Martes, 20 Febrero 2018
BREAKING NEWS
La depresión entre las adolescentes sigue aumentando y la mayoría no recibe tratamiento

La depresión entre las adolescentes sigue aumentando y la mayoría no recibe tratamiento

Ha habido un aumento significativo en la prevalencia de depresión clínica entre adolescentes y adultos jóvenes en los últimos años y la problemática tendencia puede ser más fuerte entre las adolescentes, según un nuevo estudio.
Sin embargo, el número de adolescentes que reciben tratamiento no parece seguir la misma tendencia, según sugiere el estudio publicado en la revista Pediatrics este lunes.
“Aunque un reciente equipo especial federal recomendó analizar la depresión en personas jóvenes entre 12 y 18 años, esta búsqueda está lejos de ser universal”, dijo el doctor Mark Olfson, profesor de psiquiatría en el Centro Médico de la Universidad de Columbia y coautor del estudio. “El nuevo estudio resalta que la mayoría de adolescentes con depresión no recibe tratamiento para sus síntomas y subraya la necesidad de aumentar la atención a esta condición”.
El grupo de Trabajo Nacional de Servicios Preventivos recomendó en febrero que todos los médicos de atención primaria, incluyendo los pediatras y médicos familiares, deberían examinar rutinariamente si los adolescentes tenían depresión.
El nuevo estudio incluye información de episodios mayores de depresión y tratamiento para esta enfermedad de 2005 a 2014, entre 173.495 adolescentes y 178.755 jóvenes adultos en todo Estados Unidos.
Los adolescentes estaban entre los 12 y los 17 años y los adultos jóvenes, entre los 18 y 25 años cuando la información fue recolectada. Los datos provienen de las Encuestas Nacionales sobre uso de Drogas y Salud.
Luego de analizar la información, los investigadores descubrieron que la prevalencia de episodios depresivos mayores en un periodo de 12 meses incrementó entre las adolescentes en un 13% en 2005 y cerca de un 17% en 2014. El incremento fue mucho menor entre niños, aumentando en un 4% en 2005 y cerca del 6% en 2014.
Depresión en aumento; las adolescentes en riesgo
¿Por qué la depresión está aumentando más rápido entre niñas adolescentes que entre niños? Se necesita más investigación para encontrar una respuesta definitiva, dice Olfson.
“Aunque no es posible determinar las razones para esta diferencia, el ciberacoso puede jugar un papel en esto. Experiencias negativas de mensajes de texto parecen ser la razón más común en niñas que en niños y han sido vinculadas con un estado depresivo”, dice el investigador.
El acoso ha sido llamado “un problema mayor de salud pública” según un reporte dado a conocer en mayo por la Academia Nacional de las Ciencias, Ingeniería y Medicina. Adicionalmente, las adolescentes pueden enfrentar más estrés interpersonal —como por ejemplo pelear con un miembro de la familia o un amigo— que los niños, poniéndolas en un gran riesgo de depresión, según una investigación separada publicada en la revista Clinical Psychological Science en 2014.
La investigación involucró a 382 adolescentes a quienes se les pidió que completaran evaluaciones sobre sus pensamientos, eventos estresantes de su vida y síntomas de depresión. Los adolescentes completaron una evaluación inicial y luego tres de seguimiento, todas estas con siete meses de diferencia.
“Este es el primer estudio para demostrar el camino secuencial a través del cual una mayor exposición al estrés y a niveles prospectivos de meditación explican la diferencia de los síntomas de depresión entre ambos sexos en los adolescentes”, escribieron los investigadores en la revista Clinical Psychological Science.
Más jóvenes con depresión sin tratamiento
Según el nuevo estudio publicado en Pediatrics, la prevalencia de mayores episodios de depresión en general aumentó del 9% en 2005 a cerca del 11% en 2014 en los adolescentes y del 9% a un 10% en jóvenes adultos.
“A pesar del aumento de la depresión entre adolescentes, la proporción de quienes recibieron tratamiento cambió poco. Esto significa que hay un número más grande de adolescentes deprimidos que no están recibiendo tratamiento. Hay que tener más claridad para mejorar el acceso al cuidado de la depresión para gente joven en Estados Unidos”, dijo Olfson.
Un comentario editorial que acompañó la publicación del estudio, instó a priorizar la depresión juvenil en Estados Unidos.
“Las causas detrás del aumento en la depresión de los adolescentes debe ser investigado científicamente”, escribieron los doctores Anne Glowinski, profesora de psiquiatría médica en la Universidad de Washington en Saint Louis, y Giuseppe D’Amelio, estudiante de medicina de esa universidad, coautores del editorial.
“El otro problema, el del incremento de la depresión juvenil no tratada, nos afecta a todos en un momento en el que el suicidio es la segunda causa de muerte entre adolescentes entre los 15 y los 19 años”, dice la editorial.
“La depresión es una amenaza mortal y creciente para nuestra población de adolescentes en Estados Unidos”.

