Viernes, 14 Diciembre 2018
BREAKING NEWS
Jueves, 13 Diciembre 2018 09:15

Los hasta cuando del dolor

Hoy quiero hablarles del tiempo. Pero, no del tiempo que hace afuera, o de como ha amanecido hoy. No voy a hablar de la lluvia, o de si hay demasiado sol. Eso lo dejo para los informativos metereológicos o para las buenas comadres que se reunen para hablar... del tiempo precisamente. No, mi amigo, hoy quiero hablar acerca del tiempo que pasa. Especialmente del tiempo que pasa dejando una huella de dolor en corazones sufrientes. Del tiempo que transcurre en pena, tristeza, y frustración. El tiempo que se prolonga sin esperanza y que va clavando espinas en llagas abiertas del alma. Ese tiempo de días siempre nublados y noches pavorosas que hacen exclamar al corazón lleno de congoja, "¿Hasta cuándo, Señor? ¡Hasta cuándo!”.

Precisamente éste salmo comienza con éste clamor de un alma cansada de esperar un alivio que no llega, una aurora que no despunta en la noche del alma, y dice: “¿Hasta cuándo, Jehová? ¿Me olvidarás para siempre?” Este salmo se adapta perfectamente a aquellos sufrientes, mujeres y hombres que están soportando, ya por largo tiempo, una situación dolorosa, y no hallan alivio o no ven una pronta mejoría de sus males. Pueden ser personas enfermas, que llevan ya semanas y meses en cama, y no ven el día en que puedan levantarse. Pueden ser madres que esperan inútilmente el regreso del hijo o de la hija ingratos, esposas abandonadas por el marido y padre de sus hijos, sumidas en el dolor de la espera.

El salmista estaba pasando por una época de esas. Sus enemigos lo acosan. Sus amigos, le fallan. La fe se le debilita. La esperanza se le esfuma. Entonces da un grito de angustia. ¡HASTA CUANDO, SENOR! Y después de clamar así, viene la reflexión, y en buscar en la oración un alivio. En el versículo tres dice: "Mira, respóndeme, oh Jehová Dios mío; alumbra mis ojos, para que no duerma de muerte”. Cuando se clama a Dios, mi amigo, mi amiga, desde el fondo del pozo, siempre viene una luz desde arriba. Y yo le exhorto a usted, a clamar a Cristo. El está cerca suyo, el tiene buena voluntad para usted, El es todopoderoso, El le ama hasta el punto de haber dado Su sangre por usted. El quiere sacarle de ese pozo de dolor y darle vida abundante. El quiere hacer que su tiempo vuelva a ser un tiempo feliz.

Si usted ora con fe a Cristo, el Señor viviente, podrá repetir las palabras finales del salmista: “Cantaré a Jehová, porque me ha hecho bien”.
 
ORACION: Gracias Señor. Sé que aun cuando no entienda muchas cosas y pase por tribulaciones, a mí también Tu misericordia me hará bien. Yo también confío en Tu misericordia. Sé que Tú me harás bien...

Publicado en Rincón del Pastor
Jueves, 01 Noviembre 2018 11:22

Los misterios de los cielos

Los astrónomos modernos están encandilados.  Cuando examinan la inmensidad del espacio con sus telescopios cada vez más potentes  se asombran  de dos cosas. Primero, de la maravillosa simpleza y armonía que encuentran en las leyes de los astros.  ¡Qué diferencia con éste planeta tierra y la humanidad que está sobre él! Aquí todo es confusión. Allá arriba a miles y millones de años luz de distancia, todo es canto, poesía, luz y leyes que funcionan con perfección matemática. Pero segundo, los astrónomos se quedan  pasmados ante ciertos misterios que no alcanzan aún a resolver. Los quasares y los pulsares, esos núcleos de energía algo más que estrellas, que emiten ondas de radio de extraordinaria potencia, y los agujeros  negros,  el más obsesionante  de los misterios de los cielos, les quitan el sueño. ¿Cuándo y cómo resolverán tantos misterios? se preguntan patéticos los astrónomos.

