Wednesday – April 24, 2024

La queja es la mejor garantía para no cambiar nada

Frío, calor, trabajo, amor, dinero, salud… Existen más de mil y un motivos por los que uno se puede quejar. El quejarse es una acción que no conduce a nada, en realidad es un hábito inútil. Al quejarse uno no aporta, no cambia, no hace nada más que llenar el ambiente de negatividad y mal sentir. Las quejas se asemejan al agujero negro del universo el cual jala eternamente energía. Lamentarse por las culpas pasadas, por las oportunidades perdidas o por las complicaciones existentes, solo consume la atención de lo bueno.

Las personas se quejan cuando quieren obtener algo gratis, cuando creen que la vida les debe y merecen todo, cuando no están satisfechos, ni pueden valorar lo que tienen. La queja produce un sentimiento de vacío, de enojo contra la vida que perpetúa el sentimiento víctima. Cuando uno enfrenta un reto, o alguna situación incómoda, la respuesta más fácil es quejarse. Así, obtiene un pase gratuito a devaluarse y no tomar responsabilidad ni gratitud por lo que está a su alrededor. 

En general se puede decir que las personas se quejan por tres motivos generales; quejas por insatisfacción, es decir por sentir un vacío en el alma, por no estar satisfechas con lo que tienen por qué se comparan con todos y no ven la misión de su vida. Otros se quejan por costumbre, ósea la queja es un hábito que forma un diálogo social aceptado. En sí, las personas no tienen una mejor manera de entablar conversaciones. Repiten los modelos que aprendieron en su familia o en su comunidad. Por ultimo las personas se quejan por su egoísmo y su empoderamiento ridículo. Esta gente egoísta carece de empatía. Aseguran y exigen merecer más que todos y, si no lo obtienen, se quejan. Son seres que no son capaces de ponerse en el lugar de los demás. Para estas personas, el universo está en su contra. 

Las quejas son palabras huecas que lejos de beneficiar, lastiman a las personas y su entorno. La manera más fácil de parar las quejas es cambiar el foco de atención, si bien la comida está fría, la compañía es fabulosa. Si el trabajo no paga bien, la oportunidad de poder superarse es excelente. Si hace frío, la posibilidad de lucir un saco es oportuna. Si el evento no salió como se esperaba, el aprendizaje fue valioso. Si todavía no ha encontrado novio, ha podido viajar, etcétera. Realmente en todo momento hay oportunidad de quejarse o de aprender y buscar otras alternativas. 

Cuántas veces hemos tenido a nuestro alrededor personas que, en lugar de aportar positivismo a nuestra vida, solo tratan de hacernos caer en su negatividad y queja. Es tiempo de elegir mejor nuestro círculo de amistad, tener como amigos aquellos que nos desafían a ser mejores, a ver los obstáculos como oportunidades de avanzar. El tiempo es demasiado corto para perderlo quejándonos. Si la sociedad cada día ataca nuestra mente con cosas realmente erróneas, es momento de levantar una generación basada en principios y verdad, en exigir un cambio para el bien de las familias, pero sin la necesidad de dañar a otros o de quejarse por lo que no hacen. Empezamos nosotros mismos ha dejar un lado las incomodidades, la queja o el disgusto y accionemos para hacer un cambio. 

Comparte este artículo:

Randy King

Randy King

Artículos Relacionados

¿Qué opina sobre el servicio que realiza el Consulado de México en OKC?

  • Están haciendo un buen trabajo (76%, 79 Votes)
  • Todavía necesitan mejorar su servicio (18%, 19 Votes)
  • Muy mal servicio (6%, 6 Votes)

Total Voters: 104

Loading ... Loading ...