Miércoles, 16 Agosto 2017
BREAKING NEWS
¿Qué les ocurre a nuestros cuerpos en el espacio? Así es la salud en gravedad cero

¿Qué les ocurre a nuestros cuerpos en el espacio? Así es la salud en gravedad cero

Después de más de 50 años de vuelos espaciales tripulados, la NASA es experta en lo que sucede en el cuerpo humano cuando está en gravedad cero.
Esta investigación se ha asegurado de que los astronautas pueden caminar con seguridad en la Luna y vivir durante más de un año en la Estación Espacial Internacional, a 354 kilómetros sobre la superficie de la Tierra. Sin embargo, el Programa de Investigación Humana, que tiene como objetivo disminuir los efectos del entorno espacial en la salud y el rendimiento de los seres humanos, está utilizando los datos para asegurarse de que se puedan enviar astronautas aún más lejos en el sistema solar.

Un viaje de seis meses a Marte sólo sería el comienzo de una expedición desafiante para lograr aterrizar personas a la superficie del planeta rojo, a 225 millones de kilómetros de distancia. Los miembros de la tripulación vivirían y trabajarían allí.
Como preparación, la NASA ha estado utilizando rotaciones de tripluaciones de seis meses y la misión de récord de un año de Scott Kelly en la Estación Espacial Internacional (EEI) para estudiar los efectos del espacio en el cuerpo humano. Entonces, ¿qué sucede cuando tenemos que pasar de caminar sobre terreno sólido a flotar en gravedad cero?
"Me sentía como si estuviera cayendo", le dijo astronauta de la NASA Mike Hopkins a Rachel Crane, de CNN. "Es como si uno estuviera colgando de las vigas del techo en un edificio y se soltara, y que se prolongue durante aproximadamente 24 horas. Mi cerebro se tomaba un poco de tiempo para acostumbrarse al hecho de que no arriba y abajo. Y eso fue bastante rápido. Se necesita un poco de tiempo para acostumbrarse a la flotación, también. Es casi como aprender a caminar de nuevo, un poco".
Hopkins estuvo en la EEI durante 166 días, desde septiembre de 2013 hasta marzo de 2014. A pesar de que la adaptación a la microgravedad no toma mucho tiempo, otras cuestiones surgen en los primeros días debido al fenómeno en el que la cabeza se inclina hacia abajo entre 12 y 20 grados, lo que provoca desorientación.
"Tan pronto como uno llega a condiciones de ingravidez, los fluidos comienzan a cambiar en el cuerpo desde la parte inferior del cuerpo a la parte superior", dijo el Dr. John Charles, gerente asociado del Programa de Investigación Humana para ciencia internacional. "Los órganos de equilibrio y el oído interno inmediatamente sienten que no hay gravedad que tira hacia abajo".
Esto provoca conocido entre los astronautas como el Síndrome de Piernas de Aves, debido a que el movimiento del fluido lleva a tener caras hinchadas y piernas delgadas. También los hace menos sedientos, embota el sentido del gusto y causa una sensación de "nariz tapada" similar a las que causan las alergias. El mareo por el movimiento espacial también afecta a alrededor del 79% de los astronautas que experimentan la microgravedad en las primeras 24 a 48 horas, cuasando pérdida de apetito, mareos y vómitos.
Los riesgos a largo plazo
Hopkins también tenía que preocuparse por los efectos a largo plazo en su cuerpo, tales como el debilitamiento y la pérdida de huesos y la atrofia en los músculos. En el espacio, sin gravedad, los huesos pierden más de 1% de minerales y de densidad por mes.
Los astronautas también experimentan pérdida de volumen de sangre, debilitamiento en sistemas inmunes y falta de condición física cardiovascular, ya que al flotar necesitan poco esfuerzo y el corazón no tiene que trabajar tan duro para bombear la sangre a través del cuerpo, de acuerdo con la subdirectora científica del Programa de Investigación Humana, Jennifer A. Fogarty.
La NASA ha desarrollado contramedidas para combatir tanto estos problemas como la forma en que podrían continuar después de aterrizar en la Tierra. La mayoría de medidas son para asegurarse de que los astronautas se mantengan saludables consumiendo suficientes nutrientes en sus comidas y suplementos, además de utilizar tres máquinas de ejercicios especialmente diseñados en la EEI.
