Tuesday – July 23, 2024

El mercader de la muerte

En la penitenciaría estadounidense de Marion, Illinois, en una unidad especial tan restrictiva que tiene el sobrenombre de “Pequeño Guantánamo”, un hombre de pecho ancho y bigote apodado el “mercader de la muerte”, que habla al menos seis idiomas, cumplía una condena de 25 años tras construir un imperio de contrabando de armas que se extendía por todo el mundo.

Se llamaba Viktor Bout. Y su Rusia natal lo quería en casa. La gran pregunta: ¿Por qué? El jueves, Bout fue canjeado por Brittney Griner, la estrella del baloncesto estadounidense detenida en Rusia desde febrero por narcotráfico. El Presidente Biden conmutó la pena de Bout, según informó un alto funcionario estadounidense.

Griner fue acusada de llegar a un aeropuerto cercano a Moscú en febrero con cartuchos para vapear en su equipaje que contenían menos de un gramo de aceite de cannabis, ilegal en Rusia. Sus abogados dijeron que se lo habían recetado para tratar dolores crónicos y otras dolencias.

Bout, de 55 años, es el traficante de armas más famoso de su época, acusado de lucrarse con armas que alimentaron conflictos en África, Oriente Medio y Asia.

No cabe duda de que Bout es un premio gordo para los funcionarios rusos, que protestaron por el trato que recibe desde su detención en 2008 en Tailandia tras una operación de la Administración para el Control de Drogas (DEA). Steve Zissou, abogado de Bout en Nueva York, advirtió en julio que “no se intercambiará a ningún estadounidense a menos que Viktor Bout sea enviado a casa”.

Sin embargo, lo que no está tan claro es por qué Rusia se preocupa tanto por Bout. Cuando se le preguntó al director de la CIA, William J. Burns, en el Foro de Seguridad de Aspen en julio, por qué Rusia quería a Bout, Burns respondió: “Es una buena pregunta, porque Viktor Bout es un canalla”. El abogado de Bout argumentó que el canje era justo. “Como he insistido durante algún tiempo, teniendo en cuenta los 15 largos años que Viktor Bout ha estado bajo custodia desde que el gobierno de Estados Unidos lo puso en su punto de mira en 2006, su intercambio por Brittney Griner, que sólo ha estado bajo custodia durante unos meses, es justo”, dijo Zissou a The Washington Post el jueves por la noche. “Esperemos que éste sea sólo el primero de muchos acuerdos razonables entre Estados Unidos y Rusia que conduzcan a mejores relaciones y a un mundo más seguro”.

Aunque Rusia se quejó de que la DEA había tendido una trampa a Bout, muchos funcionarios y analistas estadounidenses afirman que el enfado de Moscú no estaba relacionado con el fondo del caso, sino con los vínculos de Bout con la inteligencia militar rusa.

“Está claro que tenía importantes vínculos con círculos gubernamentales rusos”, afirmó Lee Wolosky, funcionario del Consejo de Seguridad Nacional en la administración Clinton que dirigió los primeros esfuerzos para atajar la red de Bout.

Aunque menos famosa que el KGB y su sucesor el FSB, la agencia de inteligencia militar rusa, comúnmente conocida como GRU, tiene fama de emprender acciones más audaces y arriesgadas. En los últimos años ha sido acusada de operaciones que van desde el pirateo de elecciones hasta el asesinato de disidentes.

Además, los informes sugieren que Bout podría tener estrechos vínculos con Igor Sechin, ex viceprimer ministro de Rusia y aliado del Presidente ruso Vladimir Putin. Tanto Sechin como Bout sirvieron en el ejército soviético en África durante la década de 1980.

Bout ha negado tales vínculos con el GRU. También ha dicho que no conoce a Sechin.

Pero ese silencio podría ser la cuestión. El traficante de armas se negó a cooperar con las autoridades estadounidenses, incluso cuando permaneció durante más de una década, aislado y solo, en una celda a miles de kilómetros de su casa en Moscú. Ese silencio podría ser recompensado.

“Mantuvo la calma en prisión, nunca expuso nada a los estadounidenses, por lo que yo sé”, afirmó el periodista ruso Andrei Soldatov.

Simon Saradzhyan, del Belfer Center for Science and International Affairs de la Universidad de Harvard, afirmó que Bout nunca podría haber dirigido un negocio de contrabando tan grande sin la protección del gobierno, pero que nunca habló de ello. “El gobierno ruso está ansioso por recuperarlo para que siga así”, afirmó Saradzhyan.

Liberar a Bout enviaría un mensaje a otras personas que podrían acabar en problemas, afirmó Mark Galeotti, experto en seguridad rusa, durante el verano: “La patria no te olvidará”.

El Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia celebró la liberación de Bout en un comunicado el jueves, diciendo que el traficante de armas había “regresado a su patria.”

“Gracias a Dios se ha producido este intercambio”, declaró Maria Butina, miembro de la Duma Estatal rusa, al medio de comunicación del Ministerio de Defensa ruso Zvezda. “Estoy feliz. Mi corazón canta. No abandonamos a nuestro propio pueblo”.

La analista política rusa Tatiana Stanovaya, fundadora del grupo de análisis político R.Politik, afirmó en julio que Putin quería algo más profundo que un beneficio político. “Tenemos una palabra especial en la lengua rusa para gente como Bout: svoi. Significa alguien de ‘nosotros’. Es alguien que ha trabajado por la patria, al menos a ojos [del gobierno]”.

Bout, que ha dicho en entrevistas que nació en Tayikistán en 1967 y estudió idiomas en el Instituto Militar Soviético de Lenguas Extranjeras de Moscú. Ha dicho que le empujaron a estudiar portugués y que más tarde le enviaron a Angola para trabajar como traductor en las fuerzas aéreas soviéticas.

Los institutos militares eran lugares clave de reclutamiento para el GRU, dicen los expertos. Y aunque los vínculos de Bout con Sechin no están claros, ambos estudiaron portugués y coincidieron con militares soviéticos en Mozambique.

Poco después del colapso de la Unión Soviética, Bout, como muchos otros que vieron la oportunidad de beneficiarse en medio del caos, se convirtió en empresario. Utilizó una pequeña flota de aviones Antonov An-8 de fabricación soviética para crear un negocio de transporte aéreo y, al parecer, estaba dispuesto a correr riesgos que otros no correrían, volando a zonas de guerra y Estados fallidos.

También se cree que Bout tenía acceso a algo más valioso que los aviones: el conocimiento del destino de los enormes alijos de armas de la Unión Soviética.

“Durante una década estuvo sacando armas de lugares como Ucrania”, afirma Douglas Farah, presidente de la empresa de seguridad nacional IBI Consultants y coautor de un libro sobre Bout.

Comparte este artículo:

Picture of Josue Ramos

Josue Ramos

Journalist at El Nacional De Oklahoma

Artículos Relacionados

Artículos

Uniendo culturas

Ya son 10 años que la Asociación Colombiana de Oklahoma celebra su Independencia a través del “Colombian Festival”, un evento

Read Article

¿Qué decisión está pensando tomar al darse la aprobación de la LEY 4156?

View Results

Loading ... Loading ...