Miércoles, 16 Agosto 2017
BREAKING NEWS
¿Por qué crees todo lo que dicen tus amigos de Facebook? Esta es la explicación científica

¿Por qué crees todo lo que dicen tus amigos de Facebook? Esta es la explicación científica

Esta divertida publicación de Facebook ha estado dando vueltas por ahí:
"Facebook comenzará a robar tus calzones a la medianoche si no copias y pegas este mensaje en la siguiente hora", así comienza. "Esto es real. Tengo el mensaje de primera mano de Elvis, quien estaba almorzando con Pie Grande mientras montaban al Monstruo del Lago Ness.
"Si no reenvías este estatus, ¡el código de Facebook incendiará automáticamente su computador y le hará daño a un inocente conejo en el bosque!", continúa.
"Los usuarios de Facebook creerán cualquier cosa que sus amigos copien y peguen en su estatus", concluye la publicación.
Divertido... y verdadero.
No, Facebook no ha cambiado sus configuraciones de privacidad. No, lo que has puesto no le pertenece a Facebook en este momento.
Piensa en todas las cosas que la gente ha creído de las redes sociales sin prueba alguna. ¡Facebook ha cambiado tu configuración de privacidad y es dueña de todo lo que has puesto! ¡Facebook te cobrará cargos!
¡Ochenta y cuatro miembros del Congreso arrestados por conducir borrachos en un año! ¡Expulsan una niña de un KFC porque su cara asustaba a los clientes!
Algunas veces esto va más allá de creer. La gente le donó dinero a la familia que reclamó que su hija fue expulsada de KFC por cuenta de su cara desfigurada. (Una posterior investigación independiente contradijo la versión de la familia).
The Bey Hive matoneó en las redes sociales a la diseñadora de modas Rachel Roy porque estaban seguros de que ella era "Becky la del cabello bonito", quien supuestamente tuvo un romance con Jay Z., el marido de Beyoncé. Entonces, por supuesto que algunos fanáticos confundidos la emprendieron también contra la chef de televisión Rachael Ray.
Incluso gente superinteligente cree en lo que sus amigos dicen en Facebook.
Un estudiante graduado de psicología en Dartmouth recientemente llegó al trabajo muy excitado acerca de un nuevo tipo de fruta del que había leído en Facebook. En la parte exterior lucía como una banana, pero en el interior era un jugoso y verde kiwi.
Un profesor, Luke Chang, le dijo que no había tal cosa de un cruce entre un banano y un kiwi. Si lo hubiera, ¿no estaría en las góndolas de los supermercados?
Chang le mostró al estudiante reportes que desmontaban el fraude del "baniwi".
"Dijo "¡no puedo creer que caí en esa! Pero todo el mundo en el laboratorio aseguró "no te preocupes, también caímos", afirmó Chang, profesor asistente de Estudios Psicológicos y Cerebrales en Dartmouth.
Mauricio Delgado, profesor de Psicología en la Universidad de Rutgers, dice que es simplemente parte de nuestra naturaleza como seres humanos creer en lo que otros seres humanos dicen.
"Nuestros cerebros están conectados de esa manera", aseveró Delgado.
A continuación, veremos cinco razones del por qué nuestras psiques están diseñadas para creer en nuestros amigos en Facebook y en la vida real, incluso cuando lo que digan no necesariamente tenga sentido.
1. No creer es una tarea que implica muchas neuronas
Imagina si despiertas cada mañana preguntándote y cuestionando todo y a todos en tu vida: si puedes confiar en tu esposo o esposa, por ejemplo, o si el que conduce el autobús que tomas para ir a trabajar ha bebido mucho, o si la señora que hace tu café se ha lavado las manos. Estarías exhausto.
"Esa no es una manera muy eficiente de navegar en tu vida", dice Emily Falk, psicoterapeuta de la Universidad de Pensilvania. "No tenemos el ancho de banda para hacerlo".
2. Si no confías en otros, un oso podría comerte