En cuanto superan el mareo por el movimiento, la NASA quiere que sus astronautas empiecen a ejercitarse. También es bueno para los sistemas motrices y sensoriales si sus pies golpean una superficie, como correr en una cinta, dijo Fogarty.
Las tres máquinas de ejercicio imitan una cinta de correr, una bicicleta estática y una máquina de pesas de usos múltiples. Están destinadas a estimular la parte inferior del cuerpo, con ejercicios como correr, sentadillas y levantamiento de pesas, ya que el mayor porcentaje de pérdida ósea se produce en la pelvis y el fémur. Los astronautas utilizan las máquinas dos horas al día para compensar las otras 22 horas en las que no están experimentando actividad física.
Además de contrarrestar la pérdida ósea y la atrofia de los músculos, el ejercicio proporciona un cambio de ritmo y una liberación mental.
Pero uno de los efectos de los vuelos espaciales notado más recientemente en los últimos cinco a siete años se concentra en los ojos. Kelly y otros astronautas en sus finales de sus años 40 y 50 se han quejado de quedar con visión ligeramente alterada. Algunos de ellos han requerido gafas en vuelo.
"Cambia la agudeza visual," dijo Charles. "No son capaces de ver las cosas de cerca. Es como envejecimiento avanzado. Ese tipo de cosas sucede a un ritmo acelerado".
Dada la conexión entre el ojo, el nervio óptico y el cerebro, sumado al cambio en fluidos que experimentan los astronautas, algunos estudios han sugerido que los ojos actúan como una válvula de liberación de presión, dijo Fogarty. Sin embargo, su programa tiene muchos estudios en fase de trabajo como para que aún se pueda determinar la causa y la forma de contrarrestarlo.
A pesar de que la EEI encuentra dentro del campo magnético protector de la Tierra, los astronautas están estando expuestos a 10 veces más radiación de la que iban a estar en tierra. La NASA vigila exposición a la radiación, dado el hecho de que los miembros de la tripulación de la EEI se consideran trabajadores de radiación.
La agencia ha sido capaz de limitar los riesgos de la radiación a 1%, pero una misión a Marte expondría a los astronautas a los rayos cósmicos dañinos. Sin el blindaje adecuado, esto puede aumentar el riesgo de cáncer, causar la enfermedades por radiación, alterar las funciones cognitivas y motoras, e incluso provocar cataratas y enfermedades cardíacas y circulatorias.
La realidad de la gravedad
Además hay que considerar el hecho del aterrizaje en el suelo después de experimentar gravedad cero. Miembros de la tripulación de la misión a Marte tendrían que ser capaces de ir a trabajar casi inmediatamente después del aterrizaje. A pesar de que Marte tiene sólo un tercio de la gravedad de la Tierra, en todo caso implicaría un ajuste para los astronautas después haber flotado durante seis meses.
"Me tomó un poco más de tiempo acostumbrarme a la vida en la gravedad de nuevo", dijo Hopkins. "Tuve algunos problemas en cosas como entregar. Me sentía como si cuando me iba a inclinar, me fuera a caer al suelo directamente de cara. Y en la microgravedad uno pierde referencia de cuánto pesan las cosas. Recuerdo que cuando aterricé por primera vez y yo estaba en el Soyuz [la cápsula utilizada para el aterrizaje] y estaba repartiendo nuestros procedimientos de vuelo. Ese pequeño libro que tal vez pesa 600 gramos, lo sentí como si pesar 10 o 13 kilos".
Sin embargo, a pesar de que nuestros cuerpos no fueron hechos para vivir en el espacio, el Programa de Investigación Humana está siempre investigando maneras para que nosotros podamos prosperar en la última frontera. Las contramedidas actuales utilizadas en la EEI, los resultados de los estudios en curso y las propuestas recientemente financiadas con el objetivo de resolver las cuestiones relacionadas con la salud humana ayudarán a los astronautas a medida que empujan los límites del espacio en la década de 2020 y la década de 2030.
"La madre naturaleza siempre te dice la respuesta correcta, simplemente hay que hacer la pregunta correcta", dijo Charles. "Nuestros cuerpos humanos son capaces de un viaje a Marte y de regreso".

Artículos relacionados (por etiqueta)

  • Tecnología… ¡Es lo de hoy!

    Miles de estudiantes participaron del Día Nacional de Alta Tecnología de HACEMOS.

