Lunes, 21 Enero 2019
BREAKING NEWS
Jueves, 17 Enero 2019 09:57

Un largo cierre

El presidente Donald Trump advierte que cierre federal podría prolongarse por “largo tiempo.”

El presidente estadounidense, Donald Trump, advirtió hoy que el cierre de la Administración podría prolongarse por “un largo tiempo”, a la vez que insistió en que la oposición demócrata debe aceptar el muro fronterizo para enfrentar lo que considera “una crisis humanitaria”.

“Tenemos una enorme crisis humanitaria en nuestra frontera sur. Esta- remos cerrados por un lar- go tiempo a menos que los demócratas regresen de sus “vacaciones” y vuelvan al trabajo”, afirmó en su cuenta de Twitter.

Las palabras de Trump se producen cuando se cumplen ya 22 días de cierre parcial de la administración, en lo que supone la suspensión federal más larga de Estados Unidos.

“Estoy en la Casa Blanca listo para firmar una ley”, remarcó Trump.

En días pasados, el mandatario rebajó el tono y retrasó una posible declaración de emergencia nacional para resignar fondos militares hacia la construcción del muro fronterizo con México, una idea que había tomado fuerza en las últimas fechas y que pondría fin al bloqueo presupuestario.

Trump había reiterado en los últimos días que “probablemente” va a declarar esta emergencia nacional para cumplir con una de sus promesas electorales estrella, el muro, debido a la “crisis fronteriza” que vive el país.

Desde el pasado 22 de diciembre, Trump ha insistido en incluir fondos para la construcción de la barre ra fronteriza en los pre- supuestos federales, una propuesta que ha chocado frontalmente con la nueva mayoría demócrata en la Cámara Baja.

La mayoría de senadores y miembros de la Cámara de Representantes de ambos partidos se ha marchado a sus hogares, lejos de Washington, a pasar el fin de semana con sus familias como es habitual, a pesar de que el cierre administrativo parcial entró hoy en su vigésimo segundo día.

Como consecuencia, se prolonga así el cierre del 25 % de la Administración, situación que afecta a unos 800.000 empleados que han dejado de percibir su salario y ha trastocado el funcionamiento de distintos espacios turísticos o las actividades de agencias a las que no se les han asignado nuevos recursos.

Según un estudio de la agencia S&P Global Ratings, el cierre parcial de la Administración ha supuesto una pérdida de 3.600 millones de dólares desde su inicio y, de durar otras dos semanas, sumará 6.000 millones, un coste superior a los 5.700 millones que la Casa Blanca ha requerido para construir el muro con México.

Publicado en Nacionales
Miércoles, 09 Enero 2019 15:46

Son unos locos

Trump considera “locos lunáticos” a periodistas que critican su presidencia

El presidente estadounidense, Donald Trump, tildó de “locos lunáticos” a los periodistas críticos con su presidencia, sumida en un cierre parcial de la Administración desde el pasado 22 de diciembre, y afirmó que los medios de comunicación de su país usan “fuentes inexistentes”.

“¡Muchos (periodistas) se han convertido en locos lunáticos que han renunciado a la VERDAD!”, exclamó Trump en su cuenta de Twitter, después de repasar los “éxitos” de su Gobierno. “Con todo el éxito que nuestro país está teniendo, incluyendo los números de empleo recién publicados, que son fuera de serie, los medios de comunicación falsos y totalmente deshonestos con respecto a mí y mi presidencia (dicen) que (mi presidencia) nunca ha estado tan mal”, dijo el mandatario. Asimismo, Trump aseguró que los medios de comunicación estadounidenses “mentirán y degradarán” su figura “a sabiendas” para hacer que el “tremendo éxito” de su Administración “se vea tan mal como sea posible”.

“Usan fuentes inexistentes y escriben historias que son ficción total. ¡Nuestro país lo está haciendo muy bien, sin embargo, este es un día triste en Estados Unidos!”, denunció el presidente.

Es habitual que Trump cargue contra los medios de comunicación y los periodistas y los acuse de mentir, aunque hasta ahora no había usado el término “locos lunáticos” para referirse a los profesionales de la comunicación críticos con su presidencia.

La Administración está parcialmente cerrada desde el pasado 22 de diciembre debido a que la negociación entre republicanos y demócratas en el Congreso se bloqueó por la exigencia de Trump de que el proyecto de presupuestos incluya una partida de más de 5.600 millones de dólares para financiar el muro fronterizo. La actitud inamovible de Trump respecto a la construcción del muro, que fue una de sus promesas electorales estrella, y la negativa continua por parte de los demócratas para pactar sobre esta cuestión, ha llevado al Gobierno a estar parcialmente cerrado 17 días. Esta situación ha provocado que algunos medios de comunicación cataloguen el momento actual como el peor del Gobierno estadounidense desde la llegada de Trump a la Casa Blanca, una opinión que no ha gustado al mandatario. La parálisis administrativa afecta a agencias de diez departamentos del Ejecutivo, incluyendo Transporte y Justicia; así como a decenas de parques nacionales, que suelen ser una gran atracción turística.