Aunque no siempre lo reconozcamos en nuestro mundo moderno, hay ciertamente seguridad en números o, como dice Frank, una "ventaja de supervivencia" en el hecho de estar en un grupo.
En una conferencia reciente en las Montañas Rocosas canadienses, al economista Robert Frank y a otros asistentes se les dijo que no hicieran caminatas solitarias porque un oso podría saltarles sobre ellos. Pero si iban en un grupo de cinco o seis personas, el oso probablemente voltearía un poco y se iría.
Falk, quien también directora del Laboratorio de Neurociencia Comunicacional de la Escuela Annenberg de Comunicación, tiene otro ejemplo: si eres parte de un grupo que vaga por el bosque, otro miembro debería advertirte sobre una fuente de agua contaminada y potencialmente mortal de la que no hubieras podido saber por tu propia cuenta. "La gente exitosa casi siempre tiene éxito como miembros creíbles de equipos", dijo Frank, profesor de Economía de la Escuela de Graduados Johnson de Dirigencia en la Universidad de Cornell. "Si eres un lobo solitario, no es un buen camino para tener éxito en este mundo".
3. Si eres escéptico, podrías ser sacado del equipo
Si discutes con tus amigos, incluso si estás en lo correcto, podrías terminar siendo sacado del equipo, por lo que te quedas solo y eres la cena del oso.
"Hay escépticos que dudan de todo. Todos conocemos a esa clase de personas y pueden ser realmente cáusticas y molestas", dijo Chang. "Los escépticos podrían estar en lo correcto, pero ¿a qué costo?".
4. Creer en los demás le da a tu cerebro un cálido brillo
Hasta Chang, quien correctamente cuestionó lo del "baniwi", cree algunas veces cosas que no debería.
Cuando se hizo una pequeña quemadura mientras estaba cocinando, su madre le dijo que se pusiera clara de huevo encima. Podrías pensar que un tipo con un doctorado y que es profesor en una escuela de la Ivy League consultaría primero un manual de primeros auxilios, pero no. Sólo untó las claras de los huevos.
"Claro que lo hice, porque haría todo lo que me dijera mi mamá", aseguró Chang.
Pero ella estaba equivocada (lo sentimos, señor Chang). Las claras de huevo contienen salmonella, y no querrás tener eso en una quemadura. Chang no cuestionó a su mamá porque en el curso de su vida su cerebro ha aprendido que su madre lo ama y desea lo mejor para él. Y, además, ha tenido un buen récord en estar en lo correcto.
Estudios demuestran que nos gusta creer en otra gente. Científicos han pedido a los sujetos de estudio que jugaran con un extraño y con un amigo. El juego está arreglado para que el sujeto sea igualmente exitoso con los dos compañeros, pero en una imagen por resonancia magnética, los centros de recompensa del cerebro se encienden de forma más brillante cuando el sujeto tiene éxito con el amigo.
"Sentimos un particular cálido brillo cuando jugamos con un amigo", dijo Delgado.
Y tenemos dificultades para desprendernos de esa sensación.
Incluso cuando los psicólogos establecen el juego para que el amigo de confianza robe todo el dinero, el sujeto del estudio sigue invirtiendo con él.
"Si alguien te traiciona, tu sistema de pensamiento debería adaptarse muy rápidamente, pero no es así", asegura Delgado.
5. Amamos a "ese gran chico" o a "esa gran chica" incluso más que al dinero o a la comida
Los amigos de Facebook aman decirnos lo fabulosos que somos. Admiran nuestras fotos y nunca olvidan nuestros cumpleaños. Eso es algo poderoso.
En algunos estudios, los participantes respondieron bien, o incluso mejor, a comentarios como "¡eres genial en esto!" a como lo hicieron con estímulos como la comida o el dinero.
"Hay una real importancia en ser sociales", aseveró Delgado. "Es siempre agradable tener amigos".