Tres mil años atrás había un hombre soñador y poeta que contemplaba también los cielos. Miraba la belleza y armonía de las constelaciones y se extasiaba con el cielo nocturno. Entonces  tomaba  el arpa pastoril,  e improvisaba un poema dirigido a Dios, y cantaba: “Cuando veo tus cielos, obra de tus dedos, la luna y las estrellas que tú formaste, digo: ¿Qué es el hombre, para que tengas  de él memoria,  y el hijo del hombre,  para que lo visites?”.  Este hombre  era David, pastor, salmista y rey, y estas  palabras  están en éste Salmo hermoso.

Dos cosas surgen nítidas aquí, de este poema.  Primero, la grandeza de Dios en la cual cree David. El reconoce que todo el universo tiene un Creador, y ese Creador es grande, majestuoso y digno de ser adorado. Segundo, la pequeñez y humildad del hombre. El hombre es una plantita  débil que apenas crece un milímetro sobre la tierra. No puede resistir  el golpe del rayo,  ni el embate  de la tempestad, ni el fragor del terremoto, y cualquier enfermedad lo mata. Sin embargo, esa creación dilecta de Dios, tiene alguna grandeza. Refiriéndose al hombre dice David: “Le has hecho poco menor que los ángeles. Y lo coronaste de gloria y de honra”. Y comparando la grandeza de los cielos, y la gloria dada al hombre, termina el poema diciendo: “¡Oh Jehová, Señor nuestro, cuán grande  es tu nombre  en toda la tierra!”.

Dios es grande, amigo mío, y a pesar de ello se hizo HOMBRE en la persona de Cristo. Y como Hombre, se dejó crucificar en lugar de los pecadores, para ofrecer a todos  la grandeza de la vida eterna  y la gloria del cielo.

ORACION. Señor, me asombra Tu grandeza. Eres maravilloso. ¡Cuán grande es Tu Nombre en toda la tierra! Me asombra que te ocuparás de nosotros,  los seres humanos.  Siendo tan grande, tomaste cuidado de cada uno de nosotros. ¡Gloria a Tu Nombre, Señor!...

Publicado en Rincón del Pastor
Jueves, 27 Septiembre 2018 10:09

Comamos y bebamos

No era ciudad brillante como Buenos Aires, ni deslumbrante como Las Vegas. No era pintoresca y abigarrada como Hong Kong, ni misteriosa y alucinante como Singapur. No era capital del juego como Montecarlo, ni acopio de museos y galerías de arte como París o Roma. No era piropeadora como Madrid, ni carnavalesca como Río de Janeiro. Era simplemente una ciudad alegre, demasiado alegre, cuando era tiempo de estar llorando y en arrepentimiento. Era Jerusalén, en los tiempos de Isaías. La ciudad estaba en pecado. La nación estaba en pecado. El mundo estaba en pecado.

Injusticia social, abuso de los pobres, adulterio y fornicación en las casas; idolatría e hipocrecía en los templos. El pecado de Judá es grave, y el profeta se siente constreñido a denunciarlo, con imágenes fuertes y sonoras: “Tú, llena de alborotos, ciudad turbulenta, ciudad alegre, tus muertos no son muertos a espada, ni muertos en guerra”.
Y enseguida viene la exhortación al arrepentimiento, y en nombre de Dios se les dice: “Por tanto, el Señor Jehová de los ejércitos llamó en este día a llanto y a endechas, a raparse el cabello y a vestir cilicio”. Pero, ¿Se arrepintió la gente de Jerusalén?. ¡De ninguna manera!. Más bien se dedicaron a mayores orgías.

“He aquí gozo y alegría, matando vacas y degollando ovejas, comiendo carne y bebiendo vino, diciendo; “COMAMOS Y BEBAMOS, PORQUE MAÑANA MORIREMOS”. Han pasado dos mil ochocientos años, amigo, y la actitud general del hombre de hoy en día, del hombre moderno que debiera ser ya más sabio que el antiguo es la misma: todos parecen vivir cada día diciendo: “Comamos y bebamos, total mañana moriremos y todo acabará”.

El apóstol Pablo en su día, también hizo la misma denuncia al pueblo. También en ese tiempo vivían despreocupados por completo de la eternidad. ¿Cuál puede ser el resultado de esta vida insensata?. La condenación eterna y la eterna desdicha en el infierno.

