Martes, 20 Febrero 2018
BREAKING NEWS
Lo que salió bien y lo que salió mal del acuerdo de paz de El Salvador 25 años después de su firma

Lo que salió bien y lo que salió mal del acuerdo de paz de El Salvador 25 años después de su firma

Este lunes se conmemora en El Salvador el aniversario número 25 de la firma de los Acuerdos de Paz que se firmaron en Chapultepec, México, el 16 de enero de 1992, que pusieron fin a 12 años de guerra civil en ese país.
Más de dos décadas después el de El Salvador es visto como un proceso de paz ejemplar pues no solo logró terminar con un conflicto armado que desangró al país durante más de una década, sino que logró una reconciliación política que permitió elecciones libres e incluso la llegada al poder de exguerrilleros.
Sin embargo, en el posconflicto, el acuerdo no logró pacificar al país, pues actualmente El Salvador es uno de los más violentos del mundo, según cifras del Banco Mundial y de las Naciones Unidas.
Douglass Cassel, asesor jurídico de la Comisión de la Verdad de ONU para el proceso de Paz de El Salvador y actualmente integrante del Instituto Krok de Estudios Internacionales de Paz de la Universidad de Notre Dame, analizó en CNN en Español los pros y los contras de los Acuerdos de Chapultepec, 25 años después.
Lo positivo
Según Cassel, entre los aspectos positivos de estos acuerdos hay que resaltar que se puso fin a un conflicto armado y que desde entonces no ha habido otras actividades militares en el país. Además, resalta el hecho de que dos antiguos enemigos pudieran gobernar al país en conjunto.
“Eso es raro en el mundo, ver que dos exopositores militares logran participar pacíficamente en un gobierno con elecciones democráticas”, dijo Cassel sobre el hecho de que el partido ARENA y el FMLN gobernaran en conjunto.
En El Salvador, después de la firma de los Acuerdos de Chapultepec en enero de 1992, se realizaron las primeras elecciones en el periodo de paz. Allí por primera vez participó el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) que de ser un grupo guerrillero pasó a ser un partido político luego de dejar las armas.
Dos años después de la firma de la paz, del FMLN fueron elegidos 21 de 84 parlamentarios en la Asamblea Legislativa (casi el 25%), así como 21 alcaldías, recogiendo el 21,39% del total de votos válidos en el país, según la página web de ese movimiento político.
Rubén Zamora, candidato presidencial del FMLN obtuvo el 31,6% de votos en la segunda vuelta presidencial del 34 de abril de 1994, frente al 68,3% Armando Calderon Sol del partido ARENA, según recoge la base de datos política de la Universidad de Georgetown.
Diecisiete años después, en 2009, Mauricio Funes, un candidato del FMLN, fue elegido como presidente.
Una de las firmantes de los Acuerdos de Paz de Chapultepec, Nidia Díaz, actual diputada por el FMLN, dice que la bandera de este proceso fue la participación política de los cuales todos pueden gozar ahora.
“Hay libertades que antes no se tenían. Esas libertades le permiten a la gente luchar por propósitos políticos, por las ideas. Ya nadie te va a matar, desaparecer, ni meter a la cárcel por una la idea”, le dijo Nidia Díaz a CNN en Español.
Lo negativo
¿Pero por qué a pesar de que se firmó un acuerdo de paz, el país no logró pacificarse?
Tanto Cassel como Díaz, aseguran que la falta de inclusión social fue uno de los puntos negros del posconflicto.
Cassel dice que no se tomaron “medidas efectivas para poner fin a las condiciones económicas y sociales que habían dado lugar a la guerra en un principio”.
Este hecho, añade, dio como resultado grandes problemas de pobreza y desigualdad, que han sido uno de los principales problemas de El Salvador en los últimos años.
En esto coincide Nidia Díaz —cuyo nombre original es María Marta Valladares, pero siguió usando el que era su alias como guerrillera—, pues según dice, faltó resolver el tema de la inclusión social y económica, además de fomentar la cultura de paz en el posconflicto.
“Después de la firma de los Acuerdos se vive un ambiente de libertades y derechos políticos como nunca antes, pero no por eso dejamos de tener violencia que genera la misma sociedad y la misma falta de oportunidades de un sistema económico y social”, dice.
“Hubo ausencia de fomento de valores, de principios, de solidaridad y de tolerancia; esto es un proceso que no se resuelve de la noche a la mañana”, dice Díaz. “Tenemos que fomentar una cultura de paz”.
25 años después, El Salvador aparece en el panorama mundial como el segundo más con más homicidios intencionales por cada 100.000 habitantes.
Según cifras de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito citados en un informe del Banco Mundial sobre muertes violentas, en ese país se registraron 64 homicidios intencionales por cada 100.000 habitantes en 2014.
Pero a pesar de la violencia diaria que azota al país, el jefe de la Policía Civil de El Salvador, Howard Cotto, resaltó el pasado mes de noviembre en una conferencia de prensa que el país había empezado a “recuperar la tendencia a la baja” en homicidios.
El 12 de enero El Salvador celebró que no hubiera ningún muerto violento en 24 horas.
En enero y febrero de 2016, una persona murió cada hora, según estadísticas de la policía y a final de ese año, hubo 5.278 asesinatos, 1.378 asesinatos menos de 2015.
Algunos sectores dicen que no hay mucho que celebrar, pues ahora se libra una guerra frontal contra las pandillas, grupos responsables, según las autoridades, del 90% de los asesinatos y que mantienen a El salvador como uno de los países más violentos.
Y aunque en los últimos días tres cabecillas de la Mara Salvatrucha mostraron su voluntad de negociar, según un reportaje del medio digital El Faro, el gobierno dice que no dialogará con grupos armados.
“No se puede dialogar con aquellos que mantienen una pistola, o que quieren mantener con una pistol en la cabeza al país”, dijo el vicepresidente de El Salvador, Óscar Ortiz, el pasado 11 de enero en una reunión con el Gabinete de Seguridad.
Con el fin de buscar un nuevo acuerdo para superar los principales problemas que afronta el país, el presidente Salvador Sánchez Cerén hizo un llamado este lunes durante un acto de conmemoración por los 25 años de la firma de los Acuerdos, a diferentes sectores para buscar un nuevo acuerdo para lograr un mejor país.
Sánchez Cerén admitió que aunque “aún hay una deuda en la implementación de los acuerdos de paz”, busca impulsar el espíritu de diálogo con el nuevo acuerdo país, que, según dijo este lunes, son la segunda generación de los Acuerdos de Chapultepec pero "frente a los desafíos y necesidades actuales".

