Saturday – June 22, 2024

Las nuevas guerras

Las grandes guerras son tragedias para las personas y los países que las libran. También transforman la forma en que el mundo se prepara para el conflicto, con consecuencias trascendentales para la seguridad mundial. Gran Bretaña, Francia y Alemania enviaron observadores a la guerra civil estadounidense para estudiar batallas como la de Gettysburg. Los duelos de tanques de la guerra del Yom Kippur en 1973 aceleraron el cambio del ejército estadounidense, que pasó de ser la fuerza que perdió en Vietnam a la que derrotó a Irak en 1991. Esa campaña, a su vez, llevó a los dirigentes chinos a reconstruir el Ejército Popular de Liberación hasta convertirlo en la formidable fuerza que es hoy.

La guerra de Ucrania es la mayor en Europa desde 1945. Marcará la forma de entender el combate en las próximas décadas. Ha echado por tierra cualquier ilusión de que el conflicto moderno pudiera limitarse a campañas de contrainsurgencia o evolucionar hacia luchas con pocas bajas en el ciberespacio. Por el contrario, apunta a un nuevo tipo de guerra de alta intensidad que combina tecnología punta con matanzas a escala industrial y consumo de municiones, incluso cuando atrae a civiles, aliados y empresas privadas. Puede estar seguro de que los regímenes autocráticos están estudiando cómo obtener una ventaja en cualquier conflicto venidero. En lugar de retroceder ante la muerte y la destrucción, las sociedades liberales deben reconocer que las guerras entre economías industrializadas son una perspectiva demasiado real y empezar a prepararse.

Los campos de exterminio de Ucrania encierran tres grandes lecciones. La primera es que el campo de batalla se está volviendo transparente. Olvídese de los prismáticos o los mapas; piense en los sensores que todo lo ven de los satélites y las flotas de drones. Baratos y omnipresentes, proporcionan datos para ser procesados por algoritmos cada vez mejores, capaces de distinguir agujas de pajares: la señal del móvil de un general ruso, por ejemplo, o el contorno de un tanque camuflado. Esta información puede transmitirse por satélite al soldado más humilde del frente, o utilizarse para apuntar la artillería y los cohetes con una precisión y un alcance sin precedentes.

Esta cualidad de hipertransparencia significa que las guerras del futuro girarán en torno al reconocimiento. Las prioridades serán detectar primero al enemigo, antes de que él te detecte a ti; cegar sus sensores, ya sean drones o satélites; e interrumpir sus medios de enviar datos a través del campo de batalla, ya sea mediante ciberataques, guerra electrónica o explosivos a la antigua usanza. Las tropas tendrán que desarrollar nuevas formas de combatir, basándose en la movilidad, la dispersión, la ocultación y el engaño. Los grandes ejércitos que no inviertan en nuevas tecnologías o desarrollen nuevas doctrinas se verán abrumados por los más pequeños que sí lo hagan.

Incluso en la era de la inteligencia artificial, la segunda lección es que la guerra puede seguir implicando una inmensa masa física de cientos de miles de seres humanos y millones de máquinas y municiones. Las bajas en Ucrania han sido graves: la capacidad de ver objetivos y alcanzarlos con precisión dispara el número de muertos. Para adaptarse, las tropas han removido montañas de barro para cavar trincheras dignas de Verdún o Passchendaele. El consumo de municiones y equipos es asombroso: Rusia ha disparado 10 millones de proyectiles en un año. Ucrania pierde 10.000 drones al mes. Está pidiendo a sus aliados municiones de racimo de la vieja escuela para ayudar a su contraofensiva.

Con el tiempo, la tecnología podría cambiar la forma de cumplir y mantener este requisito de “masa” física. El 30 de junio, el general Mark Milley, el militar más veterano de Estados Unidos, predijo que un tercio de las fuerzas armadas avanzadas serían robóticas dentro de 10-15 años: pensemos en fuerzas aéreas sin piloto y tanques sin tripulación. Sin embargo, los ejércitos tienen que ser capaces de luchar tanto en esta década como en la siguiente. Esto significa reponer los arsenales para prepararse ante las elevadas tasas de desgaste, crear la capacidad industrial necesaria para fabricar material a una escala mucho mayor y garantizar que los ejércitos dispongan de reservas de mano de obra. La cumbre de la OTAN de los días 11 y 12 de julio pondrá a prueba si los países occidentales pueden seguir revitalizando su alianza con estos fines.

La tercera lección -que también se aplicó durante gran parte del siglo XX- es que la frontera de una gran guerra es amplia e indistinta. Los conflictos de Occidente en Afganistán e Irak fueron librados por pequeños ejércitos profesionales e impusieron una carga ligera a los civiles en casa (pero a menudo mucha miseria a la población local). En Ucrania, los civiles han sido absorbidos por la guerra como víctimas -más de 9.000 han muerto-, pero también como participantes: una abuela de provincias puede ayudar a guiar el fuego de artillería a través de una aplicación de smartphone. Y más allá del antiguo complejo industrial de defensa, una nueva cohorte de empresas privadas ha demostrado ser crucial. El software ucraniano para el campo de batalla se aloja en servidores en la nube de las grandes tecnológicas en el extranjero; las empresas finlandesas proporcionan datos sobre objetivos y las estadounidenses comunicaciones por satélite. Una red de aliados, con diferentes niveles de compromiso, ha ayudado a abastecer a Ucrania y a hacer cumplir las sanciones y el embargo sobre el comercio ruso.

Las nuevas fronteras crean nuevos problemas. La creciente participación de civiles plantea cuestiones jurídicas y éticas. Las empresas privadas situadas fuera de la zona física de conflicto pueden ser objeto de ataques virtuales o armados. A medida que aparecen nuevas empresas, los gobiernos deben asegurarse de que ninguna de ellas sea un punto único de fallo.

Comparte este artículo:

Picture of Randy King

Randy King

Artículos Relacionados

¿Qué decisión está pensando tomar al darse la aprobación de la LEY 4156?

View Results

Loading ... Loading ...