Sunday – December 3, 2023

¿Cómo discutir sin peleas?

Si hubiera una garantía que al hablar de cualquier tema que causa conflicto, quita el sueño, o provoca malestar, todo quedaría resuelto, lo más probable es que no existirían problemas en las relaciones personales.

Sin embargo… La realidad es que, para la mayoría de las personas, hablar de temas complicados implica, primero que nada, tener que luchar internamente consigo mismo para confrontar sus miedos, creencias y falsas expectativas que confunden a la mente e impiden hablar con claridad y sin carga emocional.

Las diferencias y discusiones suelen ser inevitables. Pero ni discutir significa pelear, ni de las diferencias habría que hacer una guerra que hay que ganar. Lamentablemente, muchas personas olvidan lo mucho que se invierte en una relación y valoran más el demostrar un supuesto “poder” o “superioridad” a través de ser quien tiene la última palabra en una discusión. 

Uno se la piensa mil veces antes de hablar de “ese” tema, con “esa” persona porque, desde antes que se inicie la conversación, ya se siente la carga y se puede pronosticar una discusión prendida. Ya sea porque en cuestiones similares, sucedió que, al hablar, se despiertan sentimientos reprimidos, o bien se conoce que se utilizan hirientes, con tonos de voz elevados y hasta se han inventado acusaciones y suposiciones mal informadas.

Sea lo que sea, hay conversaciones difíciles que se tienen que llevar a cabo, a pesar del malestar o del miedo que estas puedan representar. El callar y vivir cargando con ese malestar no resuelve nada. De hecho, termina por matar la relación y, roba la paz personal, en casos extremos, hasta afecta a la salud personal.

Tristemente solo se necesitan 10 segundos que no son suficientes ni siquiera para poder terminar la primera frase…cuando ya se escucharon esas palabras que molestan y provocan un ruido espantoso en el alma. Entonces se desencadenan malos recuerdos, alguna de las personas se siente atacada, criticada y la otra se le sube la furia transformándose en una llama ardiente e hiriente. Como resultado, todos salen perdiendo ya que el problema seguirá creciendo. Una vez todos alterados, la comunicación se fractura y cada persona involucrada se desconecta olvidando el objetivo inicial que se habían propuesto: Terminar con un malestar que se pudo aclarar y resolver.

Cuando uno puede enfocarse y controlar su necesidad de tener la razón y opta por ser claro, conciso, directo y sin explicaciones innecesarias, los resultados son fantásticos. -No hay reproches, ni gritos o malentendidos. La persona que habla y se expresa sin rodeos, se libera, obteniendo satisfacción y paz.

Hay que reconocer que, para llegar a un buen entendimiento, muchas veces habrá que aceptar que el beneficio de vivir en paz es mayor que la insistencia de tener la razón.

Quizá se puede coexistir entendiendo que ambos tienen un punto de vista válido y no siempre apuntan en la misma dirección. Aprender a escuchar para entender el otro punto es esencial para “cruzar” el campo de batalla y poder firmar la paz.

Comparte este artículo:

Randy King

Randy King

Artículos Relacionados

Artículos

Alertas a fraude

Los ciberdelincuentes utilizan ChatGPT, el chatbot de inteligencia artificial, para mejorar sus tácticas de fraude y estafas durante la temporada
Read Article

¿Cómo calificarías el nivel educativo de las Escuelas Públicas de Oklahoma City?

View Results

Loading ... Loading ...