Martes, 23 Octubre 2018
BREAKING NEWS
En este país el libro de Hitler 'Mein Kampf' fue un bestseller en pleno 2016

En este país el libro de Hitler 'Mein Kampf' fue un bestseller en pleno 2016

En enero de 2016, el Instituto de Historia Contemporánea lanzó la primera reedición del libro de Adolfo Hitler Mein Kampf, desde la Segunda Guerra Mundial. Un año después, la editorial alemana dice que se han vendido alrededor de 85.000 copias y que la obra estuvo 35 semanas en la lista de best-sellers de no ficción de la revista Der Spiegel.
El doctor Magnus Brechtken, subdirector del Instituto de Historia Contemporánea, le explicó a CNN que la organización estaba “bastante sorprendida” por el fuerte interés que despertó el libro en Alemania.

El instituto ubicado en Munich –que ya había publicado previamente las ediciones comentadas de Los Discursos, escritos y directrices de Hitler, 1923-1933, El segundo libro de Hitler y los diarios de los nazis Joseph Goebbels y Alfred Rosenberg– aseguró que inicialmente planeaba imprimir 4.000 ejemplares de la nueva edición.
Sin embargo, poco después de anunciar el lanzamiento del libro, el instituto recibió 15.000 pedidos por adelantado.
¿Quién está comprando el libro?
Los comentarios de los distribuidores del libro sugieren que la mayoría de quienes están comprando el libro son académicos o personas con un gran interés en eventos históricos.
“Son personas que están leyendo libros históricos en general, como una biografía de Hitler o un libro sobre el Reich alemán, y que están interesadas en información básica de investigación o en un texto que no ha estado disponible en una edición crítica hasta ahora”, señaló Brechtken.

También sostuvo que los críticos preocupados por el hecho de que la nueva edición pueda incitar conductas negativas en grupos de extrema derecha no tienen de qué inquietarse.
La edición comentada dialoga con el texto original de Hitler y es la antítesis de su ideología, añadió Brechtken.
“En mi opinión, los grupos de extrema derecha están en su mayoría muy insatisfechos con el libro”, apuntó.
“No hemos tenido ninguna reacción de la extrema derecha porque no les gustó el libro. Ellos quieren el texto tal cual como estaba en la edición original: no están de acuerdo con que hayamos hecho una edición crítica, que es exactamente el punto de haberlo reeditado”, insistió el subdirector del Instituto de Historia Contemporánea.
“Las personas que tal vez quieran leer algo de Hitler nunca seguirían sus pensamientos si están leyendo nuestro libro porque deconstruimos completamente a Hitler en esta edición”, concluyó.
Antes de la reedición del libro, presidente del Consejo Central de Judíos en Alemania, el doctor Josef Schuster, aseveró en una declaración publicada en la página web que la organización “está convencida de que la propaganda de desprecio en Mein Kampf debería seguir prohibida”, pero que el grupo que dirige no se opondría “a una edición crítica que contraste las teorías racistas de Hitler con evidencias científicas, que estén a la disposición de la investigación y la enseñanza”.
El encargo del libro
Al final de la Segunda Guerra Mundial, los Aliados le transfirieron los derechos del libro al estado alemán de Baveria, con la condición de que las reimpresiones estuvieran prohibidas.
Cuando los derechos de autor del libro expiraron el 31 de diciembre de 2015, el Instituto de Historia Contemporánea decidió publicar una versión comentada para exponer las “mentiras, verdades a medias y diatribas viciadas” del régimen nazi, que condujeron a la muerte de millones de personas durante la Segunda Guerra Mundial.
Brechkten explicó que, en los 70 años que han pasado desde el acontecimiento histórico, una versión crítica con nuevas investigaciones sobre el surgimiento del nacionalsocialismo agrega un marco académico importante para estudiar el controvertido libro, dentro de un contexto mucho más amplio.
La versión original de Mein Kampf tenía alrededor de 600 páginas y exhibía una imagen estilizada de Hitler con el título escrito en letras rojas.
La edición crítica del instituto añade unas 1.300 páginas al texto original y deja de lado el diseño original.
La reimpresión del original sigue siendo ilegal
Hitler escribió Mein Kampf, que significa “Mi lucha” en alemán, en dos volúmenes entre 1924 y 1926.
El primer volumen, que es bastante autobiográfico, lo escribió desde la celda de una cárcel, después de que el partido Nazi fuera prohibido tras un intento fallido de golpe de Estado.
La segunda parte, que detalla las ambiciones políticas de los nazis, fue redactaba cuando Hitler se estaba retirando.
Originalmente, se publicaron más de 12 millones de copias de este manifiesto del líder nazi, pero los ejemplares fueron quemados después de la guerra.
Sin embargo, miles de libros sobrevivieron y aún se pueden encontrar en anticuarios y librerías históricas, según informó el instituto.
El sistema de justicia de Alemania dicta que cualquier reedición o distribución de la obra original, sin los comentarios apropiados, sigue siendo ilegal.

