Monday – May 20, 2024

El inicio de la leyenda

No necesitó más que un entrenamiento para que todos se dieran cuenta en Chicago que tenían alguien muy especial entre manos.

“Mi asistente me llamó para felicitarme y yo le pregunté por qué: ‘No te equivocaste en el draft, este chico es realmente muy bueno’, me dijo”. El entonces general manager Rod Thorn, directivo responsable de la elección en el puesto N° 3, contó en la serie The Last Dance cuál era la esperanza que tenían luego de haber penado durante nueve temporadas, con apenas dos ingresos a Playoffs. Claro, pensaron que sería un jugador muy bueno, hasta distinto, que los ayudaría a cambiar esa mala realidad en Chicago, pero nunca imaginaron semejante revolución, impacto y cambio en la realidad de la franquicia, de la NBA y del deporte mundial.

Hoy, justamente, se cumplen 39 años del partido que cambió el básquet y la NBA para siempre, aquel debut profesional de Michael Jordan. Aquella noche sumó 16 puntos, 7 asistencias, 6 rebotes, 4 tapas y 2 robos para el triunfo por 109-93 sobre Washington Bullets (hoy Wizards), pero sobre todo fue el primer paso para cautivar y despertar la ilusión de todos.

Aquella noche comenzó la Jordanmanía y ya nada sería igual. En el deporte, en el básquet, en la NBA, la franquicia y en Chicago, claro.

En 1984, los Bulls eran el equipo menos popular de la ciudad. Los Bears de la NFL eran los más atractivos, los Cubs y los White Sox de la MLB se repartían a los fans del béisbol, y los Blackhawks de hóckey sobre hielo tenían lo suyo. Hasta los Sting, un conjunto de fútbol de salón, atraían más gente que los Toros.

En la temporada previa al arribo del N° 23 (83/84), el equipo había perdido 55 de los 82 partidos y terminado en el puesto 21° (de 23) en convocatoria, con apenas 3.100 personas por partido. Aquella noche del debut, para darle la bienvenida al campeón olímpico, se contrató a la mascota San Diego Chicken, pero igual el Chicago Stadium no se llenó. Hubo 13.913 personas, pero el 19.7% de los tickets quedaron sin vender pero a que el boleto más caro valía 11.5 dólares.

Todo cambiaría a partir de ahí con Su Majestad. Las victorias pasaron de 27 a 38, el equipo volvió a Playoffs tras cuatro años y el aforo se duplicó, llegando a un promedio de 6000 personas para ser el 9° de 23 equipos de la NBA. Fue el líder del equipo en puntos, rebotes, asistencias y robos. Algo nunca logrado por un novato. Logró ser titular en el All Star, fue elegido en el segundo mejor quinteto, fue el máximo anotador de la temporada, se llevó el premio Rookie del Año y, además, fue sexto en la votación del MVP: Sería el comienzo de un mito…

El efecto MJ empezó a notarse rápidamente y en poco tiempo pasó a ser una fiebre. Para la 87/88, los Bulls eran de los mejores equipos del Este y de los más convocantes (2° en NBA con una media de 9.000 asistentes). MJ no sólo empujó a su franquicia. Generó un nuevo boom en la NBA, tomando la posta de popularidad que habían dejado Magic Johnson y Larry Bird. Desde sus llamativos comerciales, MJ te invitaba a volar (Come fly with me). Y luego lo hacía en la cancha, ya sea en partidos electrificados por su espectacularidad o en los míticos triunfos en los recordados torneos de volcadas que ganó en 1987 y 1988.

Michael era el paquete completo. Potencia y, a la vez, elegancia. Velocidad pero también cadencia. Eficacia con estética. Poder y magia. Devastadora ofensiva y también una gran defensa (en 1988 fue el Mejor Defensor y el goleador del torneo). Así, con ese combo, empezó a traspasar la pantalla. No ganaba títulos, pero estaba en las puertas, con actuaciones históricas, como aquella de los 63 puntos en el Boston Garden cuando Bird dijo que era “Dios vestido de Jordan”.

MJ eclipsaba y también generaba drama. Los Chicos Malos de Detroit lo detuvieron por años, haciendo una defensa especial, que incluyó dureza y golpes,. Hasta que los superó y fue campeón, ante los Lakers de Magic. Nada menos. Y ahí apareció su voracidad. Llegaron dos anillos más, justo cuando la NBA, cada día más popular en USA, se abría definitivamente al mundo. Su retiro, en búsqueda del nuevo sueño, jugar en las Ligas Mayores del béisbol, le dio una épica incluso mayor a su primer retorno, en 1995. Lo eliminaron, dijeron que no era el mismo y él se preparó aún más. En el 96, con otro gran equipo, recuperó el trono y repitió en el 97 y 98. Nunca perdió una final y dominó una era. Incluso, cuando regresó, en el 2000, con 38 años, tras tres de inactividad, demostró que seguía siendo especial.

MJ fue siempre mucho más que un jugador excepcional. Resultó un showman, un carismático y hermoso jugador, pero a la vez un asesino en la cancha a partir de una mentalidad de hierro. Mostró pasión y fiereza, pero con un halo de romanticismo … Conquistó por sus triunfos, pero también por su juego, personalidad y estética. MJ fue un superhéroe de comic, pero en la vida real. Se ponía la capa y nunca defraudaba: siempre, o casi, terminaba ganando, en finales épicos o no tanto. Un aura de invencibilidad que lo acompañó hasta que los años llegaron y su ego lo hizo volver, otra vez, pero con 38 pirulos. Todo eso completó un combo irresistible para la gente, para el espectador común y también para las marcas. Cada cosa que tocó se convirtió en oro. 

Y él, con el tiempo, se convirtió en una empresa en sí misma. Y, cuando se retiró, pasó a ser un empresario superexitoso que extendió su imperio y ganó más dinero que antes. Mucho más, con una marca propia dentro de un imperio (Nike), que hoy le da más dinero que sus propios productos.

Su imagen es tan popular ahora como cuando era el 23 de los Bulls. El porcentaje de reconocimiento de su nombre es del 98%, incluso hoy potenciado hasta por el famoso meme que se ha viralizado con su rostro llorando (Crying Jordan) y hoy embolsa mucho más dólares que cualquier jugador activo, incluido LeBron James. Por eso no sorprende que sea el deportista que más ha ganado más dinero en la historia.

Y todo comenzó hace exactamente 39 años. La noche en que cambió la historia del deporte y toda su industria.

Comparte este artículo:

Picture of Randy King

Randy King

Artículos Relacionados

Artículos

Piden debate

Una decena de los medios informativos más importantes de EE.UU. publicaron una carta abierta este domingo en la que instan

Read Article

¿Qué decisión está pensando tomar al darse la aprobación de la LEY 4156?

View Results

Loading ... Loading ...