Martes, 23 Julio 2019
BREAKING NEWS
El valor de un padre

El amor por sus hijas ha hecho que Martín Maldonado siga superando momentos difíciles.

La historia del señor Martín Maldonado inició en la aldea de Chuicabal, Sibilia, Guatemala. Hijo de Marcelino Maldonado y Lucrecia De León (fallecida), quienes se dedicaban a la agricultura. Martín es el noveno de once hijos de este matrimonio. Desde muy pequeño fue enseñado por su padre a trabajar, ser honrado y humilde. A los 14 años de edad, el señor Martin Maldonado, decidió emigrar a los Estados Unidos, puesto que en su pueblo natal, la situación económica era difícil y quería emprender un nuevo camino para ayudar a sus padres de alguna u otra manera.

“Mi padre siempre ha sido un hombre responsable y trabajador. Nuestra vida fue difícil, ya que somos 11 hermanos y había ocasiones en las cuales mi padre no podía darnos las cosas que queríamos. Pero en todo momento él siempre hizo su mayor esfuerzo para proveer alimento a nuestro hogar y sacarnos adelante”, señaló el señor Martín Maldonado, quien asegura que el ejemplo que su padre le dio, fue fundamental para que aprendiera el valor de la familia y la responsabilidad que debe tener un papá.

“A los 17 años conocí al amor de mi vida, Clara J. De León Maldonado. Junto a ella formé una bella familia. Cuando tenía 19 años, nació mi primer y único hijo, el cual lamentablemente falleció a los 7 meses de edad debido a problemas cardíacos. Aunque fue un momento muy triste y quizás llegó el pensamiento de no querer más hijos, a los dos años del fallecimiento de nuestro primer bebé, Dios nos dio la bendición de tener a nuestra hija Jennifer y después tres niñas más. Amy, Deilin y Britney Maldonado”, comentó el señor Martín, quien añade que desde el primer momento que supo que sería papá, sintió mucha felicidad y a la vez una gran responsabilidad de mantener a su familia siempre unida.

Después de enfrentar la pérdida de su hijo mayor y pasar por un tiempo de recuperación emotiva, una dura experiencia llegaría a la vida de Don Martín. Hace casi tres años, su amada esposa se despidió de él y de sus hijas, dejando un gran vacío en sus corazones y un futuro incierto. Tras el fallecimiento de la señora Clara J. De León, la familia Maldonado tendría que continuar su vida y enfrentarse a una amarga y dolorosa realidad.

“Perder a mi esposa fue lo más triste que me ha pasado. Sentí que mi vida se derrumbaba y en ocasiones no tenía ganas de seguir viviendo. Pasé por depresión y me costaba aceptar que mi esposa ya no estaría a mi lado. Pero gracias a mi familia y amigos, quienes nunca dejaron de aconsejarme, pude salir adelante y ver por el bienestar de mis hijas. Trato de dar lo mejor como padre, ya que deseo que ellas logren cada meta que se propongan. Aunque quiero mencionar que no ha sido fácil, debido a que ahora tengo que hacer la labor de madre y padre, trabajo y formo parte de un grupo musical”, dijo emotivo Don Martin, quien aconseja a todas las personas que han perdido a sus parejas, que no se dejen vencer por la depresión o la tristeza sino que luchen para seguir adelante.

“Mi papá es mi vida y ha sido fundamental para lograr mis sueños. Cada día puedo aprender cosas buenas de él, por ejemplo me enseña a ser humilde, amable y a que nunca permita que las cosas tristes o malas que lleguen a mi vida, me detengan. Creo que como hijos debemos valorar cada esfuerzo que ellos hacen por nosotros, ya que muchas cosas de las que tenemos el privilegio de hacer, es gracias a que ellos dejaron su país.

Visto 695 veces
Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Suscríbase gratis

Reciba mensualmente nuestro boletín por correo. Puede cancelar en cualquier momento