Artículos relacionados (por etiqueta)

  • Camino Seguro

    La renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) avanza con “método y diálogo” y de una manera más consolidada, tras la incertidumbre que se vivió hace un año, dijo el titular de Hacienda, José Antonio González.

    La renegociación del TLCAN “va caminando, hay método y diálogo. Hace un año no sabíamos exactamente lo que iba a pasar”, dijo en rueda de prensa.

    González, acompañado del vocero de la Presidencia, Eduardo Sánchez, destacó los avances económicos, fiscales y de consolidación de la deuda en el país. Destacó que México está mucho mejor que hace un año, especialmente por el fin de la incertidumbre que generó la llegada al poder del jefe de la Casa Blanca, Donald Trump.

    “Teníamos una enorme incertidumbre de lo que iba a pasar con el TLCAN, y hoy hay método y diálogo alrededor de este tema y la negociación”, apuntó.

    Recordó que la negociación de este convenio comercial, que entró en vigor el 1994, la lleva la Secretaría de Economía junto con Relaciones Exteriores.

  • América respalda

    Los países americanos avalan a Hernández pese al duro informe de la OEA

    Juan Orlando Hernández fue investido  presidente de Honduras con el aval de la mayoría de países americanos pese al duro informe técnico de la OEA que no lo reconoce como vencedor por las irregularidades del proceso electoral.

    La misión de observación que la OEA envió a Honduras mantiene que hubo “irregularidades, errores y problemas sistémicos antes, durante y después” de los comicios del 26 de noviembre, lo que unido al “estrecho margen de los resultados” impide “tener certeza” sobre el ganador.

    La rotundidad de ese informe hizo que el secretario general de la Organización de los Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, pidiera en diciembre la repetición de las elecciones, un llamado que ignoraron países poderosos de la región como Estados Unidos, México y Colombia.

    A la vuelta de las Navidades, Almagro aumentó su presión sobre las naciones de la OEA al solicitarles que aprobaran las conclusiones de los observadores en su primera reunión del año.

    Ninguno de los países miembros -todos los del continente menos Cuba- atendió esa petición, ya que no quieren sentar el precedente de que los reportes electorales tengan que aprobarse, la costumbre es solo “tomar nota”, según explicaron fuentes presentes en las negociaciones.

    Además, decir sí a ese informe contradecía la postura expresada por la mayoría de gobiernos de la región que, salvo excepciones como Venezuela y Bolivia, ya habían reconocido y felicitado a Hernández como presidente electo legítimo. Ni siquiera los países que consideran un fraude la victoria de Hernández quisieron votar el informe, “nadie quiere que esto se le vuelva en contra, sobre todo en un año cargado de elecciones en la región”, indicaron  fuentes diplomáticas.

    “Me imagino que ninguno quiere intromisiones internacionales, pero las consecuencias de esto son graves para la región y la OEA”, dijo a Efe Adriana Beltrán, experta de la Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA).

    “Socava la labor de la OEA, de sus misiones electorales, no se le dio respaldo a un informe sumamente fuerte en señalar las múltiples irregularidades que ocurrieron en el proceso y los países reconocieron a Hernández como ganador”, señaló.