Amigo, yo le exhorto: recapacite hoy. Haga de Cristo su Señor, su Salvador, su Maestro, y el día de mañana, y la eternidad que pronto empieza, serán verdaderamente dichosos.

ORACION: Quiero vivir este día, Señor, conforme a Tu voluntad. Líbrame de la lujuria y perversión. Dame Tu poder para servirte en santidad...

Publicado en Rincón del Pastor
Jueves, 20 Septiembre 2018 13:48

Limpieza del Pecado

Dios le bendiga en el día de hoy. Bendiga también su esposa o esposo,sus hijos, o sus padres, su familia. Que Cristo sea el rey en cada corazón y el amigo y consejero invisible en cada hogar, esa es mi oración. Ayer hablaba acerca de los labios inmundos, o profanos. “Labios inmundos” es una expresión que usa el profeta Isaías, para denotar la falta de alabanza del pueblo de Dios, y el mal uso de la lengua. Cuando Isaías vió al Señor tres veces Santo, inmediatamente sintió que él era un hombre profano.

Quedó por supuesto anonadado, hundido bajo el peso de su convicción. Si él era hombre de labios profanos ¿cómo podía vivir delante de Dios? Entonces Dios le concede una segunda visión. Un ángel, un serafín, tomando con unas tenazas un carbón encendido del altar de Dios. Con ese carbón ardiente toca los labios del profeta, y le dice: “He aquí que esto tocó tus labios, y es quitada tu culpa, y limpio tu pecado”.

Aquí hay un rico simbolismo bíblico. Cuando uno se quema la piel con algún fuego ¿qué se produce? Se produce inmediatamente una ampolla, es la primera defensa del cuerpo contra la quemadura. ¿De qué se compone una ampolla? De dos cosas: sangre y agua.Y aquí tenemos tres elementos que son usados para limpiar y purificar el corazón del ser humano de toda mancha del pecado. La sangre de Jesucristo, el agua de la Palabra de Dios, y el fuego del Espíritu Santo: sangre de Jesucristo derramada en el Calvario es precio legal de redención.
Dios acepta la sangre de Jesús para redimir y libertar, con ella a todo ser humano cautivo del pecado. El agua es símbolo de la Palabra de Dios. La palabra de Dios escrita y usada por el Espíritu Santo es verdad que regenera.
Somos regenerados,es decir  “nacemos de nuevo” cuando creemos y aceptamos la eterna, infalible y bendita palabra de Dios.El fuego es símbolo del Espíritu Santo que quema todo el pecado, purifica el alma de toda contaminación y templa el carácter del cristiano para que sea un hombre de Dios. Y todo esto le fue revelado al profeta Isaías cuando tuvo su visión de los labios inmundos y del carbón ardiente que tocó sus labios.
Necesitamos, mi amigo, aplicar a nuestra vida por fe, estos tres elementos divinos, para sentir purificada nuestra alma.
 
ORACION. La Sangre de Tu Hijo; Tu bendita Palabra y el fuego de Tu Espíritu Santo, quiero que me acompañen en este día.¡ Oh Dios, me siento lleno de Ti! Te amo Señor...

Publicado en Rincón del Pastor
Jueves, 13 Septiembre 2018 09:20

Quitada tu culpa, limpio tu pecado

¿Estaba despierto, o estaba soñando? Aquellas cosas que veía, ¿eran sólo imaginación suya, o realmente estaban delante de su vista? ¿Estaba él en sus cinco sentidos cabales, o era víctima de una alucinación?

No había duda. Estaba bien despierto, y no veía ninguna alucinación, Isaías veía una visión real, algo palpable y corpóreo; algo inconfundible. Allí, ante sus ojos físicos, Isaías estaba viendo la gloria de Dios.
Veía un inmenso trono, alto y sublime. Miríadas de ángeles volaban alrededor. Cantaban un canto, que era una nota repetida: “¡Santo,Santo, Santo Jehová de los ejércitos, toda la tierra está llena de su gloria!
Isaías contempla arrobado durante largo rato la magnífica visión. De pronto un estremecimiento recorre su cuerpo y vuelve a la realidad. El está viendo la gloria y el trono de Dios. Y él es un hombre pecador. Aunque un hombre de superior calidad espiritual, se da cuenta que es pecador. Y está viendo la excelsa gloria.

