Sábado, 22 Septiembre 2018
BREAKING NEWS
Guarda Silencio

Guarda Silencio Destacado

El presidente Donald Trump guarda silencio sobre las acusaciones de la actriz porno Stormy Daniels.

El presidente, Donald Trump, mantuvo su largo silencio respecto a las declaraciones de la actriz porno Stormy Daniels, y dejó en manos de la Casa Blanca la respuesta a las denuncias de la intérprete sobre las amenazas que supuestamente recibió del entorno del ahora mandatario.

Trump, un ávido usuario de Twitter que disfruta de humillar a sus principales enemigos con todo tipo de ataques y motes, ha evitado hasta ahora referirse directamente a Daniels, y tampoco lo hizo un día después de que ella hablara en una entrevista sobre la relación sexual que supuestamente ambos mantuvieron en 2006. “Tantas Noticias Falsas. Nunca han sido más voluminosas ni más imprecisas. Pero a pesar de todo, ¡a nuestro país le va genial!”, escribió Trump en un tuit matutino.

El presidente no aclaró a qué se refería, aunque muchos medios interpretaron su mensaje como una reacción a la entrevista de Daniels, cuyo nombre real es Stephanie Clifford, con el programa “60 minutes” de la cadena de televisión CBS. La actriz porno denunció en ese programa que, en 2011, un hombre se le acercó en un estacionamiento de Las Vegas y le advirtió que no hablara sobre su supuesta relación sexual con Trump.

Según Daniels, el hombre en cuestión, al que no supo identificar, miró a la hija pequeña de la actriz y dijo: “Es una niña hermosa. Sería una pena que le ocurriera algo a su madre”. Daniels aseguró que el miedo a esa amenaza fue el motivo por el que, en la recta final de la campaña presidencial de 2016, firmó un contratode confidencialidad por valorde 130,000 dólares sobre suromance con Trump, un pactoque ahora ha llevado a lostribunales con el objetivo deque sea declarado nulo.

La Casa Blanca subrayó, a través de su portavoz adjunto Raj Shah, que Trump “ha negado rotunda, clara y coherentemente las denuncias” de Daniels, a pesar de que el presidente no se ha referido directamente al tema.

“El presidente no cree que ninguna de las denuncias que la señora Daniels hizo en esa entrevista fueran precisas”, aseguró Shah. El portavoz se refería tanto a la supuesta relación sexual entre ambos como a la afirmación de la actriz de que fue amenazada, y aseguró que “no hay nada que corrobore” esa última denuncia.

Shah no quiso aclarar si Trump vio la entrevista televisada, que fue todo un fenómeno en Estados Unidos y atrajo a unos 22 millones de espectadores, según las cifras de audiencia divulgadas.

El silencio de Trump podría estar relacionado con la complejidad del caso legal abierto por Daniels, quien quiere anular el acuerdo que firmó en 2016 para no hablar sobre el supuesto encuentro sexual, que a su juicio no es válido porque no tiene la firma de Trump. Fue Michael Cohen, un abogado de Trump, quien rubricó el pacto y efectuó el pago de 130,000 dólares, una transacción que ha despertado suspicacias por la posibilidad de que violara las leyes estadounidenses sobre la financiación de campañas electorales. Daniels trató de aumentar la presión contra Cohen, al enmendar su demanda contra Trump para incluir también a ese abogado, al que acusa de difamación por haber insinuado que ella miente. Lo que muchos ven como una historia frívola sobre el supuesto adulterio de Trump que en 2006 estaba casado con Melania y acababa de tener un hijo podría tener implicaciones legales, si se suma a los casos de las otras

dos mujeres que le han llevado a los tribunales.

Artículos relacionados (por etiqueta)

  • Daño Previsible

    La tormenta tropical Florence dejó muertes en la costa sureste del país debido a aquellos que desobedecieron la orden de evacuación obligatoria y dejan llevar por la impaciencia, ante el lento castigo al que el ciclón sometió a Las Carolinas.

    Más de un millón y medio de personas recibieron órdenes de evacuar sus viviendas en las costas de Carolina del Norte, Carolina del Sur y Virginia, pero muchos miles decidieron quedarse y afrontar el peligro en casa, en primera línea del frente.

    “Salgan de su camino”, alertó el presidente Donald Trump, en un vídeo especial para instar a los ciudadanos a que no “jugasen” con un ciclón que traía “enormes cantidades de agua”. A su advertencia se sumaron las de autoridades de todos los niveles del Estado, pero muchos las ignoraron. Incluso horas antes de que Florence tocase tierra como huracán de categoría 1, con vientos de más de 90 millas por hora, los equipos de emergencia tenían que salir a rescatar a personas cuyas casas habían sido inundadas en localidades costeras como New Bern, situada junto a la desembocadura de un río Neuse desbordado. Poco a poco comenzaron a llegar las noticias de los fallecimientos.

