiones en el seno del gabinete de guerra israelí. Funcionarios presentes en sus reuniones han descrito un ambiente “traumático”. El día después de que las fuerzas terrestres entraran en Gaza, Netanyahu se dirigió a X (antes Twitter) y reprochó a los jefes de inteligencia y seguridad su valoración, antes de los ataques del 7 de octubre, de que “Hamas estaba disuadido y buscaba acomodo”. Borró el post tras las críticas públicas de los miembros del gabinete de guerra.

Las divisiones afectan a la toma de decisiones militares. Explican por qué los soldados de la IDF permanecieron en zonas de reagrupamiento cerca de la franja de Gaza durante dos semanas hasta que se dio la orden de entrar. La opinión pública también está furiosa con Netanyahu por su gestión de la crisis de los rehenes. Al menos 240 personas fueron secuestradas durante la incursión de Hamas y llevadas de vuelta a Gaza. Cuatro han sido liberadas, y el 30 de octubre Israel declaró que sus fuerzas habían liberado a un soldado, Ori Megidish, capturado durante el asalto de Hamas. Hay conversaciones en curso a través de Qatar, que mantiene estrechos vínculos con Hamas, sobre un acuerdo para liberar a más rehenes.

Comparte este artículo:

Randy King

Randy King

Artículos Relacionados

¿Qué opina sobre el servicio que realiza el Consulado de México en OKC?

  • Están haciendo un buen trabajo (76%, 79 Votes)
  • Todavía necesitan mejorar su servicio (18%, 19 Votes)
  • Muy mal servicio (6%, 6 Votes)

Total Voters: 104

Loading ... Loading ...