Entonces el profeta exclama: “¡Ay de mí; que soy muerto; porque siendo hombre inmundo de labios, y habitando en medio de pueblo que tiene labios inmundos, han visto mis ojos al Rey, Jehová de los ejércitos!”. Un efecto natural, amigo mío, de cuando uno comprende la santidad y majestad de Dios, y al mismo tiempo se da cuenta de cuán imperfecto, cuán miserable, cuán corrompido es uno por dentro.
Era natural que aquel hombre se sintiera anonadado. Pero la gracia de Dios es más grande que el pecado de los hombres. Un ángel vuela del altar hasta donde está Isaías. Trae un ascua encendida, tomada del altar con unas tenazas. Toca con ese carbón ardiente los labios del profeta y le dice: “Esto tocó tus labios, y es quitada tu culpa, y limpio tu pecado”.

Nosotros, amigo, no disponemos quizás de un ángel que venga a purificar nuestros labios. Pero disponemos de algo mejor. Disponemos de la sangre de Jesucristo, derramada por nosotros hasta la última gota en la cruz del Calvario. Y esa sangre es potente, es eficaz, es todopoderosa para limpiar no sólo nuestros labios, sino nuestra vida entera.
 
ORACION. Sí Señor, límpiame, continuamente límpiame. Tu eres santo, eterno y omnipotente. Te adoro mi Señor y mi Dios...

Publicado en Rincón del Pastor
Jueves, 06 Septiembre 2018 09:41

La Perplejidad de Nicodemo

Era una tranquila noche de primavera. Un aire suave, cargado de aromas, recorría las calles oscuras. Nicodemo, un grave pensador judío, hombre anciano y venerable, se dirigía a una casa , en los suburbios de Jerusalén; allí lo esperaba Jesús, el Maestro de Galilea, con el cual quería tener una conversación.

Nicodemo era un fariseo, pero un buen fariseo, un hombre sinceramente religioso, que creía que el hombre se salvaba cumpliendo estrictamente los pormenores de la Ley.

Cuando ambos maestros se encontraron, Nicodemo, maestro de la Ley, y Jesús, maestro del Espíritu, comenzaron así su diálogo. “Maestro, dijo Nicodemo”- sabemos que has venido de Dios como maestro, porque nadie puede hacer estas señales que tú haces, si no está Dios con él.”

Jesús le contesta rápidamente: “De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios.” Nicodemo queda perplejo: “¿Cómo puede el hombre nacer siendo viejo? ¿Puede acaso entrar por segunda vez en el vientre de su madre, y nacer?” Jesús le dice: “El que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios”. Aquí Jesús le da a Nicodemo los dos elementos imprescindibles que convierten a un hombre en cristiano, en hijo de Dios, en heredero del Reino de los cielos: AGUA y ESPIRITU.

Si un hombre pudiera entrar de nuevo al vientre de su madre, y nacer, no lograría nada mejor de lo que ya tiene. Siempre sería un hombre común, con las mismas faltas y los mismos problemas. Pero, si ese hombre nace de agua, es decir, la PALABRA DE DIOS y del Espíritu, es decir, el ESPIRITU SANTO que vivifica esa palabra, entonces ese hombre “nace de nuevo” y nace en el reino de Dios.

Mi amigo, aquí tenemos planteado el problema número uno de la vida y destino humano. ¿Hemos nacido de nuevo?
¿Tenemos ya, en nuestro corazón, la nueva vida, la nueva naturaleza, el nuevo nacimiento? ¿Pertenecemos ya al reino de Dios? Cada uno debe responder a esas preguntas, porque nadie conoce el interior de uno mismo mejor que uno mismo. Si usted ya se ha entregado a Jesucristo, tiene esa vida nueva.
 
ORACION: Ni la religión ni las buenas obras me pueden salvar. Sólo Tu palabra y Tu Espíritu Santo me han llenado de Jesucristo quien me ha hecho nacer otra vez. ¡Gracias Señor!...