Artículos relacionados (por etiqueta)

  • Tecnología… ¡Es lo de hoy!

    Miles de estudiantes participaron del Día Nacional de Alta Tecnología de HACEMOS.

    Más de 3,000 estudiantes alrededor de la nación, incluyendo estudiantes de U.S. Grant High School, tuvieron la experiencia de participar del Día Nacional de Alta Tecnología de HACEMOS un evento que lleva realizándose desde hace 19 años. Estudiantes de 35 ciudades de los Estados Unidos y México aprendieron sobre oportunidades de trabajo en el área de la Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas (STEM), así mismo sobre las nuevas computadoras y programas tecnológicos.
    Aproximadamente 50 estudiantes de U.S. Grant High School se unieron a este evento el día 23 de Febrero en las oficinas de AT&T ubicadas en el centro de nuestra ciudad donde no solo disfrutaron de una mañana llena de información sino que tuvieron la oportunidad de conocer el museo de telefonía que forma parte de las oficinas de la empresa AT&T.
    Vianey Rodríguez es alumna de U.S. Grant High School, ella participó durante el evento. “La verdad que este tipo de programas me han encantado. Es muy bueno que se preocupen por los estudiantes del Sur de la ciudad, que puedan ofrecer este tipo de actividades y conocer las oportunidades que tenemos en el campo de la tecnología.  No necesariamente podemos estudiar para ser doctores, arquitectos, sino que con este tipo de conferencias nos han mostrado que podemos trabajar para compañías como Microsoft, Samsung y AT&T”.
    “Estamos participando de este evento desde las 10 de la mañana, hemos aprendido sobre la tecnología y como usarla en nuestra escuela, trabajo o pasatiempo. Pienso que esto que hace el programa “HACEMOS”, es muy bueno para motivarnos a seguir estudiando”, mencionó Max Herrera, estudiante de U.S. Grant High School.
    Cinthya Allen, Gerente de Asuntos Externos de AT&T y Presidenta Nacional de la organización "HACEMOS", comentó que para ella es un gran privilegio el poder dirigir este tipo de eventos en la ciudad y una oportunidad para que los jóvenes conozcan que se necesitan más profesionales latinos en el área de la tecnología.
    “Personalmente es un orgullo poder tener a estudiantes de Oklahoma y de otras ciudades recibiendo esta información y todo gracias al programa de HACEMOS. Miles de jóvenes de varias ciudades del país  vinieron a oficinas de AT&T para conocer lo que está pasando con la tecnología. Uno de los momentos que más disfruté, fue cuando pudimos conectarnos con otros estudiantes de otra ciudad de los Estados Unidos, conversar y compartir opiniones”, sentenció Cinthya Allen Presidenta Nacional de la organización HACEMOS.

