Sábado, 20 Enero 2018
BREAKING NEWS
Jueves, 30 Noviembre 2017 17:32

Sin riesgo y daño

Estudio refuta conexión entre autismo y riesgo de heridas.

Un estudio de la Universidad de Colorado refuta que el autismo esté entre las principales razones de riesgo de heridas moderadamente serias entre menores de cinco años, y considera que sí lo están, por el contrario, el déficit de atención y la hiperactividad.

Tras analizar los casos de 2.000 niños de todo el país, los investigadores determinaron que, a pesar de lo que comúnmente se cree, los niños con autismo no son más propensos que quienes no padecen de esa condición a sufrir de heridas que requieran atención médica, es decir, visitas a salas de emergencia u hospitalización.

A la vez, ese tipo de heridas resulta habitual entre niños con el desorden de déficit de atención e hiperactividad (ADHD, por sus siglas en inglés). Aparentemente, según los investigadores, el hecho que un 30 % de niños con autismo también padecen de ADHD habría llevado a la errónea conclusión sobre la conexión entre riesgo de heridas infantiles y autismo.

Las investigaciones se basaron en datos de unos 6.000 niños compilados durante varios años para el Estudio para Explorar el Desarrollo Temprano (SEED, en inglés) del Centro de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos.

“Los problemas de atención parecen contribuir al riesgo de heridas. La relación existente (entre autismo y ADHD) puede explicar por qué algunos estudios encontraron un riesgo más alto de heridas en niños con autis mo”, indicó la Dra. Carolyn DiGuiseppi, supervisora del nuevo estudio y profesora de epidemiología y pediatría en la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Colorado en Denver. Específicamente, DiGuiseppi y sus colaboradores de otras universidades analizaron reportes incluidos en SEED de información provista por adultos a cargo de niños de edades entre 30 y 68 meses que sufrieron heridas que necesitaron atención médica. Algunos de esos niños tienen autismo, otros padecen de desórdenes de desarrollo y otros fueron agrupados como “población en general”.

El análisis de los datos sobre las circunstancias en que resultaron heridos permitió establecer que el 32,3 % de los niños con autismo había tenido heridas, en comparación con el 30,2 % de niños en la población en general y con el 27,8 % de niños con otros desórdenes.

Pero al tener en cuenta otros elementos, como el contexto socio-demográfico, la salud, el coeficiente intelectual y las diferencias de conducta de los menores, los investigadores concluyeron que “las probabilidades de heridas en los casos de niños con autismo, aunque significativamente más altas que las del grupo de control de niños con otros desórdenes, son similares a las de los niños de

la población en general”.

En definitiva, no sería el autismo, sino otros factores, como el nivel de educación de los padres, la calidad de los cuidados maternales, los ingresos de la familia, problemas de conducta infantil o ciertas enfermedades los que generarían el riesgo de heridas.

Publicado en Salud

Cada año mueren unas 430 personas por intoxicación por Monóxido de Carbono en los Estados unidos según el CDC (Centro de Control y Prevención de Enfermedades), Alrededor de 50.000 personas van a la sala de emergencia cada año, por intoxicación accidentales con CO, todas estas problemas pueden ser prevenibles. La vida media en personas sanas que respiran aire contaminado por monóxido de carbono, varía entre 3 a 4 horas.

El monóxido de carbono es un gas venenoso, sin color ni olor. Se produce por la combustión incompleta del carbono presente en materiales tales como leña, carbón de leña, gas, kerosene, alcohol, gas aceite, nafta, etc. También se encuentra en los gases que emiten los generadores portátiles, motores de automóviles, estufas, linternas. El gas se acumula en los espacios cerrados, intoxicando a las personas que se encuentran dentro. El envenenamiento ocurre porque el monóxido de carbono reemplaza al oxígeno en el torrente sanguíneo, y esta falta de oxígeno daña el corazón, el cerebro y el cuerpo. Los signos y síntomas pueden variar de una persona a otra, sin embargo los más comunes son: dolor de cabeza, debilidad, dificultad respiratoria, nauseas, vómito, dolor en el pecho, convulsiones, somnolencia, fatiga, confusión, shock, etc.

La intoxicación por monóxido de carbono afecta más fácilmente a niños, ancianos, personas con problemas cardiacos y respiratorios, hasta los bebés en el útero pueden ser dañados por éste gas. Los animales también pueden ser envenenados por monóxido de carbono y ellos presentan síntomas más rápidamente que los humanos.

Cuando usted sospeche que una persona está siendo intoxicada por monóxido de carbono, por favor llévele a que respire aire fresco y busque atención médica de inmediato.

Pronto estaremos en invierno y muchas veces por las tormentas invernales usamos medios de calefacción suplementarios, ya sea porque se perdió la electricidad o por la intensidad del clima, que pueden convertirse en armas mortales. La prevención puede reducir el riesgo de estas intoxicacionespara ello debemos tomar acción.

Instale detectores de monóxido de carbono, particularmente cerca de los dormitorios y  hornos o estufas que funcionan con leña; nunca deje su auto en marcha en un garaje (aun cuando la puerta del garaje esté abierta) No use una parrilla de carbón vegetal o a gas propano, un brasero o una estufa portátil para camping en interiores o en un área cerrada. Nunca use el horno para calentar su cocina o su casa. Programe una inspección de sus detectores de monóxido de carbono, artefactos que funcionan electricidad o con gas en forma anual. Recuerde la prevención es la base para

Publicado en Salud

Suscríbase gratis

Reciba mensualmente nuestro boletín por correo. Puede cancelar en cualquier momento