    Los primeros, una madre y su bebé a los que se les cayó un árbol en su casa de Wilmington, a pocos kilómetros de Wrightsville Beach, donde el huracán tocó tierra a primera hora del viernes.

    Después llegaron casos como el de un anciano que salió de casa a ver cómo estaban sus perros de caza, o cuatro más que murieron en unas carreteras inundadas o en choques con árboles caídos por los vientos. “No puedo decirlo más claro: las aguas están subiendo y, si no tienes cuidado, pondrás tu vida en peligro”, dijo el gobernador de Carolina del Norte, Roy Cooper.

    Esa es ahora la mayor preocupación: el desbordamiento de ríos y lagos que recogen los miles de millones de litros caídos en las últimas 72 horas en la región y que están batiendo marcas históricas de acumulación de agua. También provoca inquietud que la gente regrese a sus casas al ver que Florence se adentra en el país y desciende paulatinamente de categoría, lo que supone que pierde la fuerza de sus vientos, pero no del agua que trae consigo.

    Y, mientras siguen llegando órdenes de evacuación obligatorias, muchos residentes que se alejaron de la costa hacia el interior regresan al litoral. Da igual que alcaldes como Brenda Bethune, regidora de Myrtle Beach, en Carolina del Sur, insistan una y otra vez en que el peligro está por llegar y pidan que nadie regrese hasta que reciban la autorización para hacerlo. Sin hacer caso a los avisos, centenares de personas ya se han acercado hasta la playa a ver los destrozos que había causado la combinación del fuerte oleaje, la subida de la marea, el viento y las lluvias en Myrtle Beach, por donde Florence pasó en la madrugada del viernes.

    Uno de ellos fue el guatemalteco Sergio Abimael Tox, que llegó a EE.UU. como trabajador temporal en la cons trucción en mayo pasado y se desplazó a Myrtle Beach para hacer unas fotos y un vídeo que tranquilizasen a su familia en su país natal.

    Desoyendo las instrucciones de unos y otros, Tox quiso salir de casa para ver cómo estaban las cosas y aseguró no tener “miedo” de Florence, aunque para llegar a la playa seguramente haya tenido que cruzar puentes que pasan por ríos cada vez más revueltos.

    Poco efecto parecían tener en los residentes también las advertencias que las autoridades de la ciudad de Fayetteville, en el interior de Carolina del Norte, hicieron de que los ríos Cape Fear y Little se pueden desbordar.

    Para evitar males mayores, ordenaron la evacuación de los residentes en la ciudad, de la vecina Wade y de todo el condado de Cumberland que vivan a menos de una milla del río Cape Fear pero, escasas horas después, y según pudo comprobar, vecinos de la zona seguían acercándose a la rivera fluvial y cruzando los puentes.

  • Los huracanes

    Estados Unidos revivió el azote del Huracán Irma en 2017 mientras se aproxima Florence.

    En medio de la amenaza que representa el huracán Florence, el sureste de Estados Unidos recordó la muerte de 92 personas y la devastación de los Cayos de Florida causadas por el potente ciclón Irma, que tocó tierra hace un año en el extremo sur del país.

    Tras su paso por el Caribe, donde dejó 37 muertes directas, Irma provocó en Florida una de las mayores evacuaciones que se recuerde, con seis millones de personas que abandonaron las zonas costeras y se dirigieron hacia el norte del país. Este enorme ciclón llegó a Estados Unidos convertido en categoría 4 y la ciudad de Miami, que se encontraba en su patrón de trayectoria del Centro Nacional de Huracanes (NHC), pero, gracias a un desvío hacia el oeste de última hora, la ciudad floridana evitó males mayores.

    En cambio, Irma tocó tierra el 10 de septiembre de 2017 cerca de Cudjoe Key, en los Cayos de Florida, con vientos que rondaron los 215 kilómetros por hora (133 millas por hora), y siguió su recorrido por la costa noroeste de Florida, para luego cruzar la península y desplazarse hacia Georgia y Carolina del Sur.

    Sin embargo, Florida fue el más afectado por los vientos, marejadas, inundaciones, una veintena de tornados y apagones, que causaron al menos 77 muertes indirectas, entre ellas 12 en un centro de cuidado de adultos mayores en Hollywood, al norte de Miami, debido a la exposición al calor por falta de aire acondicionado. Los Cayos de Florida, un rosario de islas en el extremo sur del estado, se llevaron la peor tajada de destrucción y todavía se recuperan del impacto, que dejó 1.200 viviendas totalmente destruidas y otras 3.000 significativamente dañadas.

