Domingo, 25 Junio 2017
BREAKING NEWS
México dice “NO” al muro

México dice “NO” al muro Destacado

El Presidente de México aseguró que no hay forma de pagar el muro.

Por: Iris Márquez

“No hay forma” de que México pueda pagar un muro como el que plantea el republicano Donald Trump, pero cualquier decisión dentro de Estados Unidos es una decisión de su gobierno, dijo el presidente de México, Enrique Peña Nieto.
El primer mandatario destacó que la prosperidad económica y social a ambos lados de la frontera se basa en una relación firme entre México y los Estados Unidos. “La relación con Estados Unidos es de compañeros de viaje, socios estratégicos que trabajan en pos de la seguridad en América del Norte. El desarrollo, la prosperidad en Estados Unidos, se construye sobre la prosperidad de sus países vecinos”, dijo el mandatario mexicano.
“Y esto es lo que hemos construido. Y lo diré de nuevo, esto es lo que hemos estado haciendo con el gobierno de Estados Unidos. Tenemos una relación de coordinación, de colaboración y de cooperación en el ámbito de la seguridad, precisamente con el fin de tener la seguridad en México, para tener seguridad en EE.UU. y ... somos compañeros de viaje.
Somos socios estratégicos de trabajo para la seguridad en América del Norte”. En Nueva York, en junio de 2015, al tiempo que anunció su candidatura presidencial, Trump dijo: “Cuando México envía a su gente, no están enviando a lo mejor que podrían enviar. Están enviando... personas que tienen un montón de problemas, y que van a traernos esos problemas. Están trayendo drogas. Están trayendo crimen. Son violadores, y algunos, supongo, son buenas personas “. “No puedo estar de acuerdo con esa generalización de los mexicanos”, dijo Peña Nieto. “No hay manera de estar de acuerdo con comentarios como estos, que describen a todos los mexicanos de tal manera”.
Hay criminales en todos los países, dijo el mandatario mexicano, y “tenemos que luchar y aplicar todo el rigor de la ley” para llevar a esas personas ante la justicia. Sin embargo, México y Estados Unidos están “en gran parte integrados” uno con el otro.

Artículos relacionados (por etiqueta)

  • Monumento Racista

    El expresidente mexicano Vicente Fox calificó hoy el proyecto del muro fronterizo del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de monumento “racista e inútil” que será fácil de vencer para cualquiera con una simple escalera. En un vídeo difundido en las redes sociales, el expresidente (2000-2006) se dirige a Trump, a quien se refiere como “el actual presidente del Colegio Electoral de Estados Unidos”, para señalarle que el muro “no va a detener a nadie que realmente quiera cruzar la frontera, solo va a hacer a tu país más débil, más pobre y menos respetado en el resto mundo”.

    “¿Vas a construir un muro de 25.000 millones de dólares que puede ser vencido con una escalera de 25 dólares?”, preguntó Fox con sarcasmo al mostrar el dibujo de una escalera. Fox insistió en que los mexicanos no pagarán por un muro que es un “monumento estúpido, inútil y racista” y destacó que con los 25.000 millones que se asegura costará se pueden hacer mejores cosas en el mundo. Con esos fondos, se puede dar agua potable al mundo entero durante tres años, acabar con el hambre mundial durante un año, pagar a 50.000 maestros por una década o las colegiaturas a 250.000 estudiantes universitarios. “¿No es una mejor legado que un inútil muro de odio?”, preguntó Fox a Trump, a quien dijo que en lugar de agua prefiere el refresco de dieta, “que por cierto no está funcionando”.

    El expresidente mexicano comentó que las especificaciones técnicas del muro de Trump deben incluir el verse bonito del lado estadounidense, lo que lleva a preguntarse por qué los mexicanos pagarían por algo agradable”.

  • La base minera

    El hartazgo de los mineros y los trabajadores del acero dio a Donald Trump el triunfo en las elecciones y, ahora, como presidente, acude a su base más fiel para justificar decisiones tan criticadas como la de Estados Unidos del Acuerdo climático de París.

    “Fui elegido para representar a los ciudadanos de Pittsburgh, y no a los de París”, dijo Trump en una frase que resume su política para poner a “EE.UU. primero” (“America First”) y priorizar la creación de empleo en zonas industriales, como Pittsburgh, por encima de cualquier compromiso internacional.

    Trump recuperó el tono populista de sus actos de campaña y, frente a una audiencia mundial, prometió que la salida de EE.UU. del “injusto” Acuerdo de París impulsará el desarrollo de un “carbón limpio” que permitirá la creación de cientos de miles de empleos en las minas, en la industria del acero y en la del automóvil.

