Tuesday – July 23, 2024

Un Problema de salud que queremos olvidar

La violencia doméstica es una preocupación mundial, afecta a personas de todas las edades, razas, culturas, religiones, condición económica y educación. Es muy difícil conocer cifras exactas, porque en la mayoría de los casos se esconde el abuso debido a que el abusador es un miembro de familia o una persona cercana como: esposo, o esposa, padre, tío, maestro, guía espiritual, etc., por lo que no son denunciados, quedando más de la mitad de los casos en la impunidad.

La violencia doméstica siendo un problema de salud, involucra aspectos psicológicos o emocionales; el abusador (a) no sabe reaccionar ante las dificultades, el estrés de la vida diaria, la falta de control ante la ira o simplemente se está repitiendo un patrón de conducta familiar en el que él o ella vivieron cuando fueron niños. La abusado (a) se siente acorralado(a) con sentimientos de culpa que la paraliza.

A menudo la violencia familiar se inicia con actitudes posesivas, celos en la pareja, querer controlar todo; luego pasar a ser verbal o físicamente agresivo (a), en algunos casos puede haber violencia sexual. El o la abusadora, generalmente   culpan de estas actitudes fuera de control a su pareja u otras personas, no tomando la responsabilidad de estos, a lo cual se añade cambios de humor extremos y actitudes explosivas.

Ante las primeras manifestaciones de violencia doméstica hay que estar alertas y buscar ayuda pronto, a fin de evitar que las situaciones se vayan complicando y no permitir llegar a los límites, es decir a la violencia física. Asumir que somos maltratados(as) puede ser una decisión difícil de tomar, pero al analizar nuestro alrededor, nuestros hijos y familiares que están también siendo afectados, que sufren y sufrirán los efectos emocionales a lo largo de su vida, hay que tomar acción. Pensemos que las heridas psicológicas no se ven y son muy difíciles de tratar y superar, y eso no queremos para nuestra familia.

Al decir del Dr. Etinenne Krug “El daño que causa la violencia va mucho más allá del daño físico. La violencia provoca depresión, ansiedad y otros trastornos de salud mental. También contribuye a la aparición de cánceres, enfermedades del corazón, accidentes cerebrovasculares y VIH/sida, pues las víctimas de la violencia a menudo tratan de hacer frente a sus experiencias traumáticas adoptando comportamientos de riesgo, como consumir tabaco, alcohol y drogas, así como con prácticas sexuales de riesgo.”

Es una cadena que es muy difícil romperla, que debe ser enfrentada como cualquier enfermedad, que puede ser prevenible y mejorar con intervenciones de salud pública enfocadas.

Recuerda que si eres víctima de violencia doméstica no estás solo(a), hay organizaciones a lo largo de la ciudad d que pueden ayudarte. La violencia doméstica no es culpa tuya, nadie tiene el derecho de maltratar a una persona, por tu seguridad y la de tu familia evalúa tus relaciones y toma tu decisión.

Todos los días son efectivos para educarse sobre la violencia doméstica, hay organizaciones establecidas y reconocidas en la ciudad que te ayudan a dar los primeros pasos, la decisión es tuya. Busca recursos infórmate y sobre todo ¡quiérete y cuídate!

Comparte este artículo:

Picture of Josue Ramos

Josue Ramos

Journalist at El Nacional De Oklahoma

Artículos Relacionados

Artículos

Uniendo culturas

Ya son 10 años que la Asociación Colombiana de Oklahoma celebra su Independencia a través del “Colombian Festival”, un evento

Read Article

¿Qué decisión está pensando tomar al darse la aprobación de la LEY 4156?

View Results

Loading ... Loading ...