Tuesday – July 23, 2024

Envejecemos

Pasa el tiempo sin detenerse… no podemos evitarlo y con él se van los años que con su implacable efecto que se hace visible poco a poco. 

Con el envejecimiento, el cuerpo empieza a experimentar diferentes cambios. Se va perdiendo masa muscular y por ende se van limitando lenta y paulatinamente las actividades físicas; va disminuyendo la cantidad de líquido de las células, por lo que las personas de la tercera edad tienen más riesgo de deshidratarse, aumenta la grasa corporal, disminuyendo la masa ósea, lo que les vuelve susceptibles a la osteoporosis y a fracturas; igualmente hay una baja considerable de las defensas por lo que se vuelven vulnerables a las infecciones.

 En general, los órganos internos van reduciéndose; las arterias tienen más riesgo de rigidez al igual que el tórax, lo que disminuye la movilidad pulmonar y la capacidad respiratoria; enlentece la circulación sanguínea con el consiguiente riesgo de derrame cerebral. El tubo digestivo también se ve afectado, iniciando en la boca con problemas dentales, enlentecimiento de la digestión, lo que lleva al estreñimiento. Hay una menor ingesta de alimentos, por lo que se requiere más bocadillos entre las comidas. Hay una disminución de la tolerancia a la glucosa, menor sensibilidad a la insulina, por lo que, en la vejez, hay mayor tendencia a desarrollar diabetes, entre otros de los factores de riesgo de esta enfermedad.

El sistema nervioso también sufre alteraciones como la pérdida de neuronas, cambios en los neurotransmisores, disminuye la sensibilidad al tacto y la coordinación.  La mente empieza a perder la memoria actual, mermando la capacidad de aprendizaje, etc. 

Todos estos cambios repercuten finalmente en la apariencia física e intelectual de los ancianos: se hacen más pequeños, con la cabeza cana, el tronco ensanchado, respiración aumentada, piernas delgadas y de lento caminar. Con disminución de la audición, visión y aferrándose a las memorias pasadas.

El envejecimiento saludable es un proceso de adaptación continua a todos los cambios físicos y mentales que se van presentando; la calidad de vida del anciano dependerá en gran medida del estilo de vida durante su juventud. Por lo que hay que planear la vejez como planeamos nuestras finanzas o nuestra vida en general. 

La actividad física regular, el trabajo mental, la interacción personal, el pensamiento y actitud positiva ayudarán a manejar el estrés de la vida diaria y los preparará para llegar a una vejez saludable. La salud mental debe ser cuidada con esmero, estos cambios a veces invalidantes puede afectar el comportamiento y actitud, acuda a centros de reuniones con personas de la tercera edad, el intercambiar ideas, experiencias, sirve para aclarar dudas, y si fuera necesario busque ayuda especializada, que le entiendan y  que le ayuden a asumir los cambios que van sucediendo, se ajusten a actividades y prácticas tomando en consideración las limitaciones que se van presentando, a fin de tener una existencia feliz. 

Los cambios morfológicos y funcionales que ocurren a través del tiempo en los seres vivos, desde su concepción hasta la muerte, son individuales, dinámicos, progresivos e irreversibles. ¡Preparémonos!

Comparte este artículo:

Picture of Randy King

Randy King

Artículos Relacionados

Artículos

Uniendo culturas

Ya son 10 años que la Asociación Colombiana de Oklahoma celebra su Independencia a través del “Colombian Festival”, un evento

Read Article

¿Qué decisión está pensando tomar al darse la aprobación de la LEY 4156?

View Results

Loading ... Loading ...