    En su opinión, “es lamentable y preocupante esta reacción de la comunidad internacional” y “el hecho de que ningún país apoyara el llamado de Almagro a nuevas elecciones”.

    Coincide con ella el presidente del Diálogo Interamericano, Michael Shifter, para quien “la falta de una respuesta efectiva y una posición fuerte sienta un precedente problemático para el resto de la región”. “Almagro estaba prácticamente solo pidiendo otras elecciones. Ningún Gobierno de la región mostró interés en presionar sobre este asunto, en fuerte contraste con lo ocurrido en el golpe de Estado de 2009 en Honduras”, apuntó. La organización Human Rights Watch (HRW) también considera “gravísimo” e “impresentable” que los países de la OEA “hagan la vista gorda” ante la crisis poselectoral hondureña.

    Jose Luis Almagro dio un discreto aval a Hernández con un breve comunicado en el que manifestaba su “firme intención de trabajar en el futuro con las autoridades electas de Honduras”, afirmó.

  • Endurece Política

    Donald Trump endurece la política con Venezuela y se aleja de cuba en su primer año.

    En solo un año en la Casa Blanca, el presidente Donald Trump ha endurecido la política con Venezuela, retrocedido en la relación con Cuba y soliviantado a un socio clave como México con su empeño en construir un muro fronterizo. Con Trump, la diplomacia y el discurso moderado de Barack Obama, han dado paso a una retórica dura y muchas veces ofensiva hacia Latinoamérica y sus inmigrantes en Estados Unidos. El magnate republicano empezó su campaña electoral en 2015 diciendo que México no envía “a su mejor gente” sino a “violadores”, “gente que trae crimen y drogas”, y mañana cumple un año en la Presidencia entre críticas por haber llamado supuestamente “agujeros de mierda” a El Salvador, Haití y los países africanos.

    Este discurso, acompañado de medidas migratorias dramáticas para la comunidad hispana, ha perjudicado notablemente la imagen de Estados Unidos en la región: su aprobación cayó del 49% en el último año de Obama al 24%, según el sondeo más reciente de Gallup.

    “La credibilidad y reputación de Estados Unidos en Latinoamérica se ha visto perjudicada en el último año”, explicó el presidente del Diálogo Interamericano, Michael Shifter, quien subraya que esos números son “especialmente malos” en México.

    El país vecino, de donde son originarias más de 36 millones de personas en EEUU, sigue siendo la diana favorita de Trump, que continúa arengando a sus seguidores con el mismo grito de guerra que le llevó a la Presidencia: “¿Quién pagará por el muro? ¡México!”.

    Además de esa retórica y de su política antinmigrante, “la nueva política hacia Cuba, la negación del cambio climático y el proteccionismo económico también han minado la imagen de EEUU en Latinoamérica”, señaló Benjamin Gedan, que fue director para Sudamérica en el Consejo de Seguridad Nacional de Obama. “El Gobierno de Trump siempre pone los intereses comerciales del país por delante de otras consideraciones. Eso es evidente en el trato descarnado hacia México, un socio económico y de seguridad clave, y en su manejo de Argentina, que se llevó la mala sorpresa de la imposición de altísimas tarifas a sus exportaciones de biodiésel”, indicó el también experto del Wilson Center. Aunque con un estilo totalmente opuesto, hay dos aspectos comunes a la política de Trump y Obama hacia Latinoamérica en los que todos los analistas consultados coinciden: ninguno de los dos la situó entre las prioridades de política exterior y ambos identificaron la crisis de Venezuela como el mayor reto regional. Trump ha intensificado la presión al Gobierno venezolano con continuas rondas de sanciones económicas individuales y también, por primera vez, financieras, pero ha evitado hasta el momento la medida más rotunda, el embargo petrolero, que reclaman algunas voces como el secretario general de la OEA.

    Venezuela ha sido desde que ganó las elecciones un tema principal de conversación con los presidentes latinoamericanos y con el español, Mariano Rajoy, y Trump ha hecho gestos simbólicos que evitó Obama como recibir en el Despacho Oval a la opositora Lilian Tintori. Detrás de ese encuentro, y de su política de mano dura hacia Caracas y La Habana, está el senador de origen cubano Marco Rubio, que ahora presiona para aplicar medidas más rigurosas ante los supuestos ataques a 24 funcionarios estadounidenses en Cuba. EE.UU. acusa al Gobierno cubano de conocer al autor de esas agresiones y no haber protegido a sus diplomáticos -algo que Cuba niega- y por eso dejó su embajada en La Habana en mínimos el pasado septiembre, al tiempo que expulsó de Washington a 17 funcionarios.

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Suscríbase gratis

Reciba mensualmente nuestro boletín por correo. Puede cancelar en cualquier momento