Lunes, 23 Abril 2018
BREAKING NEWS
Sillas para sentarnos

Sillas para sentarnos Destacado

“Bienaventurado el varón que no anduvo en consejo de malos, ni estuvo en camino de pecadores, ni en silla de escarnecedores se ha sentado; sino que en la ley de Jehová está su delicia, y en su ley medita de día y de noche. Será como árbol plantado junto a corrientes de aguas, que da su fruto en su tiempo, y su hoja no cae, y todo lo que hace, prosperará”. Salmo 1: 13

Los estudiantes de una escuela secundaria de Estados Unidos realizaron un proyecto interesante dentro de su plan de estudios: fabricaron una silla eléctrica, reproducción exacta de las verdaderas, pero que funcionaba con 15 voltios. Fue exhibida en el colegio de abogados y cientos de estudiantes se sentaron en ella, y experimentaron lo que es recibir un choque eléctrico, pero era tan suave que sólo les arrancaba un leve grito. Los jóvenes podían darse cuenta lo que sería recibir no quince voltios, sino cuatro mil, que es la corriente de las verdaderas.

Comentando la noticia dijo un periodista, que la sociedad americana está constituída en forma tal, que un ciudadano común tiene tantas probabilidades de llegar a sentarse en la silla presidencial, si es un político honrado, como en la silla eléctrica, si toma la senda ilícita; todo depende de qué camino decida seguir.

Esto me hace pensar en unas palabras del Salmo 1, pórtico al maravilloso salterio de los judíos. Dice así: “Bienaventurado el varón que no anduvo en consejo de malos. Ni estuvo en camino de pecadores. Ni en silla de escarnecedores se ha sentado”. Cuando analizamos este versículo notamos en él tres líneas de pensamiento.

Primero, el andar en consejo de malos. Esto es, andar con malas amistades, y seguir el consejo de gente perdularia, cosa que atenta contra la vida moral de tantos jóvenes incautos.

Segundo, es estar en camino de pecadores. Aquí se agrava el problema. Después de andar en consejo de malos, el segundo paso es meterse en un camino de pecadores. Eso es “seguir el mal camino”. Muchos jóvenes que comenzaron dejándose aconsejar mal, terminaron en el camino de la delincuencia. La historia de todas las drogadicciones puede escribirse comenzando con estas mismas palabras. Un mal consejo lleva a un mal camino. Es la ley psicológica fatal: lo que cautiva la mente, termina torciendo la voluntad.

Tercero, sentarse en silla de escarnecedores. Este es el final y es el lugar donde terminan tantos desgraciados. Si el joven sigue el consejo de los malos, y luego anda en el camino de los pecadores, terminará, a menos que cambie, sentándose en la silla de los escarnecedores.

Pero mi amigo y mi amiga,¡hay solución, hay remedio! Cristo Jesús, Redentor, Salvador, Maestro, es el único medio y poder de salvación y regeneración para todos y cada uno de nosotros.

ORACION: Señor, ¡te adoro! Eres el Dueño de mi vida. Enséñame a vivir este día, como un árbol plantado junto a corrientes de aguas: quiero dar frutos para Tu gloria ......

Visto 499 veces
Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Suscríbase gratis

Reciba mensualmente nuestro boletín por correo. Puede cancelar en cualquier momento