Miércoles, 25 Abril 2018
BREAKING NEWS
La depresión entre las adolescentes sigue aumentando y la mayoría no recibe tratamiento

La depresión entre las adolescentes sigue aumentando y la mayoría no recibe tratamiento

Ha habido un aumento significativo en la prevalencia de depresión clínica entre adolescentes y adultos jóvenes en los últimos años y la problemática tendencia puede ser más fuerte entre las adolescentes, según un nuevo estudio.
Sin embargo, el número de adolescentes que reciben tratamiento no parece seguir la misma tendencia, según sugiere el estudio publicado en la revista Pediatrics este lunes.
“Aunque un reciente equipo especial federal recomendó analizar la depresión en personas jóvenes entre 12 y 18 años, esta búsqueda está lejos de ser universal”, dijo el doctor Mark Olfson, profesor de psiquiatría en el Centro Médico de la Universidad de Columbia y coautor del estudio. “El nuevo estudio resalta que la mayoría de adolescentes con depresión no recibe tratamiento para sus síntomas y subraya la necesidad de aumentar la atención a esta condición”.
El grupo de Trabajo Nacional de Servicios Preventivos recomendó en febrero que todos los médicos de atención primaria, incluyendo los pediatras y médicos familiares, deberían examinar rutinariamente si los adolescentes tenían depresión.
El nuevo estudio incluye información de episodios mayores de depresión y tratamiento para esta enfermedad de 2005 a 2014, entre 173.495 adolescentes y 178.755 jóvenes adultos en todo Estados Unidos.
Los adolescentes estaban entre los 12 y los 17 años y los adultos jóvenes, entre los 18 y 25 años cuando la información fue recolectada. Los datos provienen de las Encuestas Nacionales sobre uso de Drogas y Salud.
Luego de analizar la información, los investigadores descubrieron que la prevalencia de episodios depresivos mayores en un periodo de 12 meses incrementó entre las adolescentes en un 13% en 2005 y cerca de un 17% en 2014. El incremento fue mucho menor entre niños, aumentando en un 4% en 2005 y cerca del 6% en 2014.
Depresión en aumento; las adolescentes en riesgo
¿Por qué la depresión está aumentando más rápido entre niñas adolescentes que entre niños? Se necesita más investigación para encontrar una respuesta definitiva, dice Olfson.
“Aunque no es posible determinar las razones para esta diferencia, el ciberacoso puede jugar un papel en esto. Experiencias negativas de mensajes de texto parecen ser la razón más común en niñas que en niños y han sido vinculadas con un estado depresivo”, dice el investigador.
El acoso ha sido llamado “un problema mayor de salud pública” según un reporte dado a conocer en mayo por la Academia Nacional de las Ciencias, Ingeniería y Medicina. Adicionalmente, las adolescentes pueden enfrentar más estrés interpersonal —como por ejemplo pelear con un miembro de la familia o un amigo— que los niños, poniéndolas en un gran riesgo de depresión, según una investigación separada publicada en la revista Clinical Psychological Science en 2014.
La investigación involucró a 382 adolescentes a quienes se les pidió que completaran evaluaciones sobre sus pensamientos, eventos estresantes de su vida y síntomas de depresión. Los adolescentes completaron una evaluación inicial y luego tres de seguimiento, todas estas con siete meses de diferencia.
“Este es el primer estudio para demostrar el camino secuencial a través del cual una mayor exposición al estrés y a niveles prospectivos de meditación explican la diferencia de los síntomas de depresión entre ambos sexos en los adolescentes”, escribieron los investigadores en la revista Clinical Psychological Science.
Más jóvenes con depresión sin tratamiento
Según el nuevo estudio publicado en Pediatrics, la prevalencia de mayores episodios de depresión en general aumentó del 9% en 2005 a cerca del 11% en 2014 en los adolescentes y del 9% a un 10% en jóvenes adultos.
“A pesar del aumento de la depresión entre adolescentes, la proporción de quienes recibieron tratamiento cambió poco. Esto significa que hay un número más grande de adolescentes deprimidos que no están recibiendo tratamiento. Hay que tener más claridad para mejorar el acceso al cuidado de la depresión para gente joven en Estados Unidos”, dijo Olfson.
Un comentario editorial que acompañó la publicación del estudio, instó a priorizar la depresión juvenil en Estados Unidos.
“Las causas detrás del aumento en la depresión de los adolescentes debe ser investigado científicamente”, escribieron los doctores Anne Glowinski, profesora de psiquiatría médica en la Universidad de Washington en Saint Louis, y Giuseppe D’Amelio, estudiante de medicina de esa universidad, coautores del editorial.
“El otro problema, el del incremento de la depresión juvenil no tratada, nos afecta a todos en un momento en el que el suicidio es la segunda causa de muerte entre adolescentes entre los 15 y los 19 años”, dice la editorial.
“La depresión es una amenaza mortal y creciente para nuestra población de adolescentes en Estados Unidos”.