Artículos relacionados (por etiqueta)

  • Venden muerte

    Se comete un crimen cada media hora con un arma de Estados Unidos. en países cercanos

    Un arma procedente de Estados Unidos se utilizó en un crimen cometido en los países cercanos cada 31 minutos entre 2014 y 2016, según un informe publicado por el Center for American Progress.

    El estudio pone de manifiesto la incidencia de las armas de fuego que tienen su origen en Estados Unidos sobre la actividad criminal de 15 países del entorno, concretamente de las regiones de Norteamérica, Centroamérica y el Caribe. El centro apunta la laxitud y la debilidad de las regulaciones en esta materia por parte de Estados Unidos -más relajadas que en otros Estados del entorno-, así como el elevado inventario de armas de fuego existente en el país.

    Estos dos factores son calificados como “contribuyentes clave” en el flujo de armas a través de las fronteras de EE.UU., según refleja el trabajo, titulado “Más allá de nuestras fronteras: cómo la débil regulación de armas de EE.UU. contribuye al crimen violento en el extranjero”.

    En este sentido, cifra en 50.133 el número de armas que fueron recuperadas a causa de investigaciones criminales en estos países durante el período de 2014 a 2016.

    El trabajo también enfatiza que una gran parte de estas armas fueron legalmente exportadas, ya que Estados Unidos es uno de los principales vendedores de estos artículos a nivel mundial, con un promedio de casi 300.000 unidades al año, según las estimaciones recogidas en el texto. En algunos de estos países se recolectaron más armas que en muchos estados estadounidenses; es el caso de México, donde entre 2014 y 2016 se obtuvieron 33.000 armas de esta procedencia, una cantidad superior a la de todos los estados durante ese periodo, a excepción de California, Florida y Texas. En ese lapso, las autoridades de Canadá y El Salvador se hicieron con más armas estadounidenses que 20 estados del país. Entre 2011 y 2016, en México fueron recuperadas más de 106.000 armas involucradas en crímenes, de las que el 70 % procedían de los Estados Unidos, según los datos del Buró de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos.

    Sin embargo, éstas solo representan parte de la cuantía que realmente cruza la frontera sur, ya que solo recoge las que fueron obtenidas durante investigaciones criminales y que fueron remitidas a la ATF para su rastreo.

    Las estimaciones manejadas en el informe cifran en 213.000 la cantidad de armas que pasan de Estados Unidos a México cada año ilegalmente.

    De las armas procedentes de territorio estadounidense que fueron recogidas entre 2009 y 2014 en México, la mayoría provenían de tres estados sureños: Texas (41 %), California (19 %) y Arizona (15 %). Precisamente, México alcanzó en 2017 el nivel más alto de homicidios de los últimos 20 años con una proporción de 20,5 asesinatos por cada 100.000 personas; en 1997, el 15 % de estos eran cometidos con armas de fuego, mientras que en 2017 la cifra fue del 66 %.

    Pero el flujo de armas estadounidenses no solo se dirige hacia el sur y de las 8.700 recolectadas en Canadá entre 2011 y 2016, el 98,5 por ciento eran originarias de EE.UU.

    En Centroamérica, entre 2014 y 2016 resaltan los casos de Panamá, donde un 47 % de las recuperadas en crímenes fueron compradas en EE.UU.; en El Salvador, el 49; en Honduras la cifra fue del 45 %.

    El trabajo también esboza una serie de recomendaciones con objeto de evitar que estas prácticas prevalezcan, controlando la venta y compra.

  • Resistencia Viva

    La resistencia contra el presidente Donald trump celebró un año con la “marcha de las mujeres.”