Además, perjudica a unos 800.000 de los 2,1 millones de trabajadores federales, que no cobrarán mientras permanezca cerrado el Gobierno y están a expensas de la aprobación de un nuevo presupuesto.

Publicado en Nacionales
Jueves, 27 Diciembre 2018 09:44

Fuerza su Salida

El presidente Donald Trump fuerza la salida de Mattis y nombra a un nuevo jefe del pentágono.

El presidente, Donald Trump, anunció que el general James Mattis dejará su puesto como secretario de Defensa el 1 de enero, en vez de a finales de febrero, y que su actual “número dos”, Patrick Shanahan, pasará a dirigir el Pentágono de manera provisional.

“Estoy encantado de anunciar que nuestro muy talentoso subsecretario de Defensa, Patrick Shanahan, asumirá el título de secretario de Defensa interino a partir del 1 de enero de 2019. Patrick acumula una gran lista de logros como subsecretario y previamente en Boeing. ¡Él será genial!”, dijo Trump en Twitter.

Shanahan, que asumió el puesto de subsecretario de Defensa en julio de 2017, trabajó durante años para el fabricante de aviones estadounidense Boeing.

Según el diario The New York Times, que cita a funcionarios de la Administración, el mandatario se siente frustrado por la cobertura mediática que ha recibido la carta de renuncia de Mattis y, por eso, ha decidido deponerlo antes del 28 de febrero, fecha en la que tenía previsto dejar el Ejecutivo. En su carta de renuncia, Mattis hizo una férrea defensa del sistema de alianzas de EE.UU. en el mundo y opinó que Washington debe “tratar a sus aliados con respeto”, así como ser “resuelto e inequívoco” en la forma en que lidia con sus competidores, entre los que mencionó a China y Rusia. Cuando el mandatario leyó esa misiva por primera vez no se dio cuenta de la fuerza de las palabras de Mattis, según dijo un funcionario a The New York Times. De esa forma, en un primer momento, Trump elogió a Mattis y dijo en Twitter: “El general Mattis ha sido de gran ayuda para mí a la hora de lograr que los aliados y otros países paguen su parte de obligaciones militares. Un nuevo Secretario de Defensa será nombrado pronto. Agradezco mucho a Jim su servicio”. Sin embargo, el mandatario ha ido sintiéndose cada vez más frustrado ante la cobertura de los medios de comunicación, que han retratado a Mattis como el “guardián” que mantenía el orden en la Casa Blanca y evitaba que Trump implementara sus planteamientos más aislacionistas en política exterior. De hecho, los diarios The Washington Post y The New York Times publicaron editoriales en los que criticaban la salida de Mattis. El editorial del Post se titulaba “Las últimas líneas de defensa frente a Trump”, mientras que el rotativo neoyorquino avisaba de “Trump después de Mattis”.

El presidente reaccionó a esas críticas con un mensaje en Twitter en el que presumía de haber dado “una segunda oportunidad a Mattis” después de que fuera despedido por el entonces presidente Barack Obama como jefe del Mando Central del Pentágono, que controla las operaciones en Oriente Medio. Entonces, Mattis abogaba por una política de mano dura con Irán, país con el que Obama firmó un pacto para evitar el desarrollo de armas nucleares.

La renuncia de Mattis se produjo justo después de que la Casa Blanca anunciara la retirada de los 2.000 soldados estadounidenses desplegados en Siria como parte de una coalición internacional y, también, el repliegue de 7.000 de los 14.000 militares que tiene en Afganistán.

A la decisión de Mattis, le ha seguido la dimisión del enviado especial de EE.UU. para la coalición contra el Estado Islámico (EI), Brett McGurk, en protesta por la retirada de Siria.

Preguntado por esas renuncias, el portavoz del Pentágono, el coronel Rob Manning, se limitó a recordar que “el secretario de Defensa sirve al placer del presidente”, de forma que el jefe del Ejecutivo puede deponerlo cuando quiera, y aseguró que el Departamento de Defensa “sigue enfocado en la seguridad nacional”.

Shanahan asumirá el puesto de secretario de Defensa en un momento crítico para la estrategia de EE.UU. en Oriente Medio, región en la que otras potencias, como Rusia y China, luchan por la hegemonía.