Artículos relacionados (por etiqueta)

  • Banca Unida

    La banca y las Fintech, unidas bajo la batuta de visa para optimizar pagos.

    Visa está jugando el papel de “director de orquesta” de las “fintech”, los bancos y los comercios de Latinoamérica para el diseño de mejores sistemas de pago, expresó Arnoldo Reyes, vicepresidente de Fintech Engagement de la multinacional.

    Reyes resaltó el “robusto crecimiento” en el último año de las empresas de tecnología financiera o “fintech” en la región, que se evidencia en los más de 400 participantes que tuvo este año el concurso en Latinoamérica de Visa Everywhere Initiative (VEI), que ganó este fin de semana Culqi, una plataforma peruana de pagos en línea.

    El directivo señaló que otro buen indicador de este gran “espíritu emprendedor” son el banco digital Nubank, de Brasil, y la aplicación de entregas Rappi, de Colombia, las dos primeras empresas unicornio en América Latina, es decir, startups que ya han sido valoradas en 1.000 millones de dólares. Reyes aseguró que en este ecosistema, Visa se está acercando mucho más a las “fintech” y está jugando el papel de “director de orquesta, de traer a todos los jugadores a la mesa” como parte de su “estrategia de colaboración abierta” para crear soluciones de pagos y de comercio electrónico. Destacó además la variedad de los emprendedores latinoamericanos de las “fintech” y “startups” (empresas emergentes) que participaron en VEI este año, que este fin de semana premió en Miami al Culqi entre doce finalistas de la región.

    Según Reyes, se trata de un amplio espectro de ideas, cada una para “solucionar algo muy distinto”, como Chatty, un canal comunicación para las empresas con sus clientes utilizando la inteligencia artificial. También resaltó otras plataformas de pago por internet, como la salvadoreña Pagadito, que permite a las compañías vender y aceptar pagos por internet.

    El directivo de la multinacional de pagos dijo que el potencial de las “fintech” en la región es bastante grande porque aún está en una “edad muy temprana” y que es “esencial trabajar con todos estos emprendedores”. En ese sentido dijo que Visa juega un papel importante porque está en el “epicentro” de las instituciones financieras, los comercios y los consumidores, con los que trabaja de forma “agresiva”.

    La idea, dijo, es “cocrear las soluciones del futuro” porque al final, “cualquier tipo de empresa que se esté formando va a necesitar o tiene una transacción de pago en cualquier momento”.

    Además de Culqi, ideada por la peruana Amparo Nalvarte para facilitar pagos en Latinoamérica y el Caribe para comercios digitales de cualquier tamaño, llegaron a la final emprendimientos de Argentina, Brasil, Chile, Colombia, El Salvador y México. Para Visa, explicó Reyes, es importante continuar el diálogo e interacción con todas las empresas que han participado, no sólo con los ganadores, e instó a nuevos participantes a someter sus ideas con la premisa de que van a ser tenidas en cuenta. Precisó que más de 2.000 empresas han participado a nivel global en el programa Visa Everywhere Initiative, creado en 2015.

  • Más respeto a las decisiones

    Panamá pide soberanía a la vez que anuncia alianza con EE. UU.

    El presidente de Panamá, Juan Carlos Varela, pidió respeto a las decisiones soberanas de su país y destacó la relación histórica de cooperación con EE.UU., que llamó a consultas a su representante diplomático por los nexos entablados por el país centroamericano con China hace más de un año.