Publicado en Rincón del Pastor
Jueves, 30 Agosto 2018 09:12

Visión del Reino

Era un león magnífico de Nubia, “de ancha cabeza y resonante cola como dijo el poeta. Rey de la selva y de los animales salvajes. Elástico, musculoso, de faz serena y macizas quijadas. Se despertó en la mañana. Estiró su cuerpo dos veces de atrás hacia adelante y de adelante hacia atrás, y después rugió de contento.

Su rugido despertó a la leona y los cachorros. También despertó a muchos otros habitantes de la floresta, que dormían pacíficos en sus cubiles. Una vaca de las cercanías contestó con un mugido satisfecho y un cordero que brincaba frente a la cueva baló alegremente en son de respuesta.

El soberbio animal salió de su refugio, olió el fresco aire primaveral, y se dirigió a comer su desayuno. Sus potentes fauces, devoradoras de carne caliente, se dedicaron a comer paja, y el manso buey, su viejo amigo, vino para compartir la bucólica comida. Una osa con sus crías vino para sumarse al banquete, y un niño, un bellísimo niño desnudo, hijo de un campesino de la comarca, jugaba con los anillos móviles y gráciles de una serpiente de coral. El sol terminó de salir, se encendieron las suaves nubes del oriente cantaron los pájaros, y Dios sonrió desde el cielo.

No estoy, amigo, describiendo un sueño raro o una historia imaginada. Estoy describiendo lo que será una mañana en la tierra cuando venga el reino de Jesucristo, Porque el profeta Isaías, anunciando la venida de este reino, así lo describe.

La tierra y la humanidad, enfermas ambas por el pecado, no han conocido nunca días así. Los días de la tierra y la humanidad son de violencia, de odio, de rencor, de muerte y latrocinio. Pero cuando Cristo venga, dice Isaías, aún los hombres serán cambiados, “y volverán sus espadas en rejas de arado, y sus lanzas en hoces, y no alzará espada nación contra nación, ni se adiestrarán más para la guerra”

Esos días dichosos, y ese reino futuro de paz perfecta, pueden comenzar hoy, AHORA MISMO, en su corazón, amigo mío...

ORACION: Señor, venga Tu Reino a mi vida. Que Tu Poder cambie en mi vida todo lo que tenga que ser cambiado. Y que la tierra a mi alrededor también sea cambiada...

Publicado en Rincón del Pastor
Jueves, 23 Agosto 2018 12:40

Vivir Por FE

Pastor Velio J. Estrada, habla de su pasado, presente y el futuro que desea para su iglesia y la comunidad.

Tener éxito es algo que el ser humano siempre está buscando. Sin embargo durante el camino hacia nuestro objetivo, seremos desafiados e inclusive nos tocará experimentar procesos que, en algún momento querrán hacernos retroceder. Pero depende de nosotros mismos seguir intentándolo, levantarnos y perseguir nuestros sueños.  

Para Velio Jesús Estrada, esas circunstancias han sido parte de su vida durante los 30 años como pastor. Todo este tiempo el pastor Estrada ha predicado la palabra de Dios, fue pastor de una de las iglesias mas grandes y con mayor crecimiento en Oklahoma City, a través de programas de radio y televisión, compartía un mensaje positivo a la comunidad, pero también hace 3 años el pastor vivió una de las experiencias más difíciles de su vida. Fue acusado de malversación de fondos y tuvo que retirarse de la iglesia que pastoreaba.

Después de tres años sin hacer alguna declaración de lo sucedido, el pastor habla en exclusiva para El Nacional de Oklahoma y no solo comparte esta difícil experiencia, sino también un poco de su vida y lo que actualmente está realizando en la ciudad de Oklahoma.

Velio J. Estrada es originario de Guanajuato, México. Emigró a los Estados Unidos a la edad de 17 años. Al llegar a este país unos amigos lo invitaron a la iglesia, así que él accedió. Asegura que le gustó mucho la manera en que los pastores compartían la palabra de Dios, así que, desde ese momento no dejó de asistir a la iglesia y comenzó a aprender la biblia.

