Tuesday – May 30, 2023

Líquido vital

Está en nuestra naturaleza, es imprescindible beber agua en sus múltiples formas. Sabemos bien los beneficios, pero investigadores han encontrado uno más. Es la llave para alcanzar la longevidad de manera saludable.

En ese tono, la nutricionista de Nueva York, Niti Patel, aseveró que el agua y el envejecimiento están relacionados. “Si mantiene un estilo de vida activo, está comiendo una variedad de alimentos y bebiendo mucha agua, tendrá una salud óptima”, explicó. El agua está en todas nuestras células, indicó, las cuales necesitan agua para funcionar de manera eficiente. Desde lubricar sus articulaciones hasta bombear sangre a sus músculos, este líquido es esencial para casi todas las funciones del organismo.

Sin embargo, a medida que transcurren los años, es habitual que los adultos mayores no sientan sed. Se desconoce exactamente cuál es la causa de esta reducción, pero su consecuencia puede ser la deshidratación, una causa común de hospitalización entre las personas de más edad.

Según los Centros de Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos, entre 2015 y 2018, la cantidad de agua que consumen los estadounidenses disminuyó con la edad.

El agua contribuyó con el 57% del consumo diario total de bebidas para adultos de 20 a 39 años, el 50% entre personas de 40 a 59 años y el 47% entre los de 60 años o más. Dependiendo de su nivel de actividad y de cualquier condición crónica, las necesidades de ingesta de agua pueden disminuir a medida que envejece. Patel, al respecto, indicó que los ancianos “van perdiendo la capacidad de decir, ‘debería tomar un sorbo de agua, o debería comer algo que contenga mucho líquido””. Y aunque la deshidratación es un problema común, a menudo es pasado por alto por las personas mayores. 

“Naturalmente, su cuerpo retiene menos agua que el cuerpo de los jóvenes. Y los síntomas de deshidratación (boca seca, fatiga, mareos y calambres musculares) a menudo se pueden atribuir a otros problemas o efectos secundarios de los medicamentos”, explicó en su web la Clínica Cleveland.

Para evitar estos inconvenientes en la adultez, los expertos recomiendan establecer buenos hábitos para el consumo de agua en la juventud. La razón: pese a que la sed no será igual, al tener la costumbre de beber agua regularmente y comer alimentos ricos en este líquido, no sería tan difícil mantenerlo. Puedes comenzar el día bebiendo agua tibia con limón apenas despiertas. No espere hasta que tenga sed para beber agua. Siempre es bueno tener la práctica de tomar sorbos o beber agua o alguna bebida que sea buena para usted durante todo el día. Trate de agregar líquidos a lo largo del día. Y los líquidos podrían masticarse, como son las frutas y verduras que aportan hidratación.

Mark Hübers, nutricionista de la Asociación Alemana de Nutrición también se expresó sobre esta situación y emitió una serie de recomendaciones. El primero es ser consciente del comportamiento de cada uno. Ahora, sobre el agua, indicó: “Comer” agua: verduras y frutas que contengan mucha agua, como puede ser: sandía, kiwi, manzanas, frutillas, pepinos y muchos ingredientes que suelen utilizarse para las ensaladas, como lechugas y otras verduras de hoja verde, tomates, morrones. También el jugo de naranja exprimida. Realizar rituales de hidratación: proponerse beber al menos medio vaso de agua al terminar una reunión o al regresar al escritorio o después de terminar una tarea, ya sea en el ámbito laboral, como social o personal. Además, se recomienda beber un vaso entero con la comida.

Comparte este artículo:

Josue Ramos

Josue Ramos

Journalist at El Nacional De Oklahoma

Artículos Relacionados

Nacionales

4 de Julio seguro

En los últimos dos años, algunos espectáculos de fuegos artificiales se cancelaron debido a preocupaciones sobre la propagación del coronavirus.
Read Article

¿Qué te parece nuestra nueva página de internet?

View Results

Loading ... Loading ...