    Más de 3,000 estudiantes alrededor de la nación, incluyendo estudiantes de U.S. Grant High School, tuvieron la experiencia de participar del Día Nacional de Alta Tecnología de HACEMOS un evento que lleva realizándose desde hace 19 años. Estudiantes de 35 ciudades de los Estados Unidos y México aprendieron sobre oportunidades de trabajo en el área de la Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas (STEM), así mismo sobre las nuevas computadoras y programas tecnológicos.
    Aproximadamente 50 estudiantes de U.S. Grant High School se unieron a este evento el día 23 de Febrero en las oficinas de AT&T ubicadas en el centro de nuestra ciudad donde no solo disfrutaron de una mañana llena de información sino que tuvieron la oportunidad de conocer el museo de telefonía que forma parte de las oficinas de la empresa AT&T.
    Vianey Rodríguez es alumna de U.S. Grant High School, ella participó durante el evento. “La verdad que este tipo de programas me han encantado. Es muy bueno que se preocupen por los estudiantes del Sur de la ciudad, que puedan ofrecer este tipo de actividades y conocer las oportunidades que tenemos en el campo de la tecnología.  No necesariamente podemos estudiar para ser doctores, arquitectos, sino que con este tipo de conferencias nos han mostrado que podemos trabajar para compañías como Microsoft, Samsung y AT&T”.
    “Estamos participando de este evento desde las 10 de la mañana, hemos aprendido sobre la tecnología y como usarla en nuestra escuela, trabajo o pasatiempo. Pienso que esto que hace el programa “HACEMOS”, es muy bueno para motivarnos a seguir estudiando”, mencionó Max Herrera, estudiante de U.S. Grant High School.
    Cinthya Allen, Gerente de Asuntos Externos de AT&T y Presidenta Nacional de la organización "HACEMOS", comentó que para ella es un gran privilegio el poder dirigir este tipo de eventos en la ciudad y una oportunidad para que los jóvenes conozcan que se necesitan más profesionales latinos en el área de la tecnología.
    “Personalmente es un orgullo poder tener a estudiantes de Oklahoma y de otras ciudades recibiendo esta información y todo gracias al programa de HACEMOS. Miles de jóvenes de varias ciudades del país  vinieron a oficinas de AT&T para conocer lo que está pasando con la tecnología. Uno de los momentos que más disfruté, fue cuando pudimos conectarnos con otros estudiantes de otra ciudad de los Estados Unidos, conversar y compartir opiniones”, sentenció Cinthya Allen Presidenta Nacional de la organización HACEMOS.

