Miércoles, 16 Agosto 2017
BREAKING NEWS
Continúan las marchas

Continúan las marchas Destacado

Miles marchan en rechazo a las políticas del presidente de EE.UU. Donald Trump.

Continúan las inconformidades contra Donald Trump. Miles de personas, más de 10.000 según los organizadores, marcharon en Carolina del Norte para protestar contra las políticas del presidente Donald Trump y los recientes reportes de redadas en el país contra indocumentados. La onceava edición de la “Marcha Moral”, la antigua “Historic Thousands on Jones”, que congregó en la capital del estado, Raleigh, a más de 170 organizaciones estatales de derechos civiles se convirtió en un llamado a la “resistencia” por parte de activistas locales. “Debemos resistir constitucionalmente a los ataques de la administración Trump que quiere quitar todos los logros que hemos conseguido”, dijo Ana Ilarraza-Blackburn, portavoz hispana en este estado de la Asociación Nacional para el Avance de la Gente de Color (NAACP, en inglés), grupo que organiza la marcha cada año.
“Dicen que somos la minoría, pero si unimos a los latinos, musulmanes, refugiados y afroamericanos, entre otras comunidades, veremos que somos la mayoría”, agregó.
Con carteles en los que se leían “Latinos unidos en contra fel odio”, “no a las deportaciones” y “refugiados bienvenidos”; los participantes mostraron su disconformidad.

Artículos relacionados (por etiqueta)

  • Rompe Trump una tradición

    El presidente Donald Trump puso fin a una tradición de casi veinte años y no celebró en la Casa Blanca con representantes de la comunidad musulmana la cena de “iftar”, que marca el fin del ramadán. Esta es una tradición que venían celebrando anualmente los presidentes desde que en 1999 lo hizo Bill Clinton.

    El ramadán, que cae en el noveno mes del calendario lunar islámico, comenzó el 27 de mayo y concluyó a la puesta del sol del 24 de junio, que es cuando los musulmanes practicantes de todo el mundo celebran el Eid al-Fitr, la “fiesta de la ruptura del ayuno”.

    En lugar de la celebración en la Casa Blanca este año el Gobierno se limitó a la emisión de un comunicado en el que Trump, expresó su “cálida felicitación” por dicha celebración. “Los musulmanes en los Estados Unidos se unieron a los de todo el mundo durante el mes sagrado del ramadán para centrarse en actos de fe y caridad. Ahora, cuando conmemoran a Eid con sus familiares y amigos, continúan la tradición de ayudar a los vecinos y compartir el pan con gente de todas las clases sociales”, agregó.

    El anterior presidente, Barack Obama, solía invitar a la cena del fin del ayuno del ramadán a líderes musulmanes, incluidos los congresistas musulmanes. Antes que él, fueron los presidentes Bill Clinton y George W. Bush los que mantuvieron esta tradición en la Casa Blanca, aunque el primer gobernante que acogió una cena de este tipo en la Casa Blanca fue Thomas Jefferson, en 1805.

  • Exigen espeto Latino

    Más de un centenar de latinos se congregaron enfrente de la mansión del gobernador de Texas, Greg Abbott, para reclamarle un trato más respetuoso hacia la comunidad hispana, que se ha visto atacada por una polémica legislación recientemente aprobada en ese estado sureño. En la ley conocida como a prohibir las denominadas “ciudades santuario”, el mandatario texano ratificó también una enmienda que permitirá a los agentes de policía cuestionar el estatus migratorio de las personas detenidas en Texas.

    Según esta adición, muy similar a una aprobada en Arizona en 2010 conocida popularmente como “Enséñame los papeles”, las autoridades policiales podrán preguntar el estatus migratorio de las personas que, por ejemplo, detengan por un asunto de tránsito.

    “Esto no es solo un ataque hacia las personas indocumentadas, sino que también amenaza a toda la comunidad latina del estado –que representa cerca del 40 % de la población total de Texas-, que estará sujeta a preguntas de la policía por culpa de su aspecto o acento”, aseguró en declaraciones Cristina Tzintzun, directora ejecutiva de la organización hispana Jolt.

    Este grupo, con sede en Austin y que aboga por los derechos de los hispanos en el estado de la estrella solitaria, organizó una conferencia de prensa enfrente de la mansión del gobernador estatal para anunciar su plan de acción antes de que esta legislación entre en vigor el próximo 1 de septiembre, según estipulan las reglas de la sesión legislativa. Jolt tendrá el foco en ayudar a los latinos residentes en Texas a registrarse para votar, educar a la comunidad para que conozca las implicaciones de la SB4 y organizar manifestaciones y actos de “desobediencia civil” para poner el máximo de trabas posibles a la implementación de esta ley.

