Viernes, 14 Diciembre 2018
BREAKING NEWS
Limpieza del Pecado

Limpieza del Pecado Destacado

Dios le bendiga en el día de hoy. Bendiga también su esposa o esposo,sus hijos, o sus padres, su familia. Que Cristo sea el rey en cada corazón y el amigo y consejero invisible en cada hogar, esa es mi oración. Ayer hablaba acerca de los labios inmundos, o profanos. “Labios inmundos” es una expresión que usa el profeta Isaías, para denotar la falta de alabanza del pueblo de Dios, y el mal uso de la lengua. Cuando Isaías vió al Señor tres veces Santo, inmediatamente sintió que él era un hombre profano.

Quedó por supuesto anonadado, hundido bajo el peso de su convicción. Si él era hombre de labios profanos ¿cómo podía vivir delante de Dios? Entonces Dios le concede una segunda visión. Un ángel, un serafín, tomando con unas tenazas un carbón encendido del altar de Dios. Con ese carbón ardiente toca los labios del profeta, y le dice: “He aquí que esto tocó tus labios, y es quitada tu culpa, y limpio tu pecado”.

Aquí hay un rico simbolismo bíblico. Cuando uno se quema la piel con algún fuego ¿qué se produce? Se produce inmediatamente una ampolla, es la primera defensa del cuerpo contra la quemadura. ¿De qué se compone una ampolla? De dos cosas: sangre y agua.Y aquí tenemos tres elementos que son usados para limpiar y purificar el corazón del ser humano de toda mancha del pecado. La sangre de Jesucristo, el agua de la Palabra de Dios, y el fuego del Espíritu Santo: sangre de Jesucristo derramada en el Calvario es precio legal de redención.
Dios acepta la sangre de Jesús para redimir y libertar, con ella a todo ser humano cautivo del pecado. El agua es símbolo de la Palabra de Dios. La palabra de Dios escrita y usada por el Espíritu Santo es verdad que regenera.
Somos regenerados,es decir  “nacemos de nuevo” cuando creemos y aceptamos la eterna, infalible y bendita palabra de Dios.El fuego es símbolo del Espíritu Santo que quema todo el pecado, purifica el alma de toda contaminación y templa el carácter del cristiano para que sea un hombre de Dios. Y todo esto le fue revelado al profeta Isaías cuando tuvo su visión de los labios inmundos y del carbón ardiente que tocó sus labios.
Necesitamos, mi amigo, aplicar a nuestra vida por fe, estos tres elementos divinos, para sentir purificada nuestra alma.
 
ORACION. La Sangre de Tu Hijo; Tu bendita Palabra y el fuego de Tu Espíritu Santo, quiero que me acompañen en este día.¡ Oh Dios, me siento lleno de Ti! Te amo Señor...

Visto 201 veces Modificado por última vez en Jueves, 20 Septiembre 2018 09:18
Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Suscríbase gratis

Reciba mensualmente nuestro boletín por correo. Puede cancelar en cualquier momento