Lunes, 18 Octubre 2021
BREAKING NEWS
Danzando con pasión

Danzando con pasión Destacado

La vida de un artista no es fácil, puesto que, muchas veces no pueden estar presentes en los cumpleaños de sus seres queridos o inclusive, si están pasando por un momento difícil, tienen que olvidarlo por un instante y subir a los escenarios para contagiar de alegría al público que siempre está expectante a lo que ocurrirá durante la presentación.

El sacrificio de aquellos que se dedican a la música, el baile, actuación o cualquier otro tipo de arte, es grande y muchas veces no es remunerado o apreciado; sin embargo, para los que realmente aman lo que hacen, lo más importante es entregar el cien por ciento en sus actuaciones y recibir los aplausos y el apoyo de la gente. Así lo ha demostrado durante más de 20 años, Nancy Baeza, quien desde muy pequeña comenzó en el mundo de la danza folklórica y hoy en día forma parte del Ballet Folclórico Xochipilli, donde también desempeña la función de maestra para un grupo infantil.

“Recuerdo ver videos que grababa mi mamá cuando yo era una bebé, y en la mayoría de ellos me estoy moviendo al escuchar la música, así que, debo decir que el deseo de bailar surge desde ese momento. Mis padres son de Chihuahua, México, por lo que crecí escuchando la música mexicana y viendo programas de televisión donde presentaban bailes folclóricos, de este modo, comenzaba a crecer el interés por aprender danzas que plasmaran la esencia de cada estado mexicano”, aseguró Nancy Baeza, quien inició su carrera como bailarina a la edad de 4 años, cuando su madre se dio cuenta que en la Iglesia La Florecita, tenían un grupo de baile folklórico.

“Estuve un tiempo participando en la iglesia, lamentablemente el grupo de baile se desintegró y tuve que buscar otra opción, así que en la Iglesia Sagrado Corazón, había un grupo de Matachines (danza que surgió desde cientos de años antes de la llegada de los españoles a México, y que las personas que participaban en ellas, lo hacían para venerar a los dioses) por lo que me integré y estuve con ellos por 3 años. Luego formé parte de varios grupos de baile, hasta que conocí al maestro Juan Valentin Mata, quien me invitó a formar parte del Ballet Folclórico Xochipilli, al cual he pertenecido desde el 2015”, mencionó Nancy Baeza.

Aunque esta joven bailarina ha perseverado en el baile, no todo ha sido fácil, en su vida ha tenido que enfrentar retos muy difíciles que la obligaron a alejarse de la danza por un tiempo, ya que la depresión, tristeza y problemas de salud, llegaron.

“Uno de los momentos más complicados que me ha tocado vivir, fue la separación de mis padres, ya que tenía solo 9 años y para una niña de esa edad, era muy difícil comprender lo que estaba ocurriendo en el hogar, además, en aquel tiempo no era muy común ver familias separarse y mucho menos en nuestra comunidad latina, por lo que en la escuela en ocasiones, sentí que me menospreciaban o creían que era algo muy grave. A mi punto de vista, tuve que madurar pronto y asimilar lo que en ese momento estábamos pasando como familia, ya que soy la hermana mayor y tenía que ayudar a mis hermanos”, añadió Baeza, quien gracias al baile ha logrado superar los obstáculos que la vida le presenta, aún la enfermedad, ya que tiempo atrás la diagnosticaron con lupus, una enfermedad autoinmunitaria crónica y compleja que puede afectar las articulaciones, la piel, el cerebro, los pulmones, los riñones y los vasos sanguíneos; sin embargo, nada la detiene y sigue firme demostrando su pasión por el baile.

La dedicación que Nancy Baeza ha realizado por el folclore mexicano durante estos 20 años, la llevó a ser merecedora del premio NextGen Under 30, en la categoría de artes, un reconocimiento anual que premia la labor de profesionales de empresas y organizaciones, que destacan en el arte, educación, finanzas, servicio comunitario, entre otras categorías.

“Para mí es un orgullo representar a México a través del baile, nunca me he avergonzado de mis raíces y cada oportunidad que se me presenta, la aprovecho para demostrar nuestra cultura mexicana. Trato de ser un modelo a seguir no solo para mis hijos, sino para todos los niños que me ven bailar, ya que necesitamos mantener vivo nuestro folclore mexicano y eso se logra a través de la vida de cada pequeño que llega a las clases o nos mira en algun evento donde nos presentamos”, sentenció Nancy Baeza.

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Clasificados

Suscríbase gratis

Reciba mensualmente nuestro boletín por correo. Puede cancelar en cualquier momento