    El legislador estatal Rafael Anchía, que también asistió al acto, pidió a Abbott que “abriera los ojos” ante la cantidad de personas que se verán afectadas por esta ley, que permitirá también a las policías universitarias a pedir la documentación a los estudiantes que no parezcan estadounidenses. “Todos

    somos texanos y estadounidenses, sin importar lo que diga en tus papeles”, exclamó el demócrata, quién dijo estar orgulloso de que la comunidad latina se una “cada vez” que es atacada por parte de los dirigentes políticos de ese estado sureño. Para el político, esta ley representa “volver atrás en el tiempo, cuando los ataques por motivo de raza o apariencia estaban permitidos”.

    Además del representante estatal, varias personas ofrecieron su testimonio sobre cómo esta legislación afectaría a su día a día personal y al de sus familiares. Uno de ellos, Kevin Puga, estudiante universitario mexicano de 24 años dentro del Programa de Acción Diferida (DACA), lamentó que la clase política de estatal se esfuerce en aprobar leyes que discriminen a una gran parte de la población en vez de trabajar por el bien común.

    En su caso, sus padres llegaron a Estados Unidos cuando él tenía un año de vida, por lo que dijo sentirse texano “pese a quien le pese” y aseguró que luchará para movilizar la mayor cantidad posible de personas para combatir esta ley. La propuesta aprobada contra las “ciudades santuario”, que podría acarrear penas de cárcel para los sheriffs tejanos que estén a cargo de las oficinas que no cooperen con el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas.

  • Propuestas del Muro

    Cumplido el plazo para la entrega de propuestas en el proceso de licitación para la construcción del muro en la frontera con México, el presidente Donald Trump ya examina las primeras ideas presentadas. Y los proyectos son variopintos. Van desde construcciones tradicionales, similares a la muralla china, a concepciones basadas en 2.000 millas de paneles solares, un foso con desechos radioactivos y hasta una pared de hielo, inspirada en la popular serie de televisión “Juego de Tronos”.

    En una vertiente más amigable, una arquitecta venezolana ha propuesto un “anti-muro” y el aprovechamiento del espacio común entre los dos países para brindar oportunidades de desarrollo que amortigüen la migración indocumentada

    desde México.

    Victoria Benatar, radicada en Nueva York, señaló que la frontera no debe ser una “línea virtual o tierra de nadie”, o una franja de tensiones intermitentes entre los dos países, sino un “espacio binacional” con recursos compartidos.

    En tal sentido, en lugar de un muro que refuerce la separación, Benatar propone desarrollar un área de 100 kilómetros con urbanización, infraestructura, oportunidades de empleo e innovación tecnológica para mexicanos y estadounidenses. Igualmente, un grupo de arquitectos mexicanos y estadounidenses propone el proyecto “Otra nación: la última frontera”, el cual en lugar de un muro sugiere construir “el corredor de transporte más rápido y sustentable” del mundo. A partir de San Diego/Tijuana, un tren eléctrico y futurístico recorrería vías elevadas sobre una franja de territorio auto gestionado,

    donde ciudadanos de los dos países podrían vivir en libertad y armonía, de acuerdo a los planteamientos de esta idea. Trump declaró recientemente que ya vio por lo menos diez diseños, sin dar detalles sobre ellos, y aseguró que se ha involucrado personalmente en la concreción de una de sus principales promesas de campaña. “Voy a construir el muro, 100 %, y quiero ver más diseños (son más de 400) para tomar una decisión muy pronto”, prometió el presidente.

    La idea, sin embargo, plantea dudas logísticas debido a las dimensiones de la obra así como por el coste, que podría triplicar el presupuesto inicial de 12.000 millones de dólares que estimó el Departamento de Seguridad Nacional (DHS).

    De acuerdo a la convocatoria del proceso de licitación, el muro, que se construiría en tres etapas y demandaría tres años y medio de trabajo, tendrá unos 30 pies (más de 9 metros) de altura, a fin de que no pueda ser escalado, y deberá ser resistente a daños intencionados. Para construir el “gran muro” prometido por Trump, la empresa Crisis Resolution Security Services, de Clarence (Illinois), se inspiró en la gran muralla china y propuso una doble pared de cemento de 26 pies de altura, con un terraplén en el medio.

    Sobre la pared se construiría una senda peatonal que podría ser transitada por

    turistas, a pie o en bicicleta, y también, por supuesto, por guardias de la Patrulla Fronteriza.

    Concrete Contractors Interstate, de Poway (California), quiere construir una pared de cemento, que sería decorada a ambos lados; Tridipanel, de Carlsbad (California), propone un muro de cemento liviano, pero que puede soportar un peso de 100 toneladas, y que sería resistente al fuego y tornados. Thomas E. Gleason, de la empresa Gleason Partners de Las Vegas (Nevada), dijo que el muro debe ser modular y fácil de construir y propuso que las partes sean cubiertas además por paneles solares que aprovecharían las vastas extensiones desértica.

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Suscríbase gratis

Reciba mensualmente nuestro boletín por correo. Puede cancelar en cualquier momento