Tuesday – July 23, 2024

¿Dejaste de cumplir con una razón? 

No todos los compromisos son de vida o muerte y algunos son menos trascendentes que otros, pero al final, todos marcan la calidad de vida que cada quien desea tener. Hay acuerdos que parecieran son tan insignificantes, que no importaría si no se cumpliesen, ya que casi nadie los puede notar. 

Sin embargo, su incumplimiento, desencadena implicaciones con consecuencias mayores. El cumplir o no cumplir es una decisión que puede traer una prosperidad, cambiar la suerte y mejorar la vida o convertirse en una condenación, la cual arruina o complica todo lo que nos rodea. Sea como fuera, el no hacer, no decir o no llegar donde uno se había comprometido, nunca deja nada bueno. No importa cuán valiosa explicación se tenga. La falta no justifica, ni perdona la realidad: no se cumplió el compromiso o se hizo algo que lastimó a un tercero.

Las excusas sirven como licencia vencida que justifican racionalmente los pensamientos irracionales que solo sabotean el éxito personal en cualquier nivel que estos sucedan. En ocasiones las excusas pueden ser tan sofisticadas que parecieran ser legítimas las razones que justifican el dejar de actuar y no cumplir. En realidad, las excusas son pretextos que impiden el desarrollo personal y lastiman las relaciones.

Las justificaciones minimizan la responsabilidad y perpetúan el miedo al fracaso, al rechazo y sobre todo son la causa más importante para limitar el éxito y la salud mental. A pesar de que las excusas pueden en un principio diluir la incomodidad y disfrazar el miedo, estas finalmente, terminan creando sentimientos de culpabilidad y bajan la autoestima, creando problemas mayores de los que se tenían inicialmente. Los pretextos no son sanos, y terminan asfixiando y adormeciendo a la persona que los utiliza con frecuencia y sin darse cuenta, de pretexto en pretexto, uno se desconecta de la realidad, sostiene el mundo de las mentiras y se roba la posibilidad de tener mejores oportunidades. 

Las excusas, se utilizan en todas las situaciones, algunas paralizan la toma de decisiones para progresar en el trabajo, otras, evitan la confrontación en cuanto a problemas íntimos, familiares o con amistades y otros, terminan lastimando a la propia persona.

No existe una excusa suficientemente válida para dejar de quedar bien. La falta afecta a todos, independientemente cual haya sido el caso o la situación por la cual dejamos de cumplir. Si algún día prometiste fidelidad a esa persona que amas y dejaste de cumplirla, si en algún momento declaraste ética profesional y has mentido, si contaste algún secreto de alguien que confió en ti. Pueden ser muchas las circunstancias en las cuales las personas dejan de cumplir por alguna razón.

Comparte este artículo:

Picture of Randy King

Randy King

Artículos Relacionados

Artículos

Uniendo culturas

Ya son 10 años que la Asociación Colombiana de Oklahoma celebra su Independencia a través del “Colombian Festival”, un evento

Read Article

¿Qué decisión está pensando tomar al darse la aprobación de la LEY 4156?

View Results

Loading ... Loading ...