Monday – May 20, 2024

En el ojo del huracán

Las instituciones políticas y legales de Estados Unidos se preparan para la próxima prueba extrema planteada por el expresidente Donald Trump.

La predicción de Trump de este sábado de que podría ser arrestado esta semana, y su intento de provocar una reacción violenta preventiva, hizo parecer más real que lo que hasta ahora solo hubiera sido la posibilidad teórica de que un expresidente y candidato de 2024 fuera acusado penalmente. Y señaló que Estados Unidos se dirige a una prueba aún más políticamente divisiva que pondrá a prueba su influencia sobre el Partido Republicano.

El desarrollador inmobiliario, exestrella de los programas de telerrealidad y excomandante en jefe enfrenta múltiples investigaciones luego de buscar anular las elecciones de 2020 y por su manejo de documentos clasificados después de dejar el cargo. Pero su exposición más inmediata puede ser en un caso sobre un supuesto pago de dinero secreto a la estrella de cine para adultos Stormy Daniels.

El caso gira en torno a si Trump encubrió ilegalmente un pago de US$ 130.000 realizado por su exabogado, Michael Cohen, a Daniels para silenciar una supuesta relación pasada antes de las elecciones de 2016. El episodio podría representar potencialmente una infracción de la ley de financiación de campañas. Trump dice que no hizo nada malo y ha negado haber tenido una aventura con Daniels.

Pero el expresidente lanzó un esfuerzo característico para desacreditar los intentos de rendición de cuentas, tratando de intimidar a los fiscales, movilizar a sus partidarios de base y presionar a los principales funcionarios republicanos para que se unan a él. Todos los estadounidenses tienen el derecho constitucional a la libre expresión política, pero el llamado del expresidente este fin de semana a sus leales —“Protesten, recuperen nuestra nación”— tuvo un tono ominoso desde que mostró el 6 de enero de 2021 que estaba dispuesto incitar a la violencia para promover sus intereses.

La abogada de Trump, Alina Habba, le dijo el domingo a Paula Reid de CNN que habría graves consecuencias si Trump fuera acusado de un simple delito menor, uno de los posibles resultados de la investigación de Manhattan. “Va a causar caos, Paula. Quiero decir, es un momento muy aterrador en nuestro país”, dijo Habba. Pero también dijo que “nadie quiere que nadie salga lastimado” y que los partidarios de Trump deberían ser “pacíficos”.

Trump está aprovechando y subrayando su dominio del Partido Republicano

Una acusación nuevamente pondría a prueba la certeza del Partido Republicano en la era de Trump: que el control del expresidente sobre los partidarios más fervientes del Partido Republicano es tan grande que la mayoría de sus legisladores y funcionarios se sienten obligados a apaciguarlo con el fin de preservar sus carreras políticas.

El esfuerzo de Trump por politizar el caso y distraer la atención de las acusaciones en su contra ya ha funcionado, ya que sus principales aliados en el liderazgo republicano de la Cámara atacan a Bragg.

El líder del partido Kevin McCarthy llamó este domingo “el caso más débil que existe”. El republicano de California, que ha dado instrucciones a las comisiones lideradas por el Partido Republicano para que investiguen si el fiscal de distrito de Manhattan usó fondos federales para investigar el pago del dinero para silenciar a alguien, dijo en una conferencia de prensa que ya había hablado con el representante de Ohio, Jim Jordan —quien está investigando “la armamentización” del gobierno contra los opositores políticos— sobre investigar esa cuestión.

Pero el líder republicano también dijo que la gente no debería protestar por lo que pueda o no pasar e insistió en que Trump tampoco quería eso. “Si esto va a suceder, queremos tranquilidad por ahí… sin violencia ni daño a nadie más”, dijo McCarthy.

Subrayando aún más el firme control de Trump sobre la base republicana, su publicación en las redes sociales hizo que varios de sus críticos republicanos se alinearan a su lado. El exvicepresidente Mike Pence, que está considerando una campaña para desafiar a Trump por la nominación de 2024, dijo a ABC News: “Simplemente se siente como un enjuiciamiento políticamente cargado aquí. Y yo, por mi parte, siento que no es lo que el pueblo estadounidense quiere ver”.

El gobernador republicano de Nueva Hampshire, Chris Sununu, quien ha dicho que es hora de que los republicanos dejen atrás a Trump, le dijo a Jake Tapper en el programa “State of the Union” de CNN que la investigación de Bragg estaba “generando mucha simpatía por el expresidente”. “Tomé café esta mañana con algunas personas, y ninguno de ellos era un gran partidario de Trump, pero todos dijeron que sentían que estaba siendo atacado”, agregó Sununu.

La posibilidad de que el expresidente sea acusado pronto tiene graves implicaciones.

— La acusación de un expresidente no tendría precedentes en la historia de EE.UU. y marcaría otra dudosa distinción para el dos veces acusado Trump, quien buscó interrumpir la tradición histórica de transferencias pacíficas del poder y mintió sobre su derrota en las elecciones de 2020. No hay tradición de que los gobiernos sucesores persigan a los exlíderes estadounidenses. Entonces, incluso si los casos contra Trump están legalmente justificados, los fiscales en Nueva York, así como en Georgia y en el Departamento de Justicia, enfrentan un momento peligroso e inexplorado.

—Trump ya es un candidato activo para la carrera por la Casa Blanca de 2024 y ya ha arraigado su campaña en una narrativa de persecución, especialmente en lo que respecta a las investigaciones sobre su conducta después de las últimas elecciones.

— Una acusación cambiaría potencialmente las primarias presidenciales republicanas de 2024, con Trump intimidando a los oponentes para que apoyen sus afirmaciones de inocencia y presentando cualquier falla en hacerlo como ponerse del lado de lo que él ve como una investigación partidista con fines políticos. Ni el gobernador de Florida, Ron DeSantis, un posible candidato republicano, ni la exgobernadora de Carolina del Sur, Nikki Haley, que ya está en la contienda, han comentado aún sobre una situación que les presenta un dilema arriesgado. Pero ambos tendrían un gran interés en evitar que la campaña de las primarias de 2024 gire exclusivamente en torno a que Trump se presente a sí mismo como un mártir político.

Comparte este artículo:

Picture of Josue Ramos

Josue Ramos

Journalist at El Nacional De Oklahoma

Artículos Relacionados

Artículos

Piden debate

Una decena de los medios informativos más importantes de EE.UU. publicaron una carta abierta este domingo en la que instan

Read Article

¿Qué decisión está pensando tomar al darse la aprobación de la LEY 4156?

View Results

Loading ... Loading ...