Nacido en 1962 en el estado de Washington, Shanahan asumirá el cargo de manera provisional, ya que Trump no ha dicho si quiere que sea permanentemente su secretario de Defensa, algo para lo que sería necesaria la confirmación del Senado.

Publicado en Nacionales
Jueves, 20 Diciembre 2018 09:07

Goberierno Radical

Mick Mulvaney, un radical del “Tea Party” en el despacho oval del presidente Donald Trump.

Mick Mulvaney suele presumir de que no hay nadie más de derechas que él en la Casa Blanca de Donald Trump. El presidente estadounidense confió a este ultraconservador la elaboración del presupuesto y ahora lo nombró su nuevo jefe de gabinete, abriendo las puertas del Despacho Oval al “Tea Party”. Mulvaney, que nació en el extrarradio de Washington hace 51 años pero se crió en Las Carolinas, dejó el lucrativo negocio inmobiliario familiar en 2006 para entrar en política. Estaba decepcionado con los republicanos y con el ex-presidente George W. Bush (2001-2009) por estar hinchando el déficit nacional, la obsesión que le ha acompañado en su carrera.

Él esperaba que Bush liderara una revolución para reducir el aparato burocrático, pero en su opinión pasó lo contrario. Según explica el propio Mulvaney, Jeb Bush le llamó para pedirle su apoyo en las primarias republicanas de 2016, a lo que él respondió: “Gobernador, entré en política porque no me gustaba lo que su familia estaba haciendo”. En esa contienda que ganó Trump, Mulvaney apoyó al senador del “Tea Party” Rand Paul, que comparte con él su obsesión por la deuda.

Mulvaney fue elegido representante estatal en Carolina del Sur en 2006, cuando la bandera confederada todavía ondeaba en su Asamblea General, y dos años después saltó a su Senado. Pero Carolina del Sur se le quedó pequeña, y en 2010 participó en la o la conservadora que arrebató a Barack Obama el control de la Cámara Baja federal.

Ese año fue elegido por el mismo distrito que representaba en la ficción de “House of Cards” Frank Underwood, el quinto de Carolina del Sur, siendo el primer republicano en lograrlo desde 1883.

Su carrera política dio un nuevo salto cuando Trump le fichó tras ganar las elecciones para su Gabinete dirigiendo la Oficina de Administración y Presupuesto, encargada de elaborar la propuesta de cuentas públicas del Gobierno.

Su confirmación colgó de un hilo cuando reconoció que dejó de pagar unos 15.000 dólares en impuestos por la niñera de sus trillizos, pero finalmente logró el apoyo del Senado en una ajustada votación en la que el fallecido John McCain se le opuso por su escepticismo sobre el gasto militar.

Mulvaney tenía el sueño de reducir el presupuesto público a lo esencial, incluidas reformas de las dos mayores partidas: los programas sociales Medicare y Social Security, y la misión de convencer de ello a un presidente que no cree en la austeridad. Pese a no lograr todo lo que sus compañeros del “Tea Party” -un poco decepcionados- esperaban de él, los presupuestos con el sello de Mulvaney para 2018 proponían importantes recortes en todos los departamentos con excepción del Pentágono.

“Cuando reduces el gasto en programas con nombres bonitos, la gente cree que estás en contra de esas cosas bonitas”, dijo Mulvaney, al defender que su objetivo solo es cambiar la forma en la que se gasta el dinero en Washington.

Sin embargo, como en sus años como legislador, sus propuestas chocaron con una mayoría republicana y demócrata en el Congreso que rehizo las cuentas casi por completo antes de aprobarlas, apuntalando ese incremento del déficit que Mulvaney aborrece.

El senador republicano por Carolina del Sur Lindsey Graham, con el que juega al golf, dijo que el 29 % de recorte que propuso para el Departamento de Estado llevaría a “muchas situaciones como Bengasi”, en alusión al ataque al consulado estadounidense en esa ciudad de Libia.

Mulvaney fue congresista en Washington durante seis años. A su llegada fundó la facción ultraconservadora Freedom Caucus, que tantos problemas ha causado a los republicanos por su radicalidad e intransigencia al pacto.

No tiene un gran currículum de logros legislativos para mostrar, pero sí se le recuerda como un agitador eficaz.

Con su nombramiento como jefe de gabinete, el “Tea Party” pone los dos pies en el Despacho Oval y Mulvaney tiene la nueva misión de escorara Trump a la derecha y no salir escaldado en el intento, como sus predecesores.

Publicado en Nacionales
Jueves, 13 Diciembre 2018 09:23

Toman Acción

Líderes destacan urgencia de atajar retos migratorios ante “ataques” de Donald Trump.

Activistas y el próximo líder de la mayoría demócrata de la Cámara Baja, el demócrata Steny Hoyer, destacaron la urgencia de atajar los retos migratorios ante los “ataques” del Gobierno del presidente Donald Trump a las comunidades inmigrantes.

