Saturday – June 22, 2024

Recargar energía

Contrario a lo que se pudiera pensar, el descanso de nuestro cerebro es mayor cuando realizamos actividades. Los tipos de descanso más reparadores (las cosas que recargan nuestras baterías mentales y físicas de manera más efectiva) son las que son activas en lugar de pasivas”, dijo Alex Soojung- Kim Pang, autor del libro “Descanso: por qué hacer más cosas cuando trabajas menos. Salir a caminar o hacer una caminata larga o hacer ejercicio puede darnos más energía, en lugar de menos, y hacernos sentir mentalmente más rejuvenecidos”, señaló el escritor.

Los investigadores encontraron que el cerebro en reposo sigue siendo un cerebro activo. Cuando cambiamos nuestra atención de concentrarnos en una tarea a algo que requiere un enfoque mental menos activo (como soñar despierto o introspección), la “red de modo predeterminado” de nuestro cerebro, o DMN, se activa más. Sin embargo, el descanso es algo que puedes practicar. 

“Hay una especie de dimensión de habilidad para descansar. Es algo que podemos aprender a hacer mejor”, afirmó Pang. Señaló que podemos desarrollar prácticas diarias que nos permitan aprovechar más el descanso, permitiéndole “ser una parte más importante de nuestras vidas en lugar de algo que dejemos para el final del día”.

FORMAS DE DESCANSO

1 – Centrarse en el descanso activo: significa desconectarse de una tarea concentrada, y salir a caminar o ir al gimnasio. Incluso si el ejercicio te cansa, cuenta como descanso para tu cerebro.

2- Elegir un pasatiempo: dedicar su atención a un pasatiempo (pintura, álbumes de recortes, cerámica) también es una forma de descanso. “Puede ser realmente valioso tener pasatiempos serios que también ocupen tu tiempo y atención”, dijo Pang.

3 Tomar más descansos durante el día. Durante los descansos, tu mente se reinicia, las ideas se incuban y regresas con más energía y creatividad.

4- Repensar las largas jornadas laborales. Las investigaciones sugieren que nos volvemos menos productivos y creativos cuando trabajamos muchas horas. 

Una investigación realizada en Islandia encontró que los trabajadores que trabajaban entre 35 y 36 horas a la semana eran igual o más productivos y tenían un mejor bienestar en comparación con los que trabajaban más de 40 horas a la semana.

5 Practicar “micro pausas”: se ha demostrado que las micro pausas aumentan el vigor y reducen la fatiga. Respire profundamente tres veces antes de iniciar una reunión de Zoom. Saborea el café.

6 Tomar descansos tecnológicos. Apague las computadoras portátiles y los teléfonos para darse un respiro tecnológico. “Tienes que entender la forma en que funciona tu cerebro”, dijo Headlee.

Comparte este artículo:

Picture of Randy King

Randy King

Artículos Relacionados

¿Qué decisión está pensando tomar al darse la aprobación de la LEY 4156?

View Results

Loading ... Loading ...