Sábado, 25 Junio 2022
BREAKING NEWS
Venciendo las adversidades

Venciendo las adversidades Destacado

Las experiencias que marcan la vida del ser humano y que forman su carácter, muchas veces no son aquellas que se viven sonriendo, sino las que se experimentan en dolor, incertidumbre y en la soledad; esas vivencias hacen que seamos personas más fuertes, que no se rinden ante las adversidades sino que nos hacen enfocarnos en los propósitos que deseamos lograr.

Desde los 11 años de edad Lilisbeth Pérez López, se dio cuenta que su vida no sería fácil y que tendría que tener el valor de vencer sus propios miedos para lograr convertirse en una mujer fuerte que lucha cada día para ayudar a sus seres queridos a tener una mejor condición de vida. Siendo una niña, Lilisbeth comenzó a ayudar a su madre a cuidar a sus hermanos y desempeñar el rol de ama de casa; mientras cumplía con sus deberes educativos.

“Vengo de una familia humilde, pero muy trabajadora que poco a poco logró salir adelante. Recuerdo ver a mis padres trabajar incansablemente para que a mis hermanos y a mí, no nos faltara nada. Desde que era una niña mis padres desempeñaron varios oficios trabajando para otras personas, sin embargo, en 2007 mi padre decide iniciar su propio negocio de tostadas, y desde ese momento la vida nos empezó a sonreír”, aseguró Lilisbeth Pérez López.

Al iniciar su padre Jeremías Pérez el negocio de tostadas, teniendo solamente 14 años de edad, Lilisbeth tuvo que comenzar a ayudarle a sacar adelante el negocio familiar, ya que sería la fuente de ingresos para la familia. Desempeñándose en el área administrativa, distribución, entre otras funciones, Lilisbeth comenzó a tomarle cariño al negocio; pero seguir estudiando era una meta que ella quería conquistar; así que pese a que se despertaba a las 5 de la mañana para ayudarle a su padre, nunca dejó de asistir a la escuela y trataba de obtener buenas calificaciones, incluso, logró graduarse en 2013 del Colegio Mixto Belén con una carrera en administración pública.

“Trabajé con mi papá hasta los 19 años, ya que un día un tío llegó a visitarnos y me animó a venir a los Estados Unidos, y la verdad me decidí a hacerlo, puesto que en aquel momento Guatemala estaba viviendo un tiempo complicado en cuanto a la seguridad social, y además quería un cambio significativo en mi vida”, señaló la joven guatemalteca, quien para llegar a los Estados Unidos tendría que enfrentar todavía muchas adversidades.

“Salí de Guatemala el 5 de mayo de 2015 y llegué a los Estados Unidos 22 días después. El camino fue muy difícil, era la única mujer que venía con un grupo de personas que al igual que yo tenía el sueño de poder cruzar la frontera y llegar a este país para aportar sus valores, trabajo, talento y ayudar a la familia que dejaba en su tierra natal. Esos días fueron difíciles ya que pasé hambre, cansancio; no podía dormir, y sufrí de un desgarre en mi pierda debido a las largas caminatas que dábamos día y noche por caminos inhóspitos. Dios nunca me abandonó y gracias a él pude llegar”, compartió Lilisbeth Pérez López, quien después de haber sufrido 22 días para llegar a los Estados Unidos, nuevamente vivió una experiencia dolorosa al llegar a la ciudad de Houston, Texas, puesto que unas personas que son oriundas de Guatemala la tuvieron secuestrada por varios días hasta que su familiares les enviaron $3,000 para que la liberaran.

“Mi meta al venir a los Estados Unidos fue ayudar a mi familia y apoyar a mi hermano y hermana para que ellos pudieran lograr sus metas estudiantiles. El viaje de mi vida fue con la intención de conocer algo nuevo y aprender de este país tan hermoso y lograr muchas cosas para poder formar un futuro agradable para mi vida. A los tres días de haber llegado a Oklahoma, comencé a trabajar limpiando casas y hoteles, pero luego encontré un trabajo en un restaurante y desde entonces he trabajado en el negocios de comida, lo cual disfrutó mucho, me encanta trabajar en restaurantes y gracias a ese trabajo logré ayudar a mis padres a construir una casa, tener un automóvil y apoyar a mi hermano con sus estudios”, señaló Lilisbeth Pérez López, quien en 2021 fue elegida por la comunidad Guatemalteca en Oklahoma para representar al país de Guatemala en el extranjero con el título Miss Guatemala Oklahoma 2021-2022, distinción que la hace sentir muy orgullosa de sus raíces.

“La mejor persona que te puede escuchar en momentos de dificultad, es Dios, gracias a Él he podido salir adelante. He sido muy bendecida hasta ahora en mi vida por la familia que tengo, por todo lo que he logrado y con la ayuda de Dios nuevamente espero terminar de lograr mis metas”, aseveró la señorita Lilisbeth Pérez López.

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Clasificados

Suscríbase gratis

Reciba mensualmente nuestro boletín por correo. Puede cancelar en cualquier momento