    El sombrero rosa que llenó las calles de EE.UU. hace un año en la “Marcha de las Mujeres” es hoy el símbolo de un movimiento de resistencia social al presidente Donald Trump que promete batalla en las próximas elecciones legislativas.
    Aquel momento histórico mutó enseguida en un movimiento que, como aquella marcha, congrega a mujeres y hombres alarmados por las políticas de Trump contra los inmigrantes, los derechos. reproductivos, el medioambiente o la cobertura sanitaria.
    En los primeros meses de Trump en la Casa Blanca, casi cada n de semana había una manifestación por alguno de esos temas, una movilización social que el país no vivía desde las protestas contra la Guerra de Vietnam de los años sesenta y setenta, ni siquiera en la convulsa era de George W. Bush. Uno de los momentos más impresionantes fue la inmediata y masiva respuesta al veto migratorio contra varios países de mayoría musulmana: miles de manifestantes y abogados inundaron los aeropuertos en medio del caos que provocó la medida. La movilización siguió con toda su fuerza en los días y meses siguientes: contra la conformación de Jeff Sessions como scal general, contra la construcción de un oleoducto en Dakota del Norte, contra las políticas antimusulmanes o contra los intentos de derogar la reforma sanitaria del expresidente Barack Obama.
    El país también supo lo que es vivir un día sin inmigrantes y otro sin mujeres, dos jornadas de huelga para visualizar la gran contribución social delos dos colectivos más atacados retórica y políticamente por Trump. Los estadounidenses perfeccionaron el arte de la pancarta y el grito comunitario en marchas multitudinarias por la ciencia y la justicia social o contra la falta de control sobre las armas y la ambigüedad de Trump hacia los grupos supremacistas.
    El 12 de agosto, la resistencia salió a la calle en Charlottesville (Virginia) en rechazo a las marchas de grupos neonazis llegados a esa progresista ciudad universitaria para protestar por la retirada de una estatua en honor al bando confederado de la guerra civil, formado por los estados secesionistas favorables a la esclavitud y perdedor de la contienda. La jornada terminó en tragedia: un joven blanco neonazi arrolló con su automóvil a los manifestantes antifascistas, matando a una chica e hiriendo a 20 personas. Una frase de la víctima, Heather Heyer, se convirtió en uno de los lemas de la resistencia a Trump: “si no estás indignado, no estás prestando atención”. Los últimos doce meses no han dado tregua al enfado social: el curso comenzó con Trump poniendo n al programa (DACA, acción diferida para los llegados en la infancia) que protege de la deportación a unos 800.000 jóvenes indocumentados. Para estos “soñadores”, como se les conoce, la esperanza es que un juez federal ha bloqueado temporalmente la medida.
    Algunos analistas atribuyen también el gran despegue de la campaña contra el acoso y el abuso sexual “Me too” (“Yo también”), fundada hace 10 años, al clima de movilización social en el Estados Uni- dos de Trump, un presiden- te acusado por varias mujeres de conducta inapropiada y que afirmó que con las mujeres “puedes hacer cualquier cosa”, como “agarrarlas por el coño”.

  • Persiguen libros

    El presidente Donald Trump y sus asesores insisten en su campaña contra el libro “Fire and Fury”

    El presidente Donald Trump, y sus asesores insisten en su campaña contra el incendiario libro “Fire and Fury” (“Fuego y Furia”), de Michael Wolff, que describe un equipo del mandatario dudoso de su capacidad para gobernar.
    “He tenido que aguantar las noticias falsas desde el día que anuncié que competiría por la Presidencia. Ahora tengo que aguantar un libro falso, escrito por un autor totalmente desacreditado. Ronald Reagan tuvo el mismo problema y lo manejó muy bien. ¡Yo haré lo mismo!”, escribió Trump en su cuenta de Twitter.

    Tanto Trump como sus portavoces llevan toda la semana atacando duramente al autor y a su libro, que ha reabierto en el país. el debate sobre la salud mental del presidente y su capacidad para estar al frente de la Casa Blanca.

    Uno de sus asesores más cercanos, Stephen Miller, volvió a la carga en una combativa entrevista en CNN que terminó con el presentador Jake Tapper cortándola abruptamente ante la beligerancia con la que respondía y su insistencia en presentar a Trump como “un genio político”.

    El presidente revolucionó Twitter y las tertulias políticas al entrar de lleno en el debate sobre su salud mental e inteligencia definiéndose como “un genio muy estable” y “realmente listo”.

    Miller fue especialmente duro con el exestratega jefe de la Casa Blanca Steve Bannon, con quien el presidente rompió relaciones recientemente tras aparecer citado en el libro de Wolff criticando a su primogénito, Donald Jr, por una reunión con un grupo de rusos. “Es trágico y desafortunado que Steve haga estos comentarios grotescos tan alejados de la realidad y obviamente tan vengativos”, dijo Miller, para subrayar que el papel de Bannon en la Casa Blanca “se ha exagerado mucho”.

    Trump volvió a Washington tras sus reuniones en el retiro presidencial de Camp David (Maryland), donde le acompañaron legisladores destacados y parte de su gabinete, con la gran ausencia del fiscal general, Jeff Sessions, al que varios republicanos en el Congreso piden que renuncie por su recusación en la investigación de la trama rusa. No obstante, Trump aseguró en una rueda de prensa que Sessions tiene su apoyo, tras ser preguntado al respecto, y explicó en Twitter que las reuniones con su equipo han sido provechosas y han incluido temas como “la seguridad fronteriza, el desesperadamente necesitado muro, el creciente problema de los opiáceos y drogas, infraestructuras, defensa, presupuesto, comercio y DACA”. El presidente está en negociaciones bipartidistas con el Congreso en las que insiste en vincular la solución a los jóvenes indocumentados del suspendido programa DACA (Acción diferida para los jóvenes llegados en la infancia) a medidas inaceptables para los demócratas como la dotación de 18.000 millones de dólares para construir el muro fronterizo con México.

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Suscríbase gratis

Reciba mensualmente nuestro boletín por correo. Puede cancelar en cualquier momento