“Llegó un momento en mi vida donde sentí la necesidad de hablarle a la gente sobre Dios y cómo él, había cambiado mi vida. Junto a mi esposa Jenny Estrada decidimos rentar un edificio para predicar la palabra de Dios, fue difícil ya que no llegaba nadie al lugar, pero seguíamos creyendo en Dios”, mencionó el pastor Estrada.

El pastor se mantuvo firme en su visión y siguió predicando y repartiendo literatura cristiana de casa en casa y poco a poco las personas comenzaron ir a la iglesia. Tabernáculo de Fe, es la iglesia que pastoreó el pastor Estrada y la cual fue considerada una de las iglesias hispanas con mayor crecimiento.

“Fue en el año 1995 cuando comencé a pastorear la iglesia hispana Tabernáculo de Fe. En aquel tiempo era una pequeña iglesia, pero seguíamos trabajando con la comunidad, hacíamos eventos y compartíamos la palabra. Yo siempre digo que, el crecimiento en una iglesia, trabajo o demás, no es algo mágico. En nuestro caso fue oración, enfoque, trabajar duro en la semana y traer un buen mensaje de la palabra de Dios cada domingo”, señaló el pastor.

Desde 1995 hasta el 2015,  Velio J. Estrada, fue el pastor principal de la iglesia Tabernáculo de Fe. El crecimiento en la iglesia continuaba y el éxito en su vida y ministerio era cada vez más notable, pero en ese mismo año todo cambió en la vida del pastor Estrada, tras ser acusado de malversación de fondos.

Al preguntarle su opinión de lo que sucedió dijo: “Este tipo de situaciones son cosas que una figura pública se va a enfrentar tarde que temprano. Cuando eres bendecido, la envidia llega y es algo muy feo. Este tipo de acusaciones dañan a la persona, su familia y a toda una comunidad. Las cosas que dijeron sobre mi y de las cuales me acusaron, son mentiras. Ahora me quedo asombrado de que, en esos momentos no respondí a las acusaciones, y no lo hice porque todo lo dejé en manos de Dios, pero prefiero dejar todo esto en el pasado porque fue algo horrible”.

Fueron 3 años que el pastor Estrada, no había dado una entrevista a los medios de comunicación. Cuando le preguntamos porqué hacerlo en este tiempo, afirmó: “Voy a decir algo que, quizás muchos de los que lean la entrevista no lo entiendan. Estuve orando los últimos meses y le pregunté a Dios cómo podía regresar nuevamente a pastorear una iglesia y comenzar de nuevo, así que me dijo: ‘Levántate y habla lo que tengas que hablar, que yo estoy contigo’. Y siento que estas palabras que digo no es solo por decirlas. Si alguien me pregunta si tengo odio o rencor en contra de quienes me acusaron, la verdad es que no; porque no se puede predicar cuando tienes pleito con alguien, no se puede llegar al corazón de Dios cuando estás ofendido”

El pastor Velio J. Estrada tiene un año que es pastor de la iglesia MEGA FE. Iglesia que se encuentra localizada en el 2501 N. Ann Arbor, de esta ciudad de Oklahoma.

“Cada domingo nos reunimos aproximadamente 60 personas, pero tengo un concepto de transformación de comunidades, siempre he creído que si queremos una mejor comunidad, primero se tiene que cambiar a las personas que viven en esa comunidad. Mi trabajo con la comunidad, es ayudarlos a que tengan un mejor concepto de la vida, eso es lo que siempre he hecho y lo que seguiré haciendo en MEGA FE”, añadió el pastor Velio J. Estrada.  

 

Carta de Pastor Velio J. Estrada

Para toda la familia de Dios en Oklahoma:

Mi esposa Jenny y un servidor, Pastor Velio Estrada, estamos muy agradecidos con Dios y con todo el pueblo de Dios, que nos tuvieron en sus oraciones cuando más lo necesitábamos.

Hay al menos cinco bendiciones muy especiales que hemos experimentado durante este periodo de quebrantamiento y restauración de nuestro Dios y por las cuales estamos muy agradecidos:

• Estamos profundamente agradecidos primeramente con nuestro Dios y Padre amado, por su fidelidad. Por sus misericordias, que son nuevas cada día y por su bondad que es siempre consistente.