    “Las minas-aseguró- ya están empezando a abrir, tenemos una gran apertura

    en dos semanas, en Pensilvania, en Ohio, en Virginia Occidental, en tantos lugares. Una gran apertura de una nueva mina. Eso es inaudito. Por tantos, tantos años que no ha sucedido. Me preguntaron si iba a ir y lo voy a intentar”. No mencionó el nombre de la mina en su discurso, pero inmediatamente después los jefes de la mina Acosta hicieron oficial la invitación a Trump para su ceremonia de apertura. La mina Acosta, en el oeste de Pensilvania, creará entre 70 y 100 empleos y producirá 400.000 tonela das anuales de carbón, según la empresa Corsa Coal, propietaria del yacimiento.

    Esa pequeña creación de empleo apenas servirá para aliviar la dañada industria del carbón, que ha perdido 60.000 puestos de trabajo desde 2011, en gran medida debido al “boom” de la fractura hidráulica que ha convertido al gas natural en una alternativa mucho más barata que el carbón.

    En todo caso, el Acuerdo de París y las políticas medioambientales del expresidente Barack Obama han sido percibidos como el origen de todos los males por los habitantes del cinturón de óxido de EE.UU. (“rust belt”), el corredor desindustrializado que va de Pensilvania a Minnesota y que apoyó en masa a Trump.

    “La gente no gasta el dinero como antes, hay muchos negocios que han cerrado, casas tapiadas, la gente se va todo el tiempo a buscar otras oportunidades”, retrató en declaraciones Polly Bernard, de 61 años y que vive en Gillette, en el estado de Wyoming y apodada como “la capital de la energía de la nación”.

    La ciudad de Gillette ha visto crecer el desempleo y su tasa de pobreza por encima de la media nacional en los últimos años, alcanzado un pico del 6,2% de desempleo en junio de 2016, cuando la tasa media en Estados Unidos era del 4,9%, según datos de la Oficina de Estadísticas Laborales. Bernard encajó de mala gana las estocadas del declive. Se niega a abandonar su casa y tiene dificultades para llegar a final del mes y pagar la hipoteca. “He pasado 10 años en las minas, trabajé primero en una y luego en otra. Ganaba unos 72.000 dólares al año, más o menos. La empresa se declaró en quiebra y nos despidieron al mismo tiempo a entre 4.000 y 6.000 trabajadores.

    Eso es mucho, todo el mundo buscaba trabajo como loco y no había nada”, narró. Varios meses después del despido, Bernard consiguió un trabajo en una escuela infantil, donde gana unos 20.000 dólares al año. “Me encargo de lavar los platos. La verdad, es una lucha, una lucha continua, el dinero no es suficiente. Es una pena, es como si se estuviesen riendo de nosotros”, lamenta.

    La pérdida de capacidad adquisitiva de Bernard, su rabia y su cansancio, impulsa a Trump, quien en sus discursos pregona el comienzo de una nueva era de poder para la clase trabajadora, sometida al vendaval de la globalización.

    “¿Cuándo comenzó Estados Unidos a degradarse? ¿En qué punto empezaron a reírse de nosotros como país? Queremos un trato justo”

  • Chivas son campeones

    Fueron solamente cinco torneos los que Chivas le “regalo” a América como el club más ganador del país, porque a partir de hoy vuelven a estar empatados como los más exitosos de la Liga MX.

    El Club Deportivo Guadalajara conquistó este domingo su campeonato número 12 de la era profesional y alcanzó a las Águilas, cuyo último título data del Apertura 2014.

    Volver a alzar un título de liga fue algo que las Chivas sonaron por más de una década. Después de aquella final conquistada en el Apertura 2016 ante Toluca con base de selección como Oswaldo Sánchez, Omar Bravo, Adolfo Bautista y otros, el Rebaño jamás había vuelto a pisar la final del torneo liguero. Varios factores conjugaron en este Clausura 2017 para que Chivas, no solo volviera, sino que alzara el título y lo arrebatara precisamente al campeón, Tigres.

    Matías Almeyda es la mayor clave para conseguir este título. Almeyda encontró rápidamente la hostilidad de un medio futbolístico que le criticó antes de conocer su trabajo, por el simple hecho de que llegaba sin haber dirigido o jugado antes en el balompié mexicano. Pero a diferencia de la actitud que, por ejemplo, mostró Paco Jémez, en su primer torneo con Cruz Azul, Almeyda eligió no enganchase con las críticas y con el discurso humilde logró ir convenciendo a su grupo de jugadores y al entorno del Guadalajara de que lo suyo era un proyecto serio y con base. A lo largo de sus dos años al frente del Rebaño, el argentino fomentó la competencia interna, puso el rendimiento por encima de las jerarquías y logró que todo el plantel estuviera en estado óptimo para competir. La prueba ha sido este Clausura 2017 en el que le azotaron las lesiones y aun así pudo levantar el trofeo.

    Sin embargo, no pudo haberlo logrado sin la calidad e individualidades de sus jugadores.

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Suscríbase gratis

Reciba mensualmente nuestro boletín por correo. Puede cancelar en cualquier momento