  • Dime qué emojis usas y te diré cómo eres

    Aunque te gusten o no, las caritas felices o tristes, las bailarinas de flamenco con sus tacones y su vestido rojo y las manos que aplauden hoy son parte de su vida social, aunque digitalmente.
    Si bien alguna vez fueron originales o tiernos, el mar de emojis que ahora está disponible a través de las distintas plataformas digitales es la manera perfecta de expresar tu alegría o tu tristeza cuando les envías mensajes a otras personas.
    “Hola, ¿cómo estás?” ya no es una frase sencilla. Ahora suele ir acompañada de un círculo amarillo en el que también te sonríen.
    En un nuevo estudio publicado este martes en la revista Trends on Cognitive Sciences (Tendencias en las ciencias cognitivas), un equipo de psicólogos argumenta que dado que nuestras interacciones diarias cada vez son más digitales, los científicos se beneficiarán de estudiar ese comportamiento más adelante. Sobre todo, dicen, por el uso cada vez más frecuente de los emojis con el fin de conseguir, en las interacciones digitales, la misma satisfacción que nos proporciona comunicarnos en persona con alguien.
    Los investigadores de la Universidad Edge Hill del Reino Unido creen que los emojis permiten tener una comunicación no verbal -representada en gestos y expresiones faciales, entre otros- en el mundo digital de hoy.
    Definir el significado
    Solo mira las lágrimas que ruedan por la cara de alegría del emoji que acabaste de recibir, la conocida cara amarilla con los ojos entrecerrados y unas lágrimas que salen de ellos. Viendo esa cara llorosa pero feliz, sabes que la persona que te la envió piensa que algo es tan divertido que incluso te puede hacer llorar de la risa.
    No hubiera sido posible expresar ese sentimiento solo con palabras (y sin decirlo explícitamente, por supuesto).
    “Cuando una persona ve emojis se encienden diferentes regiones del cerebro”, dice Linda Kaye, profesora de psicología y quien lideró el análisis.
    “Vemos algo neurológicamente diferente, lo que implica que funcionan como comunicación no verbal”, explica.
    En el mundo real, el uso de gestos con la mano y de otras expresiones juega un papel fundamental en la manera en que nos comunicamos con alguien. Ayudan a comprender el significado de lo que se quiere decir, mientras sutilmente abren una ventana hacia nuestro interior, que muestra lo empáticos y accesibles que somos, según Kaye.
    Un emoji es una solución efectiva cuando no puedes ver a la persona con la que te estás comunicando. “Es la forma en que te expresas emocionalmente”, dice Kaye. Y la selección que hagas de emojis puede alterar de manera dramática la frase que la acompaña o la forma en que debes responder.
    Imagina que recibes este mensaje de tu mejor amigo: “Me tropecé con el armario y me pegué en la cabeza” seguido de la icónica cara sonriente. Sabrás que la persona no está herida y que, de hecho, se está riendo de su torpeza.
    La misma frase seguida de unos ojos cerrados hacia abajo y los labios caídos, la clásica cara triste, causará una reacción muy diferente, o al menos debería.
    Ningún emoji podrá expresar el significado literal de esa frase y tal vez obtenga la misma respuesta que la cara triste, porque es lo normal cuando alguien te está contando que se lastimó. Pero el hecho de que esa persona está molesta con ella misma puede no quedar claro y en ese caso el uso de un emoji ayuda a comunicar cómo se está sintiendo.
    “Cambia la forma en que alguien debe interpretar el texto”, dice Vyvyan Evans, profesor de lingüística de la Universidad Bangor del Reino Unido y autor del libro The Emoji Code (El código Emoji), que se publicará próximamente. Según Evans, quien no estuvo involucrado en el análisis, “los emojis facilitan una comunicación más efectiva”.
    Aunque te gusten o no los emojis, es probable que los hayas utilizado en algún momento. Kaye cree que su uso se ha generalizado y que pueden revelar lo que alguien de verdad piensa sobre un asunto específico; por ejemplo, durante encuestas científicas, para garantizar que los mensajes “no sean ambigüos”, dice. “Podríamos usarlos más en experimentos psicológicos”, agrega.
    Muchos museos, compañías e incluso redes de transporte ya están recurriendo a una versión moderada de eso al utilizar una escala de caras que sonríen que van desde la feliz hasta la triste en lugar de números, cuando piden que los usuarios califiquen sus servicios.
    La psicología de los emojis
    En un estudio publicado en el 2016, Kaye identificó algunos rasgos de personalidad gracias al uso que las personas hacen de los emojis.
    Uno de sus hallazgos más importantes fue que la gente que los utiliza tienden a ser más simpáticas. Eso también se aplica a las personas que frecuentemente usan expresiones faciales o que varían la entonación cuando hablan cara a cara con alguien.
    Otro factor que identificó con su equipo fue que las personas que normalmente usan emojis son más receptivas socialmente y tienen más empatía, lo que las hace también más accesibles.
    “Dice algo sobre la forma en que comprendemos a los demás y en que podemos interactuar con la gente”, afirma Kaye.
    En una exploración más profunda realizada durante el estudio, las personas que son más conscientes de cómo les llegan a los demás son menos propensas a usar emojis tristes.
    “Entre más consciente sea la persona de sí misma, menos usará esos emojis”, dice la experta.
    Pero la edad también juega un papel fundamental en todo esto, por supuesto. La vida diaria de la población más joven ha sido permeada por el mundo digital desde una edad muy temprana.
    Los hallazgos del estudio se aplican con fuerza a las redes sociales y las aplicaciones para comunicarse, pero no tanto al correo electrónico. “Los correos electrónicos son considerados como algo más profesional”, afirma Kaye.
    La investigación previa encontró que casi el 80% de las personas que participaron en el estudio usan emojis cuando envían un mensaje, mientras el 76% los utiliza en Facebook y solo el 15% lo hace en correos electrónicos.
    Evans cree que aceptar los emojis es la única opción que en un futuro tendrán las personas que quieran interactuar de manera productiva. “Alguien que no los use es alguien que no sabe comunicarse efectivamente y, por ende, que tampoco es efectivo en provocar una respuesta emocional”, dice.
    Kaye destaca el ejemplo de los sitios de citas, como Match.com, en los que los resultados de la encuesta muestran un gran éxito en encontrar pareja entre las personas que frecuentemente usan emojis en sus mensajes en línea. El mismo sondeo también encontró que los que utilizan emojis son más propensos a casarse y que el uso adecuado de los emojis también tiene sus límites.
    “Es algo que existe en este momento y la gente necesita utilizarlo”, dice.

