Lunes, 20 Agosto 2018
BREAKING NEWS
Jueves, 19 Abril 2018 16:37

Nunca Olvidaremos

23 años desde aquel fatal suceso y familias hispanas siguen honrando a sus seres queridos.

Hoy se conmemora un aniversario mas del fatal suceso ocurrido en el Edificio Federal Alfred P. Murrah, donde perdieran la vida 168 personas entre ellos niños. Este atentado sin duda marcó la vida de muchas personas, incluyendo a nuestra comunidad hispana. Por esa razón a través de la historia de la familia Tapia, queremos honrar a todos aquellos que les fue arrebatada la vida aquel 19 de abril de 1995.

La familia Tapia, son originarios de San Felipe, Guanajuato, México. Ellos llegaron a los Estados Unidos hace 30 años. Y aunque este país se ha convertido en una oportunidad para alcanzar sus sueños, también han tenido que lidiar con el dolor al perder a un ser querido.

El Nacional de Oklahoma, tuvo la oportunidad de conversar con Ana Tapia, quien con gran tristeza, pero a su vez con amor, comparte como vivieron la muerte de su abuelo Emilio Tapia.

“Mi abuelo Emilio era una buena persona, humilde, honesto; siempre sonriente, amoroso, apasionado por su familia y dedicado a su trabajo de mantenimiento en unos apartamentos de la ciudad de Oklahoma”, señaló Ana Tapia, quien es la nieta mayor del fallecido Emilio Tapia.

“La relación con mi abuelo fue muy cercana, recuerdo los días que me llevaba a Kindergarten y los días que jugábamos en el parque. Nunca pensé que el perdiera la vida de una manera tan trágica”, mencionó la joven.

Emilio Tapia perdió la vida durante el ataque terrorista al Edificio Federal Alfred P. Murrah. Él se encontraba en el primer piso, en las oficinas del Seguro Social. Junto al pastor Gilbert Martínez, quien también murió y que en ese momento acompañaba al señor Tapia, quien atendía una cita para sus beneficios de seguro social.

“El primero de mi familia en saber del atentado fue mi papá que se encontraba trabajando esa mañana. Yo tenía 5 años de edad y recuerdo que ese día mis papás se fueron a sus labores cotidianas, y mi abuelo me dejó al cuidado de mi tío mientras él iba para su cita, de donde lamentablemente ya nunca volvió. No creo que exista un reloj mágico que marque el tiempo en el que uno sane emotivamente por completo. Este suceso marcó para siempre nuestras vidas pues nunca imaginamos que perderíamos para siempre un ser querido”, compartió Ana Tapia.

Cada año autoridades locales y familias, se reúnen en el Oklahoma City National Memorial para honrar la memoria de todas las personas que murieron, producto del terrorismo. Para la familia Tapia, la fecha del 19 de abril no la llaman “Remembrance Ceremony” o Ceremonia de Recuerdo, para ellos es "Family Day".

“Ese día mi familia está más unida que nunca. Mi abuelo, es y será un gran ejemplo para toda la familia. A través de su legado está mi trabajo y dedicación a mis sueños. Hoy en día soy graduada de la Universidad de Oklahoma con una Maestría. Mi abuelo dedicó su tiempo a llevarme a Kindergarten cada mañana, fue el motor en mi educación. Por eso cada día que despierto hago lo posible por ser mejor, porque se que el se sentiría muy orgulloso de nosotros. Su familia”, aseguró Ana.

Este día Ana y su familia hacen tiempo, para ir y visitar la silla que lleva el nombre de su abuelo en el Oklahoma City National Memorial. Llevan flores y comparten un tiempo de recuerdos y palabras de ánimo entre ellos.

“Mi mensaje para todas las personas que perdieron a un familiar ese día. Quiero decirles que guarden los mejores recuerdos de ellos. Recuerden su sonrisa, los momentos mas divertidos; ya que algún día estaremos con ellos nuevamente”, añadió Ana Tapia.

Publicado en Oklahoma City

Suscríbase gratis

Reciba mensualmente nuestro boletín por correo. Puede cancelar en cualquier momento