  • Dime qué emojis usas y te diré cómo eres

    Aunque te gusten o no, las caritas felices o tristes, las bailarinas de flamenco con sus tacones y su vestido rojo y las manos que aplauden hoy son parte de su vida social, aunque digitalmente.
    Si bien alguna vez fueron originales o tiernos, el mar de emojis que ahora está disponible a través de las distintas plataformas digitales es la manera perfecta de expresar tu alegría o tu tristeza cuando les envías mensajes a otras personas.
    “Hola, ¿cómo estás?” ya no es una frase sencilla. Ahora suele ir acompañada de un círculo amarillo en el que también te sonríen.
    En un nuevo estudio publicado este martes en la revista Trends on Cognitive Sciences (Tendencias en las ciencias cognitivas), un equipo de psicólogos argumenta que dado que nuestras interacciones diarias cada vez son más digitales, los científicos se beneficiarán de estudiar ese comportamiento más adelante. Sobre todo, dicen, por el uso cada vez más frecuente de los emojis con el fin de conseguir, en las interacciones digitales, la misma satisfacción que nos proporciona comunicarnos en persona con alguien.
    Los investigadores de la Universidad Edge Hill del Reino Unido creen que los emojis permiten tener una comunicación no verbal -representada en gestos y expresiones faciales, entre otros- en el mundo digital de hoy.
    Definir el significado
    Solo mira las lágrimas que ruedan por la cara de alegría del emoji que acabaste de recibir, la conocida cara amarilla con los ojos entrecerrados y unas lágrimas que salen de ellos. Viendo esa cara llorosa pero feliz, sabes que la persona que te la envió piensa que algo es tan divertido que incluso te puede hacer llorar de la risa.
    No hubiera sido posible expresar ese sentimiento solo con palabras (y sin decirlo explícitamente, por supuesto).
    “Cuando una persona ve emojis se encienden diferentes regiones del cerebro”, dice Linda Kaye, profesora de psicología y quien lideró el análisis.
    “Vemos algo neurológicamente diferente, lo que implica que funcionan como comunicación no verbal”, explica.
    En el mundo real, el uso de gestos con la mano y de otras expresiones juega un papel fundamental en la manera en que nos comunicamos con alguien. Ayudan a comprender el significado de lo que se quiere decir, mientras sutilmente abren una ventana hacia nuestro interior, que muestra lo empáticos y accesibles que somos, según Kaye.
    Un emoji es una solución efectiva cuando no puedes ver a la persona con la que te estás comunicando. “Es la forma en que te expresas emocionalmente”, dice Kaye. Y la selección que hagas de emojis puede alterar de manera dramática la frase que la acompaña o la forma en que debes responder.
    Imagina que recibes este mensaje de tu mejor amigo: “Me tropecé con el armario y me pegué en la cabeza” seguido de la icónica cara sonriente. Sabrás que la persona no está herida y que, de hecho, se está riendo de su torpeza.
    La misma frase seguida de unos ojos cerrados hacia abajo y los labios caídos, la clásica cara triste, causará una reacción muy diferente, o al menos debería.
    Ningún emoji podrá expresar el significado literal de esa frase y tal vez obtenga la misma respuesta que la cara triste, porque es lo normal cuando alguien te está contando que se lastimó. Pero el hecho de que esa persona está molesta con ella misma puede no quedar claro y en ese caso el uso de un emoji ayuda a comunicar cómo se está sintiendo.
    “Cambia la forma en que alguien debe interpretar el texto”, dice Vyvyan Evans, profesor de lingüística de la Universidad Bangor del Reino Unido y autor del libro The Emoji Code (El código Emoji), que se publicará próximamente. Según Evans, quien no estuvo involucrado en el análisis, “los emojis facilitan una comunicación más efectiva”.
    Aunque te gusten o no los emojis, es probable que los hayas utilizado en algún momento. Kaye cree que su uso se ha generalizado y que pueden revelar lo que alguien de verdad piensa sobre un asunto específico; por ejemplo, durante encuestas científicas, para garantizar que los mensajes “no sean ambigüos”, dice. “Podríamos usarlos más en experimentos psicológicos”, agrega.
    Muchos museos, compañías e incluso redes de transporte ya están recurriendo a una versión moderada de eso al utilizar una escala de caras que sonríen que van desde la feliz hasta la triste en lugar de números, cuando piden que los usuarios califiquen sus servicios.
    La psicología de los emojis
    En un estudio publicado en el 2016, Kaye identificó algunos rasgos de personalidad gracias al uso que las personas hacen de los emojis.
    Uno de sus hallazgos más importantes fue que la gente que los utiliza tienden a ser más simpáticas. Eso también se aplica a las personas que frecuentemente usan expresiones faciales o que varían la entonación cuando hablan cara a cara con alguien.
    Otro factor que identificó con su equipo fue que las personas que normalmente usan emojis son más receptivas socialmente y tienen más empatía, lo que las hace también más accesibles.
    “Dice algo sobre la forma en que comprendemos a los demás y en que podemos interactuar con la gente”, afirma Kaye.
    En una exploración más profunda realizada durante el estudio, las personas que son más conscientes de cómo les llegan a los demás son menos propensas a usar emojis tristes.
    “Entre más consciente sea la persona de sí misma, menos usará esos emojis”, dice la experta.
    Pero la edad también juega un papel fundamental en todo esto, por supuesto. La vida diaria de la población más joven ha sido permeada por el mundo digital desde una edad muy temprana.
    Los hallazgos del estudio se aplican con fuerza a las redes sociales y las aplicaciones para comunicarse, pero no tanto al correo electrónico. “Los correos electrónicos son considerados como algo más profesional”, afirma Kaye.
    La investigación previa encontró que casi el 80% de las personas que participaron en el estudio usan emojis cuando envían un mensaje, mientras el 76% los utiliza en Facebook y solo el 15% lo hace en correos electrónicos.
    Evans cree que aceptar los emojis es la única opción que en un futuro tendrán las personas que quieran interactuar de manera productiva. “Alguien que no los use es alguien que no sabe comunicarse efectivamente y, por ende, que tampoco es efectivo en provocar una respuesta emocional”, dice.
    Kaye destaca el ejemplo de los sitios de citas, como Match.com, en los que los resultados de la encuesta muestran un gran éxito en encontrar pareja entre las personas que frecuentemente usan emojis en sus mensajes en línea. El mismo sondeo también encontró que los que utilizan emojis son más propensos a casarse y que el uso adecuado de los emojis también tiene sus límites.
    “Es algo que existe en este momento y la gente necesita utilizarlo”, dice.