  • Mensajes de odio inundan Twitter tras el tiroteo en un colegio en el norte de México

    Tras el tiroteo sucedido en el Colegio Americano del Noreste en Monterrey, Nuevo León, el miércoles en el que el atacante murió y cuatro personas resultaron heridas, redes sociales como Twitter y Facebook, se inundaron de mensajes relacionados al tema, aunque no todos de condolencia.
    Algunos mensajes de 140 caracteres celebraban lo ocurrido, otros eran mensajes de odio en contra de las víctimas e incluso circulaban memes haciendo bromas en torno al incidente.
    Arturo Sirgo, director de la carrera de psicología del Tecnológico de Monterrey, Campus Ciudad de México, advierte que dos de las razones por las que actualmente proliferan este tipo de mensajes es por la ambigüedad y anonimato que permiten las redes sociales, y por otro lado, por la falta de consecuencias a estas conductas en el ámbito digital.
    “La razón de la proliferación de estos mensajes, que hoy abundan debido a este lamentable incidente, es por las características del medio mismo. Al ser una red social con la posibilidad de ser anónima, accesible, inmediata y ambigua en la forma como se transmiten sus mensajes, se multiplican las posibilidades de expresar estos sentimientos sin repercusión alguna”, explica Sirgo en entrevista.
    Si bien entidades como la Policía Cibernética vigilan los delitos que ocurren en dicha red, en su marco de acción no está observar estos comportamientos o la creación de grupos específicos para el intercambio y venta de armas, drogas o asociaciones que promueven la violencia.
    Por la libertad de expresión
    Para las plataformas tecnológicas, la proliferación de este tipo de mensajes es vista como un reflejo de lo que ocurre en la sociedad actual y aunque, en ocasiones específicas, se han bloqueado cuentas bajo el argumento de creación de campañas de discursos de odio, bullying o acosos sistematizado, su postura estima que los mismos usuarios deben ayudar a moderar estos comportamientos, para así no entorpecer la libertad de expresión.
    “Vernos como sociedad en el espejo a veces da miedo, pero afortunadamente, se está discutiendo y eso al final hace que avance la opinión pública”, dijo Omar Schoijet, director de marketing analítica de Twitter México.
    María Teresa Arnal, directora general de Twitter en México, advierte que si bien el manejo de este tipo de conversaciones es algo en lo que la firma se enfoca actualmente y que es un área que merece mejora, no hay una receta para combatirlo y se debe complementar con la proactividad de los usuarios.
    Desde 2015, Twitter, cuenta con un equipo en San Francisco de alrededor de 40 organizaciones que ayudan a la firma a moldear este tipo de estrategias.
    “Tenemos un grupo de varias ONGs en un consejo de Confianza y Seguridad, que son quienes nos ayudan a guiar la estrategia. Algo claro para la compañía es que no hay un silver bullet para resolver esto; este va a ser un proceso en el que va a estar por el resto de nuestras vidas como compañía; es la evolución de la sociedad y lo que han hecho las plataformas digitales es exponenciar el comportamiento de los usuarios. Tenemos un compromiso, es importante que la gente se sienta seguro de Twitter”, explica la ejecutiva.
    Sirgo comenta que el anonimato en redes sociales como Twitter es parte del problema en la proliferación de estos mensajes, ya sea en torno a incidentes violentos o contra personas específicas o personajes públicos, ante lo que sugiere la promoción y la práctica de una mayor responsabilidad ante los comportamientos en línea.
    “Es momento de dejar de dibujar una frontera inexistente entre los dos mundos, en donde por una parte (el mundo "real", "offline") hay consecuencias claras y por otra el anonimato promueve la proliferación de discursos de odio. Padres, educadores y los mismos pares de los jóvenes debemos hacer a nuestros chicos responsables de su comportamiento en redes sociales”, dijo.

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Suscríbase gratis

Reciba mensualmente nuestro boletín por correo. Puede cancelar en cualquier momento