Artículos relacionados (por etiqueta)

  • Gobierno Inmoral

    James Comey Considera que Trump no está “moralmente Capacitado para ser presidente.”

    El exdirector del FBI James Comey dijo creer que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, no está “moralmente” capacitado para ocupar el cargo y afirmó que algunos aspectos de la actual Administración le recuerdan a las formas empleadas por la ma a. “Sí, pero no de la manera en que generalmente hablan sobre el tema. No creo que no esté médicamente capacitado para ser presidente, creo que no está moralmente capacitado para ser presidente”, dijo Comey en una entrevista.
    El exfuncionario se despachó así cuando se le pidió su opinión sobre la posible incapacitación del presidente, un tema que en los últimos meses ha ganado adeptos en parte de la clase política de Washington, que ve en las habituales salidas de tono del presidente indicios de una posible enfermedad mental.
    La entrevista, de la cual ya se habían divulgado diversos extractos a lo largo de los últimos días, había levantado una gran expectación por algunas de las declaraciones del ex número uno del Buró Federal de Investigación (FBI), como aquellas en las que Comey compara al mandatario con un jefe de la ma a.
    “Esa cultura de liderazgo me viene constantemente a la mente cuando pienso en la Administración Trump”, dijo Comey en referencia a los comienzos de su carrera cuando combatía el crimen organizado en Nueva York.
    Este tipo de afirmaciones han provocado la ira del mandatario, quien no ha dudado en utilizar su cuenta personal de Twitter para tildar a Comey de “soplón”, “mentiroso” y “poco inteligente”. En todo caso, este parece ser apenas un episodio más en la ya de por sí tensa relación que mantienen Trump y Comey, y que alcanzó su momento crítico en abril del año pasado cuando el mandatario despidió al funcionario por, según apuntaron diversos medios, su labor al frente de la investigación de la llamada ‘trama rusa’. “Creí que era una locura el despedirme”, sostuvo Comey al recordar una decisión que, según dijo, le pilló por sorpresa y que fue interpretada por parte de la población estadounidense como una maniobra de Trump para poner n a las investigaciones.
    Actualmente, el despido de Comey es investigado como un posible intento de obstrucción a la justicia por parte del scal especial Robert Mueller, que tras la expulsión
    de Comey pasó a liderar las pesquisas sobre los supuestos lazos entre el Kremlin y Trump. Durante la entrevista, que forma parte de la campaña de promoción del libro autobiográfico “A higher loyalty” (“Una lealtad superior”), que saldrá a la venta esta semana, Comey volvió a insistir que Trump le exigió lealtad, al igual que hizo cuando fue llamado a declarar ante el congreso en junio del año pasado.
    “Puede que hubiera sido mejor darle una contestación más explícita, tipo ‘señor, no puedo prometerle lealtad’. Pero en ese momento, francamente, no se me ocurrió. Y a lo mejor no tuve el valor de hacerlo. Quería terminar la conversación sin verme comprometido”, explicó.
    De hecho, según contó el ahora escritor, la posible connivencia entre la campaña del ahora presidente y Moscú ha sido una sombra que se cernió en la relación entre ambos desde el mismo día en que se conocieron. De acuerdo con el exdirector del FBI durante ese primer encuentro, en el que según bromeó le llamó la atención el laborioso corte de pelo del mandatario, ambos debían abordar dicha investigación. Uno de los puntos de más complicados de tratar con el presidente, dijo, era el contenido del llamado expediente Steele, resultado de una investigación del ex espía británico Christopher Steele, financiado por el Partido Demócrata y en el cual se afirmaba que Trump había recurrido a los servicios de prostitutas en Moscú en 2013. “Me preguntó: ‘¿acaso te parezco el tipo de persona que necesita contratar prostitutas?’”, sostuvo Comey, quien aseguró no saber si es cierta otro de los puntos más controvertidos del dossier, aquel en el que se afirma que Trump instó a las meretrices a orinar sobre la cama del hotel por ser la misma en la que había dormido Barack Obama tiempo atrás.