  • Mensajes de odio inundan Twitter tras el tiroteo en un colegio en el norte de México

    Tras el tiroteo sucedido en el Colegio Americano del Noreste en Monterrey, Nuevo León, el miércoles en el que el atacante murió y cuatro personas resultaron heridas, redes sociales como Twitter y Facebook, se inundaron de mensajes relacionados al tema, aunque no todos de condolencia.
    Algunos mensajes de 140 caracteres celebraban lo ocurrido, otros eran mensajes de odio en contra de las víctimas e incluso circulaban memes haciendo bromas en torno al incidente.
    Arturo Sirgo, director de la carrera de psicología del Tecnológico de Monterrey, Campus Ciudad de México, advierte que dos de las razones por las que actualmente proliferan este tipo de mensajes es por la ambigüedad y anonimato que permiten las redes sociales, y por otro lado, por la falta de consecuencias a estas conductas en el ámbito digital.
    “La razón de la proliferación de estos mensajes, que hoy abundan debido a este lamentable incidente, es por las características del medio mismo. Al ser una red social con la posibilidad de ser anónima, accesible, inmediata y ambigua en la forma como se transmiten sus mensajes, se multiplican las posibilidades de expresar estos sentimientos sin repercusión alguna”, explica Sirgo en entrevista.
    Si bien entidades como la Policía Cibernética vigilan los delitos que ocurren en dicha red, en su marco de acción no está observar estos comportamientos o la creación de grupos específicos para el intercambio y venta de armas, drogas o asociaciones que promueven la violencia.
    Por la libertad de expresión
    Para las plataformas tecnológicas, la proliferación de este tipo de mensajes es vista como un reflejo de lo que ocurre en la sociedad actual y aunque, en ocasiones específicas, se han bloqueado cuentas bajo el argumento de creación de campañas de discursos de odio, bullying o acosos sistematizado, su postura estima que los mismos usuarios deben ayudar a moderar estos comportamientos, para así no entorpecer la libertad de expresión.
    “Vernos como sociedad en el espejo a veces da miedo, pero afortunadamente, se está discutiendo y eso al final hace que avance la opinión pública”, dijo Omar Schoijet, director de marketing analítica de Twitter México.
    María Teresa Arnal, directora general de Twitter en México, advierte que si bien el manejo de este tipo de conversaciones es algo en lo que la firma se enfoca actualmente y que es un área que merece mejora, no hay una receta para combatirlo y se debe complementar con la proactividad de los usuarios.
    Desde 2015, Twitter, cuenta con un equipo en San Francisco de alrededor de 40 organizaciones que ayudan a la firma a moldear este tipo de estrategias.
    “Tenemos un grupo de varias ONGs en un consejo de Confianza y Seguridad, que son quienes nos ayudan a guiar la estrategia. Algo claro para la compañía es que no hay un silver bullet para resolver esto; este va a ser un proceso en el que va a estar por el resto de nuestras vidas como compañía; es la evolución de la sociedad y lo que han hecho las plataformas digitales es exponenciar el comportamiento de los usuarios. Tenemos un compromiso, es importante que la gente se sienta seguro de Twitter”, explica la ejecutiva.
    Sirgo comenta que el anonimato en redes sociales como Twitter es parte del problema en la proliferación de estos mensajes, ya sea en torno a incidentes violentos o contra personas específicas o personajes públicos, ante lo que sugiere la promoción y la práctica de una mayor responsabilidad ante los comportamientos en línea.
    “Es momento de dejar de dibujar una frontera inexistente entre los dos mundos, en donde por una parte (el mundo "real", "offline") hay consecuencias claras y por otra el anonimato promueve la proliferación de discursos de odio. Padres, educadores y los mismos pares de los jóvenes debemos hacer a nuestros chicos responsables de su comportamiento en redes sociales”, dijo.

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Suscríbase gratis

Reciba mensualmente nuestro boletín por correo. Puede cancelar en cualquier momento