• También estamos muy agradecidos por el regalo de la salvación y la nueva vida en Cristo que nos ha dado a través de su muerte y resurrección triunfante y porque reina y reinará por siempre.

• Gracias también por El Espíritu Santo y sus dones de sabiduría, ciencia, discernimiento, visión y amor, que se manifestaron en nosotros durante todo el periodo de la prueba.

• Gracias mi Señor por los amigos y hermanos en Cristo que nos mostraron su amor incondicional a la hora de la prueba. Que nos apoyaron con sus oraciones, su presencia y consuelo. Muchas gracias Pueblo de Dios, tanto de aquí de nuestro estado como de otras partes. Algunos de ustedes han orado por nosotros por más de 20 años. ¡Dios los bendiga mis amados hermanos!

• Muchas gracias nuestro amado Dios, por su presencia, e intervenciones en los momentos de mayor necesitad.  Nuestro deseo es vivir mi familia y yo, una vida de gratitud continua a nuestro Dios y Padre Celestial.

LA BUENA NOTICIA es que, seguimos predicando el Evangelio de las buenas nuevas en nuestra ciudad.  Dios en forma milagrosa nos dio un lugar para congregarnos y levantar su nombre en alto.

Nuestra nueva dirección y nombre de nuestra congregación es:  
Iglesia MEGA FE
2501 N Ann Arbor,
Oklahoma City, OK 73127.

Donde estaremos predicando la Palabra de Dios y donde esperamos que mucha gente venga a conocer a Cristo como su salvador, a Dios como Padre, y al Espíritu Santo como el Consolador.

Queremos compartirles que los planes para el futuro continuarán, no importando todos los retos que se nos presenten. Un servidor, mi esposa Jenny y toda nuestra congregación, seguirá hacia la visión que Dios nos ha dado y con su ayuda, dirección y poder la vamos a cumplir. Por favor ayúdenos con sus oraciones para ver esa visión una hermosa realidad.

No quiero terminar esta comunicación, sin antes pedirles a todos ustedes perdón si de alguna manera los he lastimado con mis palabras o acciones.  Dios en su misericordia me ha perdonado y ahora les pido a todos ustedes que me perdonen. Muchas gracias a todos ustedes que ya lo hicieron y que no me abandonaron a la hora de la prueba.  La oración del Padre Nuestro de Mateo 6:9-15, “Padre nuestro…..perdona nuestras ofensas como también perdonamos a los que nos han ofendido….y guárdanos del Mal…”

¡Que Dios les bendiga mis amados hermanos en Cristo!

Publicado en Ritmo de OK
Jueves, 09 Agosto 2018 10:13

Seguridad en cada día

     Cada quien vive su vida desde un ángulo de pensamiento y de una actitud de espíritu, o somos creyentes o somos ecépticos; o mostramos una actitud positiva o una actitud negativa con respecto a lo que acontece. Saber que hay una Providencia, que es el gobierno sabio y benévolo de Dios en toda su creación, es colocarse uno en terreno firme y sacarle el mayor provecho a la vida.
     A lo largo de la historia ha habido hombres y mujeres que han sido fieles creyentes en Dios, quienes gozosamente se han sometido a la santa voluntad divina y dan testimonio de que el bien y la misericordia de Dios les acompañan todos los dias de su vida. Una de tales personas fue David, el joven que siempre dependió del Ser supremo. La fe profunda de su corazón lo hacía ver aun detrás de los reveses de la vida, la mano protectora de Dios. En fin de cuentas, todo le resultaba bien. Y él lo atribuía a la misericordia, el amor inmerecido de Dios. David sabía que en el hombre no hay méritos propios, y que es por un acto de misericordia divina que el hombre vive y sobrevive.
     Pero, lo importante es que usted, viva una vida así. ¿,Se queja, se lamenta usted de todo? ¿,Se siente inclinado a la desesperación? ¿Ha pensado en el suicidio como la única puerta de escape? Déjeme ponerle una inyección de ánimo. Las cosas no son tan sombrías como usted las ve. No es cierto que se le hayan cerrado todas las puertas. Puede haber fracasos, pero el triunfo definitivo sigue siendo una posibilidad, una esperanza. El bien y la misericordia están al alcance de su mano.
     Pablo, escribió la siguiente declaración: “Y sabemos que a los que aman a Dios. todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados.” El bien no siempre está en lo que acontece, sino en la finalidad que se alcanza por lo que acontece. Los acontecimientos son el camino; el bien es el destino.
     El secreto de una vida feliz, a pesar de todo, es Jesucristo reinando en el trono del corazón, manejando el timón de la vida. Usted debe establecer una relación personal con el Señor Jesucristo. ¿,Cómo? Mediante la fe en El. Haga usted una entrega total de su vida a El; póngase en sus divinas manos. Y entonces el alivio vendrá. El dijo: “Yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia.” El bien y la misericordia serán sus compañeras inseparables. Pruébelo, ahora mismo.

