Lunes, 23 Abril 2018
BREAKING NEWS
He aquí el Cordero

He aquí el Cordero Destacado

“El siguiente día vio Juan a Jesús que venía a él, y dijo: He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo”. Juan 1:29

Mi amigo y mi amiga, que Dios le bendiga a usted y a su familia. Era un dedo nada más. Era el dedo índice de la mano de un hombre, que se levantó y apuntó, señalando a otro hombre, que estaba de pie, sereno, tranquilo, como el que sabe cuál es su destino y cual es su misión.

Y el hombre cuyo dedo levantado apuntaba al otro hombre dijo pocas palabras: HE AQUI EL CORDERO DE DIOS, QUE QUITA EL PECADO DEL MUNDO. Las multitudes que oyeron quedaron pasmadas, tratando de penetrar el significado profundo, apocalíptico de tales palabras. La frase tenía resonancias de sentencia de muerte; porque señalar a un hombre, y llamarle CORDERO DE DIOS, es sentenciarlo a muerte.

El hombre que señalaba con el dedo, era Juan el Bautista. Y el hombre señalado, el Señor Jesucristo. Estaban ambos en las riberas del Jordán. Y gran cantidad de gente venida de Jerusalén y de Judea y de toda la provincia de alrededor del Jordán los miraba y escuchaba, e iban comprendiendo. Si Jesús, el profeta de Nazaret, el Maestro de Galilea era el Cordero de Dios, entonces, más tarde o más temprano tendría que ser sacrificado. Y aquí tenemos otro de esos momentos bíblicos en que se cierne sobre Jesús la sombra de la Cruz. Como cuando era un niño y vinieron los sabios de oriente y le ofrecieron mirra, la resina que se usa para embalsamar cadáveres. Como cuando a los doce años de edad el mismo Jesús dijo, “Me conviene estar en los negocios de mi Padre” y el negocio de Dios era entregar a su hijo.

Ahora, por tercera vez en su vida se extiende sobre él la sombra de la Cruz. Jesús es el Cordero de Dios, como cordero de Dios debe morir. En la antigua ley se sacrificaban corderos para cubrir la falta del pecador. Cada vez que un hombre violaba los mandamientos, y esto era todos los días, traer un cordero al altar. El hombre

confesaba sus pecados sobre la cabeza del cordero, traspasándoselos, y el sacerdote lo sacrificaba. La sangre del cordero inocente era garantía de perdón para el pecador culpable.

Siglo tras siglo esta ceremonia impresionante fue grabándose en la mente del público. “Sin derramamiento de sangre, no se hace remisión de pecados”. Pero, la sangre de animales no era suficiente. No limpiaba la conciencia. SOLO LA SANGRE DE CRISTO LO HACE. Limpia corazón, conciencia, alma y vida. Cristo, mi amigo, es el Cordero de Dios que salva toda la eternidad.

ORACION: Eres un Salvador maravilloso. ¡El único Salvador!...

Visto 699 veces
Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Suscríbase gratis

Reciba mensualmente nuestro boletín por correo. Puede cancelar en cualquier momento