Jueves, 21 Junio 2018
BREAKING NEWS
Jueves, 01 Marzo 2018 20:48

Protegiendo y grabando

Policía en Oklahoma City utilizará nuevas cámaras

Los oficiales de policía de Oklahoma City ahora cuentan con cámaras adosadas al cuerpo (en inglés conocidas como “body cams”). Se trata de cámaras pequeñas que se pegan a las camisas de los policías. Permiten grabar casi todo lo que está experimentando un oficial sin interferir en sus tareas. Ahora Oklahoma City se agrega a la lista de ciudades que usan estas cámaras como fuente de evidencia en casos criminales.

Todos los oficiales activos de la patrulla ya están equipados con los dispositivos. Hay 345 cámaras, lo cual es suficiente para equipar a cada turno. Luego las cámaras se intercambiarán con otros agentes durante los cambios de turno. En total, 700 agentes participarán en el programa. Cada oficial aprendió cómo y cuándo se deben utilizar las cámaras. También recibieron entrenamiento sobre lo que dicta la ley sobre la divulgación del video.

En nombre del Departamento de Policía de Oklahoma City, el Major Paco Balderrama dijo, “En este punto, hemos equipado a todos los agentes de policía en un patrulla con una video cámara personal. Estas cámaras son una herramienta importante para hacernos responsables, tanto a los agentes de policía como al público. A nuestros oficiales les gusta tener las cámaras en servicio, ya que los protegen de falsas acusaciones. Estas cámaras son lo último en tecnología policial y nos ayudarán a brindar un mejor servicio en general para nuestra ciudad.”

La idea es que las cámaras funcionarán a favor de los oficiales y el público cuando se trata de encuentros diarios. Pero el público en otras ciudades de la nación se ha quejado de las cámaras que llevan puestas los policías porque consideran que invaden la privacidad. Steve Langer, un abogado popular de inmigración y casos criminales en Oklahoma City, ofreció su opinión diciendo, “Si las cámaras perjudican o ayudan a la comunidad inmigrante depende de cuánta discreción un oficial tiene para prender o apagar dicha cámara. Si hay una política clara que les haga a los oficiales responsables, entonces el público debe beneficiarse de estas nuevas cámaras.

Para la comunidad inmigrante, esto significa que un abogado de defensa criminal puede descubrir si un oficial interrogó indebidamente a alguien sobre su estatus migratorio o si a alguien se le preguntó en un idioma que entiende acerca de consentir a una búsqueda de una casa o un vehículo.”

A los oficiales se les requiere activar las cámaras antes de comunicarse con personas en lugares públicos, antes de detener a una persona, antes de usar la fuerza, antes de salir de sus vehículos de patrulla en llamadas de alta prioridad, durante una persecución automovilística, o durante pruebas de sobriedad.

Los agentes no están autorizados para activar las cámaras mientras están entrevistando a víctimas ni testigos. Tampoco se les permite grabar en un centro de salud. Si un oficial está tratando con una persona en situaciones donde las personas tendrían una expectativa razonable de privacidad se espera que el oficial apague su cámara.

Los oficiales que han completado el entrenamiento tienen un período de gracia de 90 días para involuntariamente no activar la cámara cuando sea necesario. Las reglas del departamento establecen que si un oficial muestra un patrón de no activar su cámara ese oficial podría ser investigado con la posibilidad de acción correctiva.

Las cámaras son capaces de grabar de forma continua hasta nueve horas de vídeo de alta definición. Las cámaras no estarán en uso constante durante todo el turno. El video grabado se quedará guardado por el departamento entre 60 días o hasta un período indefinido de tiempo.

En total, el programa cuesta $683,325. Se estableció con fondos procedentes del fondo de la ciudad en general, los impuestos sobre las ventas, un fondo de formación y dos subvenciones, o becas, federales.

Publicado en Oklahoma City

Suscríbase gratis

Reciba mensualmente nuestro boletín por correo. Puede cancelar en cualquier momento