Lunes, 19 Febrero 2018
BREAKING NEWS
Canciones de la mañana

Canciones de la mañana Destacado

“Escucha, oh Jehová, mis palabras; considera mi gemir. Está atento a la voz de mi clamor, Rey mío y Dios mío, porque a ti oraré. Oh Jehová, de mañana oirás mi voz; de mañana me presentaré delante de ti, y esperaré”. Salmo 5:13

Tratemos hoy, amigo mío, de describir el típico despertar del hombre moderno. Por hombre moderno quiero definir al hombre de nuestras ciudades. Al típico oficinista, al profesional que atiende su consultorio, al jefe de empleados, al hombre de gobierno, al profesor universitario, al comerciante, al agente de ventas que cada mañana tiene que salir para enfrentarse a sus colegas y competir con ellos como gladiador en las arenas del Coliseo.

Primero, al ser despertado por el despertador implacable, después de pasar una mala noche, el hombre masculla una imprecación. ¡Ahora que había podido conciliar el sueño, tiene que sonar este despertador! El hombre se encamina al baño para bañarse y afeitarse. el agua caliente no funciona y la hojita de afeitar es vieja. El hombre protesta y maldice.

Tercero, la señora le sirve el desayuno pero las tostadas se han quemado, los huevos están fríos, los chicos gritan, y la suegra, que tampoco ha podido dormir bien, masculla entre dientes. El sigue con sus canciones de protesta. Protesta contra el matrimonio, la paternidad, el tiempo, la política, y contra los competidores. Termina el desayuno, da un beso rápido a la señora y sale. No es extraño que éste buen ciudadano tenga los nervios alterados.

Pues mi amigo, para este hombre moderno que canta tales canciones en la mañana, la Biblia tiene algunas palabras. El Salmo 5 dice: “Oh Jehová, de mañana oirás mi voz; de mañana me presentaré delante de ti, y esperaré”. Es en la mañana, cuando comienza un nuevo día de trabajo, de lucha y de fatiga, cuando tenemos que presentarnos ante Dios, fuente de toda vida, toda salvación y toda justicia, cuando más necesitamos elevar nuestro corazón a Dios, y meditar en El, para pedirle las fuerzas necesarias no solo para enfrentar la vida, si no mucho más para obrar justicia, bondad y verdad con todos nuestros semejantes.

Tenemos que hacer de Jesucristo, el amigo y confidente de cada día. Tenemos que sentarnos a sus pies, aunque sean quince minutos diarios, para escuchar de El las palabras de vida, que nos libren de nuestras debilidades y nos eleven por encima de nuestras miserias. Si de mañana temprano nos encontramos con Cristo, no nos encontraremos con satanás durante el día.

ORACION: Gracias Señor, porque tu, favor me rodea como un escudo. Te alabo Señor. Mi confianza en Ti, me llena de alegría. Enséñame más y, más a esperar, a depender y a confiar en Ti...

Visto 73 veces
Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Suscríbase gratis

Reciba mensualmente nuestro boletín por correo. Puede cancelar en cualquier momento