  • Poder y Justicia

    La abogada Gloria Allred, la pesadilla del acosador cuarenta años antes del #Metoo.
    “El poder solo entiende de poder”. Así ve la abogacía Gloria Allred, una septuagenaria feminista que hace 40 años comprendió que para combatir al patriarcado y a los acosadores sexuales era necesaria una posición de autoridad.
    Donald Trump, Bill Cosby, Roman Polanski, Harvey Weinstein y O.J. Simpson son algunos de los personajes contra los que Allred ha peleado por discriminación, acoso, abuso o asesinato en su carrera con una e caz aleación de relaciones públicas y Derecho, ahora recogida en el documental de Netflix “Viendo a Allred”. Allred, de 77 años, tenía claro que para hacer frente a hombres de tal relevancia mediática necesitaba todas las herramientas posibles: de explotar la televisión a utilizar una guía telefónica como podio para no mostrar su baja estatura ante las cámaras.
    Ella fue víctima de una violación en México, cuando disfrutaba de un viaje con una amiga con poco más de 20 años. Entonces, quedó embarazada y se vio obligada a abortar de forma clandestina en unos EE.UU. donde el aborto estaba penado no se despenalizó hasta 1973-.
    Desangrándose y con altas fiebres, Allred, que ya tenía una hija de su primer matrimonio, fue llevada a un hospital, donde viviría el que define como peor momento de su vida: cuando la enfermera que le atendía mientras ella desfallecía le dijo “Así aprendes la lección”. Esa experiencia no solo marcaría su devenir personal, sino también el rumbo de la vida profesional de una de las abogadas más mediáticas de Estados Unidos, que se pasó a la defensa de los derechos de las mujeres tras haber sido profesora de un instituto.
    Combativa desde sus clases de Derecho en la Universidad de Loyola, en Los Ángeles, la controvertida abogada pronto se acercó al mundo de las libertades civiles y comenzó a alcanzar relevancia mediática en defensa de las mujeres y del colectivo LGTB.
    Su primer salto a la televisión se produjo cuando, como una de las portavoces de la Organización Nacional de Mujeres, presionó para que el gobernador de California Jerry Brown cumpliera con una de las promesas de su primera etapa (1975-1983) al frente del estado y contratara más juezas. Desde entonces, se ha involucrado desde su bufete de abogados, Allred, Maroko & Goldberg, en causas de injusticia social como la de decenas de víctimas de supuestos abusos de Bill Cosby, icono de la cultura popular de EE.UU., entre las que muchas vieron como la prescripción de los delitos impedía tomar acciones legales. En ese momento, salió frente a las cámaras llevando de la mano a las víctimas para que contaran su historia
    y convertir así un imposible litigioso en un juicio de opinión pública que sirviera de presión para cambiar el marco legal. Esta práctica es uno de los aspectos que ha diferenciado a Allred en su carrera, en la que ha buscado alternativas cuando la vía judicial no era factible y ha ido intercambiando abogacía, activismo y televisión según convenía en cada caso.
    El personaje de Allred, que ha sido delegada demócrata y defensora acérrima de Hillary Clinton, también llegó a series animadas de televisión como “Los Simpsons” o “South Park”, en las que ha sido caricaturizada gritando sin sentido consignas como “¡abuso, eso es abuso!” y “¡homofobia!”. Además de haber defendido temporalmente a alguna de las mujeres que acusan al ahora presidente de EE.UU., Donald Trump, de haberlas acosado, Allred también representó en 2012 a la modelo transgénero Jenna Talackova, a la que el magnate le había prohibido concursar en su certamen de Miss Universo, pero que nalmente pudo des lar.
    La abogada argumentó entonces que Talackova no había pedido a Trump ninguna prueba de que fuera hombre, a lo que este contestó de forma peculiar: “Creo que Gloria estaría muy impresionada conmigo, de verdad”, dijo en televisión en referencia a sus genitales, antes de preguntarse en Twitter si Allred era un hombre o una mujer.
    Allred ha estado supuestamente implicada en la redacción de un acuerdo de confidencialidad que afectaba a una de las más de cien jóvenes que fueron víctimas.