ORACION: Durante todo este día, Señor, te ruego me sigan el bien y la misericordia. Te necesito mucho Señor. Quiero verte a Ti en cada detalle de ¡mi vida...

Publicado en Rincón del Pastor
Jueves, 02 Agosto 2018 09:42

Una Vide Plena

   Esta oración, como otras que he venido comentando en estos mensajes. la tomo del Salmo 23. En pocas palabras se está diciendo mucho. El testimonio del rey David aquí es que Dios le da tantas bendiciones, que éstas sobresalen de la copa porque son más de lo que la copa puede contener. Esta copa significa la vida misma, la cual es como un receptáculo que recibe las bendiciones. Todas las cosas buenas proceden de Dios. El es fiel y generoso y su providencia es su cuidado sobre sus criaturas.
    Mi amable amigo, ¿podría usted decir lo mismo que dijo el salmista David? “Mi copa está rebosando.” ¿,Y cuáles cosas consideraría usted bendiciones en su vida? Razonemos un poco.
   Por regla general, la gente llama bendiciones a las posesiones materiales, a haber conseguido un empleo, a la salud misma y otras cosas semejantes. ¿Son, en verdad, estas cosas bendiciones? De sí mismas no lo son, pero pueden llegar a serlas si redundan en crecimiento espiritual de la persona que las recibe, y si ellas son un medio de acercarse más al Señor. Las cosas materiales, Dios, como nuestro Creador y Sustentador que es, nos las da a todos. Son la expresión de su amor universal y de su providencia. Jesucristo dijo en el llamado Sermón del Monte, que Dios es nuestro Padre celestial y que El hace que su sol salga sobre malos y buenos, y que llueva sobre justos e injustos. Sin embargo, al hacer esto, Dios tiene no sólo el propósito de proveernos de todo como sus criaturas que somos, sino que El quiere también que nosotros lo reconozcamos, que nos acerquemos a El, que creamos en El. Porque haciéndolo así es como estas cosas se convierten en verdaderas bendiciones, y es cuando podemos decir: “Mi copa está rebosando.”
   Pero, ¿cuál consideraría usted, mi amigo, la bendición más grande en su vida? No sé lo que usted respondería a esta pregunta, pero, en lo que concierne a mí, permítame decirle que, la bendición más grande que usted y todos podemos recibir es la salvación del alma, del perdón de los pecados, de la seguridad de vida eterna y la paz de mente. Y esta bendición se puede obtener mediante la fe en el Señor Jesucristo, el Hijo de Dios.
    Si usted permite la entrada de Cristo en su vida, todas las cosas buenas las recibirá también. La Biblia dice: “El que tiene al Hijo, tiene la vida; el que no tiene al Hijo de Dios no tiene la vida.” Le invito a tener esta gloriosa experiencia y si ya lo ha recibido, entonces, su copa estará rebosando. ¿Quiere hacerlo?

ORACION: Sí Señor. Muchas veces mi copa ha estado vacía. Pero hoy la pongo en Tus manos. ¡Llénala Señor! Llénala con lo que Tú creas mejor...

Publicado en Rincón del Pastor
Página 1 de 3

Suscríbase gratis

Reciba mensualmente nuestro boletín por correo. Puede cancelar en cualquier momento