    "Respetamos las decisiones soberanas de otros países e igualmente pediremos siempre el mismo respeto a las nuestras, para continuar fortaleciendo las relaciones bilaterales y así seguir avanzado para posicionarnos como un país de unión, diálogo, consenso y de paz”, expresó Varela.

    El Gobierno del presidente Donald Trump llamó a consultas a su encargada de negocios en Panamá Roxanne Cabral, y a sus embajadores en República Dominicana, Robin Bernstein, y en El Salvador, Jean Manes, por las “recientes decisiones de dejar de reconocer a Taiwán”en favor de China. “Como país soberano tomaremos siempre nuestras decisiones de política exterior en función de los intereses de la República de Panamá. Estamos seguros además que los mejor res intereses de Panamá no riñen con los intereses de nuestros socios estratégicos”, afirmó este sábado el presidente panameño en su misiva. Recordo que Panamá "tiene una tradición histórica de 115 años con el pueblo y los gobiernos de Estados Unidos, con sus instituciones y agencias de seguridad”.

    “Hemos trabajado y seguiremos trabajando en conjunto con Estados Unidos para mantener la estabilidad política y social en la región", afirmó Varela.

  • Extrema al alza

    La extrema derecha gana fuerza en Suecia y deja el resultado de las elecciones en punto muerto.

    Suecia está sumida en incertidumbre política después de que las principales coaliciones de centro no consiguieran la mayoría en las elecciones generales del domingo y de que el partido de extrema derecha anti-inmigración ganara terreno, fracturando aún más el voto.

    Se espera un largo período de disputas políticas ya que los ocho partidos que obtuvieron escaños en el parlamento intentarán construir un gobierno que funcione. O bien los bloques de centro-izquierda y centro-derecha tendrán que coordinarse para aprobar legislación, o tendrán que incumplir las promesas de no trabajar nunca con los Demócratas Suecos de extrema derecha, un partido que tiene raíces en el movimiento neonazi y que se aprovechó de los crecientes temores de migración de la nación.

    Las conversaciones serán una prueba para uno de los pocos bastiones izquierdistas que quedan en Europa, una región que se inclina más hacia la derecha después de la migración masiva de refugiados en 2015, en el momento álgido de la guerra siria y cuando los conflictos de Afganistán y partes de África han empeorado.
    Los Demócratas de Suecia, que prometieron congelar la migración y quieren sacar a la nación de la Unión Europea, ganaron terreno con el 17,6% de los votos, muy por encima del 12,9% que lograron en 2014, pero lejos del dramático aumento predicho por las encuestas.

    Su líder, Jimmie Akesson, trató las ganancias como una victoria electoral y se deleitó con su papel como hacedor de reyes.

    "Vemos que somos el ganador de esta elección, pero ahora entramos en un nuevo período de mandato y ahora vamos a tener influencia sobre la política sueca de verdad", dijo Akesson a los simpatizantes en un discurso a medida que los resultados llegaban.

    Llamó a otras partes a entablar conversaciones con los Demócratas de Suecia. Destacó al candidato de centroderecha, el líder de los moderados, Ulf Kristersson, para posibles negociaciones.

    El primer ministro sueco, Stefan Löfven, de los socialdemócratas, que lidera el bloque de centro izquierda, pidió cooperación a través de la división política y advirtió contra la posibilidad de invitar a la extrema derecha al gobierno.

    Aunque los Demócratas de Suecia no cumplieron las predicciones en las encuestas a boca de urna de que se convertiría en el segundo partido más grande de la nación, su éxito ha confirmado los temores de que la creciente oleada de extrema derecha en Europa haya llegado a Suecia, uno de los países más liberales del mundo. La inmigración se politizó mucho después de un aumento constante de llegadas de extranjeros. En 2015, Suecia, un país de 10,1 millones de personas, acogió a más de 160.000 solicitantes de asilo. El apoyo a la extrema derecha en Suecia refleja tendencias similares en otras naciones europeas. Las partes antimigrantes en Alemania, Austria, Dinamarca, Francia, Hungría, Italia y Reino Unido han logrado avances en los últimos años.

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Suscríbase gratis

Reciba mensualmente nuestro boletín por correo. Puede cancelar en cualquier momento