Thursday – April 25, 2024

Medidas eficaces

En los 76 días desde que el presidente Joe Biden ordenara la implementación de nuevas y estrictas restricciones al sistema de concesión de asilo de Estados Unidos, la cantidad de migrantes que todos los días cruzan de manera ilegal la frontera sur de este país ha disminuido considerablemente. 

¿POR QUÉ? 

La respuesta a esa pregunta es la base de una disputa legal a las más recientes políticas de inmigración del presidente, las cuales, según los críticos, están socavando la participación que durante décadas ha tenido Estados Unidos como refugio para las personas que huyen de la violencia, la persecución, el hambre y los trastornos económicos. 

El flujo de la migración en todo el hemisferio casi siempre aumenta o disminuye como consecuencia de muchos factores, entre ellos los patrones climáticos, la guerra, la hambruna, las condiciones económicas y las medidas de control migratorio tomadas por otros países. No obstante, las decisiones que toma Estados Unidos acerca del modo en que controla la frontera también tienen un efecto, como la política de asilo que un juez federal congeló. 

Antes de que los cambios en el sistema de asilo propuestos por el presidente entraran en vigor el 11 de mayo, las autoridades de la patrulla fronteriza encontraban diariamente a cerca de 7500 migrantes tratando de cruzar de manera ilegal la frontera, lo cual era una cifra nunca antes vista que ponía graves tensiones a los oficiales de inmigración y a las comunidades fronterizas. 

Desde entonces, las cifras se han reducido a cerca de 3000 migrantes por día. Esa cifra sigue siendo alta, pero considerablemente menor. 

Un juez federal dictaminó que los cambios al sistema de asilo propuestos por Biden eran ilegales. El juez Jon S. Tigar del Tribunal de Distrito de Estados Unidos en el norte de California señaló que el supuesto de que la mayor parte de los migrantes que cruzan de manera ilegal no son candidatos a obtener asilo atenta contra las leyes de varias décadas y, en espera de una apelación, “no puede seguir vigente”. 

Los funcionarios del gobierno advierten que eliminar las nuevas restricciones de asilo podría generar otra vez un repunte en los cruces ilegales, aunque nadie sabe con certeza qué ocurrirá. 

Aquí damos un vistazo a las diversas fuerzas que intervienen en lo que respecta a la migración en la frontera sur de Estados Unidos. 

TEMOR Y DISUASIÓN 

La política de asilo del gobierno ha hecho que haya muchas menos probabilidades de que cualquier migrante que huye de la violencia o la persecución en Centroamérica o Sudamérica pueda cruzar la frontera y quedarse en Estados Unidos mientras los tribunales evalúan su solicitud de asilo. 

Por lo que esto podría estar teniendo un efecto de disuasión y hacer que algunos migrantes de países como Venezuela, Nicaragua u Honduras se queden donde están, en lugar de que intenten recorrer un trayecto largo y a menudo peligroso hacia la frontera sur de Estados Unidos. 

Pero los defensores de la inmigración afirman que esta política está poniendo en peligro a muchos migrantes al desalentarlos a buscar refugio en Estados Unidos de manera legítima, lo que, de hecho, es una renuncia a su tradicional rol humanitario dentro de la región. ¿Aumentará la cantidad de personas que cruzan la frontera de manera ilegal si el fallo del juez prevalece? 

Es posible. Quizás algunos migrantes decidan otra vez que vale la pena correr el riesgo de viajar a la frontera de Estados Unidos y solicitar asilo con las normas anteriores. Eso podría ocasionar un nuevo incremento de personas que transitan hacia el norte, sobre todo si algunas son alentadas por los carteles y los “coyotes”, quienes cobran enormes sumas de dinero por ayudar a los migrantes a realizar el trayecto a la frontera. 

Pero como lo señaló Tigar en su fallo, ponerle finn a la nueva política de Biden “restablecería un régimen regulatorio que estuvo vigente durante décadas”, cuando la cantidad de migrantes que cruzaban la frontera era mucho menor. 

En las comunidades que hacen vida a lo largo de la frontera, los migrantes que lograron llegar a Estados Unidos no sabían a ciencia cierta lo que el fallo del juez implicaba para ellos o para las personas que estaban esperando en el lado mexicano de la frontera. 

Sentado en una estación de autobuses, no lejos del Centro de Refugio de Catholic Charities en el centro de McAllen, Texas, Herbin Moncada, originario de Venezuela de 45 años, revisaba su teléfono para leer las últimas noticias. 

“Hoy dicen una cosa y mañana la cambian”, comentó Moncada. “La verdad es que no se puede confiar en lo que dicen en las noticias. Un juez emite un fallo, van al tribunal y al día siguiente es revocado”. 

NUEVAS VÍAS LEGALES 

Cuando Biden impuso la nueva política de asilo en mayo, su gobierno también agregó nuevas posibilidades para que algunos migrantes —pero no todos— entraran de manera legal a Estados Unidos sin que tuvieran que tratar de cruzar ilegalmente la frontera. 

Estas nuevas posibilidades son para los migrantes de cuatro países (Cuba, Haití, Nicaragua y Venezuela) y se limitan a un total de 30.000 personas por mes. Los migrantes pueden solicitar ser aceptados desde sus propios países; no tienen que trasladarse primero a la frontera estadounidense. 

Quienes cumplen con ciertos requisitos (como tener un familiar o un amigo que los patrocine en Estados Unidos) pueden ser admitidos hasta por dos años, con un permiso para trabajar, pero ningún modo de obtener permiso de residencia permanente ni la ciudadanía estadounidense. 

Los funcionarios del gobierno han dicho que el descenso de cruces ilegales en la frontera sur se debe, en parte, a que los migrantes están aprovechando estas nuevas posibilidades. Las autoridades han dicho que, durante la primera mitad de 2023, casi 160.000 migrantes han entrado a Estados Unidos procedentes de cuatro países. Según ellas, el cruce ilegal de los migrantes de esos cuatro países disminuyó en 89 por ciento. “El compromiso del gobierno de Biden-Harris para ampliar las vías legales como una alternativa a la migración irregular ha arrojado resultados positivos”, señaló en un comunicado reciente el Departamento de Seguridad Nacional. 

Pero las nuevas posibilidades —conocidas como “palabra de honor” — no son una solución para todos, como lo señaló Tigar en su fallo. 

Comparte este artículo:

Randy King

Randy King

Artículos Relacionados

¿Qué opina sobre el servicio que realiza el Consulado de México en OKC?

  • Están haciendo un buen trabajo (76%, 79 Votes)
  • Todavía necesitan mejorar su servicio (18%, 19 Votes)
  • Muy mal servicio (6%, 6 Votes)

Total Voters: 104

Loading ... Loading ...