    Para responder a esos destrozos, el Gobierno federal, a través del Departamento de Vivienda, ha destinado 616 millones de dólares en subvenciones a Florida, de los cuales 90 millones de dólares están destinados la recuperación de hogares en el archipiélago. El condado de Monroe, donde están los Cayos, espera que el desembolso sea lo más pronto posible para iniciar el reemplazo, reparación y elevación de viviendas, y enfrentar mejor los huracanes y las inundaciones que traen.

    Por otro lado, hasta el pasado 4 de septiembre, los propietarios, inquilinos y dueños de negocios del condado de Monroe habían recibido más de 514 millones de dólares en fondos federales para la recuperación, según la Agencia Federal para Manejo de Emergencias (FEMA, en inglés).

    Entre tanto, la industria turística de los Cayos, que están conectados entre sí por 40 puentes, se vio obligada a grandes inversiones para revivir el motor de su economía.

    Según el Consejo de Turismo de los Cayos de Florida, el inventario de alojamiento supera ya el 90% de operaciones tras el paso de Irma.

    El estado de Florida también ha salido adelante en ese sentido, pese a la pérdida de unos 1,8 millones de visitantes debido a Irma.

    Según cifras oficiales, Florida estableció en 2017 un nuevo récord turístico con la llegada de 116,5 millones de visitantes nacionales e internacionales, un 3,6 % más que en 2016. No obstante, la recuperación ha sido más lenta para dueños de viviendas destruidas en el estado, donde sólo en el condado de Miami-Dade, el más poblado, unas 1.000 sufrieron daños importantes. Docenas de miles de afectados aún esperan de sus seguros el dinero para reparar techos, paredes e infraestructura en general afectada por los fuertes vientos, las inundaciones y la humedad. A los pocos días del paso de Irma, Florida además comenzó a recibir a miles de puertorriqueños desplazados por el huracán María -que devastó la isla y dejó 2.975 muertos. Y mientras todavía se mantienen los efectos del paso de Irma en EE.UU., Florida ya sufre las consecuencias de Florence, que ha causado ya la muerte por ahogamiento a un hombre y heridas a varias más debido al fuerte oleaje y la intensa resaca marina en las playas del condado de Volusia (costa central este del estado).

    Florence, con vientos máximos sostenidos de 105 millas por hora (165 kilómetros por hora), sigue aproximándose a las Carolinas como huracán de categoría mayor (3 o 4).

  • Escribirá su propio libro

    Donald Trump replica a Woodward sobre su gobierno

    El presidente, Donald Trump, aseguró que se encargará de "escribir el verdadero libro" sobre su Gobierno en respuesta al del prestigioso periodista Bob Woodward, muy crítico con la gestión del actual mandatario.

    "El libro de Woodward es una Broma. Solo otro ataque contra mi, es lluvia de ataques, usando fuentes desacreditadas anónimas y sin nombrar”, afirmó Trump en su cuenta de Twitter.˙

    “Muchos ya han salido a decir que las citas de ellos, como el libro son ficción. Los demócratas no pueden soportar perder. iYo escribiré el verdadero libro!”, agregó.

    Desde que se conocieron algunos extractos del libro, que llevas por titulo “Fear: Trump in the White House“ (“Miedo: Trump en la Casa Blanca”), el mandatario ha cargado de manera reiterada contra el periodista, que calificado como de “Estafa” El libro retrata una Casa Blanca “de manicomio”, sujeta al erráticoo comportamiento del mandatario. En una de las escenas descritas en el libro. Trump pidió al Pentágono un plan para lanzar un ataque militar “preventivo” sobre Corea del Norte, al tiempo que criticó el alto coste de proteger a Coread del Sur. El secretario de Defensa, James Mattis, salió “exasperado y alarmado” de una reunión con Trump˙sobre ese tema, y comentó a su círculo cercano que el mandatario había "actuado como un niño de 10 u 11 años", de acuerdo a Woodward.

    Woodward, cuyo trabajo publicado en el Washington Post sobre el caso Watergate contribuyó a la dimisión del presidente Richard Nixon (1969-1974), ha explica doque basó su libro en entrevistas con testigos de los entresijos de la Casa Blanca, que hablaron bajo condición de anonimato.

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Suscríbase gratis

Reciba mensualmente nuestro boletín por correo. Puede cancelar en cualquier momento