  • Guarda Silencio

    El presidente Donald Trump guarda silencio sobre las acusaciones de la actriz porno Stormy Daniels.

    El presidente, Donald Trump, mantuvo su largo silencio respecto a las declaraciones de la actriz porno Stormy Daniels, y dejó en manos de la Casa Blanca la respuesta a las denuncias de la intérprete sobre las amenazas que supuestamente recibió del entorno del ahora mandatario.

    Trump, un ávido usuario de Twitter que disfruta de humillar a sus principales enemigos con todo tipo de ataques y motes, ha evitado hasta ahora referirse directamente a Daniels, y tampoco lo hizo un día después de que ella hablara en una entrevista sobre la relación sexual que supuestamente ambos mantuvieron en 2006. “Tantas Noticias Falsas. Nunca han sido más voluminosas ni más imprecisas. Pero a pesar de todo, ¡a nuestro país le va genial!”, escribió Trump en un tuit matutino.

    El presidente no aclaró a qué se refería, aunque muchos medios interpretaron su mensaje como una reacción a la entrevista de Daniels, cuyo nombre real es Stephanie Clifford, con el programa “60 minutes” de la cadena de televisión CBS. La actriz porno denunció en ese programa que, en 2011, un hombre se le acercó en un estacionamiento de Las Vegas y le advirtió que no hablara sobre su supuesta relación sexual con Trump.

    Según Daniels, el hombre en cuestión, al que no supo identificar, miró a la hija pequeña de la actriz y dijo: “Es una niña hermosa. Sería una pena que le ocurriera algo a su madre”. Daniels aseguró que el miedo a esa amenaza fue el motivo por el que, en la recta final de la campaña presidencial de 2016, firmó un contratode confidencialidad por valorde 130,000 dólares sobre suromance con Trump, un pactoque ahora ha llevado a lostribunales con el objetivo deque sea declarado nulo.

    La Casa Blanca subrayó, a través de su portavoz adjunto Raj Shah, que Trump “ha negado rotunda, clara y coherentemente las denuncias” de Daniels, a pesar de que el presidente no se ha referido directamente al tema.

    “El presidente no cree que ninguna de las denuncias que la señora Daniels hizo en esa entrevista fueran precisas”, aseguró Shah. El portavoz se refería tanto a la supuesta relación sexual entre ambos como a la afirmación de la actriz de que fue amenazada, y aseguró que “no hay nada que corrobore” esa última denuncia.

    Shah no quiso aclarar si Trump vio la entrevista televisada, que fue todo un fenómeno en Estados Unidos y atrajo a unos 22 millones de espectadores, según las cifras de audiencia divulgadas.

    El silencio de Trump podría estar relacionado con la complejidad del caso legal abierto por Daniels, quien quiere anular el acuerdo que firmó en 2016 para no hablar sobre el supuesto encuentro sexual, que a su juicio no es válido porque no tiene la firma de Trump. Fue Michael Cohen, un abogado de Trump, quien rubricó el pacto y efectuó el pago de 130,000 dólares, una transacción que ha despertado suspicacias por la posibilidad de que violara las leyes estadounidenses sobre la financiación de campañas electorales. Daniels trató de aumentar la presión contra Cohen, al enmendar su demanda contra Trump para incluir también a ese abogado, al que acusa de difamación por haber insinuado que ella miente. Lo que muchos ven como una historia frívola sobre el supuesto adulterio de Trump que en 2006 estaba casado con Melania y acababa de tener un hijo podría tener implicaciones legales, si se suma a los casos de las otras

    dos mujeres que le han llevado a los tribunales.

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Suscríbase gratis

Reciba mensualmente nuestro boletín por correo. Puede cancelar en cualquier momento