“Acabaremos con la malvada política de Trump de encarcelar a niños y a inocentes. (...) La era de Trump y sus aliados ha terminado. Los demócratas vamos a responsabilizar a la Administración”, señaló Hoyer en el marco de la Conferencia Nacional de Integración de Inmigrantes (NIIC, en inglés).

En su discurso, Hoyer prometió que introducirá una ley en la Cámara de Representantes para proteger a miles de inmigrantes indocumentados, incluyendo a los beneficiarios de los programas de Acción Diferida (DACA).

“Desde mi nueva posición, voy a poner a debate legislación que aborde nuestros desafíos migratorios. (...) Una ley que otorgue a los ‘soñadores’ un camino hacia la ciudadanía permanente y que preserve el TPS, permitiendo a sus beneficiarios que se queden”, aseguró Hoyer.

La situación de los beneficiarios de la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA), conocidos como “soñadores” está en peligro después que el presidente Trump anunció el fin de ese programa el año pasado, lo que podría llevar a la deportación de miles de jóvenes indocumentados el próximo año.

Por su parte, el TPS, que también ha sido cancelado por Trump para algunos países a partir de diferentes fechas, protege de la deportación a más de 436.000 inmigrantes, de los cuales aproximadamente el 90 % son de El Salvador (262.000), Honduras (86.000), Haití (58.000) y Nicaragua (5.000).

El líder demócrata aseveró que intentará que esta ley sea aprobada “lo antes posible” y comentó que espera que tenga “apoyo bipartidista”.

“Esta no es una lucha entre partidos. Es una lucha de Estados Unidos. (...) Necesitamos a nuestros inmigrantes, que son muy trabajadores y patriotas”, apuntó Hoyer. En este sentido, el director ejecutivo de la organización hispana CASA, Gustavo Torres, aseguró que su grupo y otras organizaciones han pedido a Hoyer y a la presumiblemente próxima presidenta de la Cámara Baja, Nancy Pelosi, que aprueben una reforma migratoria “en los primeros cien días” del nuevo Congreso.

Hoyer estuvo acompañado en el panel por activistas de diferentes organizaciones, incluyendo el director ejecutivo de Alianza Américas, Oscar Chacón. “Tenemos un reto enorme ante nosotros: debemos volver a evaluar los valores que decimos que tenemos.

Hay mucha gente cuyos valores terminan en nuestras fronteras. (...) Hay que pensar qué valor le damos a cada vida humana”, reflexionó Chacón ante las 900 personas congregadas hoy en Arlington, en las afueras de Washington .

Por su parte, la directora de derechos de los inmigrantes del grupo Community Change, Kica Matos, que también participó en ese debate, criticó “las atrocidades que ha cometido” Trump desde su llegada a la Casa Blanca.

“No podemos dejar que esto sea la nueva normalidad. Esta Administración ha sido implacable contra los inmigrantes y los refugiados.

Hemos abandonado nuestra tradición de proporcionar refugio a los que huyen de su país (por miedo)”, lamentó Matos, de origen puertorriqueño.

Asimismo, la activista censuró el envío de tropas militares a la frontera con México y los cambios en el sistema de petición de asilo, unas iniciativas impulsadas por Trump. El pasado 9 de noviembre, Trump firmó una orden presidencial que de facto implicaba que aquellos inmigrantes que entren por la
frontera con México de forma irregular no tengan opción de pedir asilo. Posteriormente, un juez federal emitió una orden bloqueándola hasta al menos el próximo 19 de diciembre, fecha en la que el magistrado reunirá a las partes para decidir si extiende o no la suspensión y si las partes aportan más argumentos.

“Hemos lanzado gas lacrimógeno contra niños y familias que vienen a nuestro país en busca de un futuro mejor. (...) Hemos hecho casi imposible a la gente que solicite asilo”, repasó Matos, que reclamó “justicia” para los refugiados.

Publicado en Nacionales
Jueves, 06 Diciembre 2018 09:24

Presiona Trump

El Presidente Donald Trump se retirará del TLCAN para presionar al congreso a aprobar el T-Mec.

El presidente de EE.UU., Donald Trump, anunció que en los próximos días ordenará la retirada de su país del TLCAN con México y Canadá, con el fin de presionar al Congreso estadounidense para que apruebe la versión renovada del pacto, conocida como T-MEC.

"Lo cancelaré en un periodo de tiempo relativamente corto. Nos desharemos del TLCAN. Ha sido un desastre para los Estados Unidos", dijo Trump en declaraciones a los periodistas a bordo del Air Force One que le llevaba de vuelta a Washington desde Buenos Aires.

Según explicó, ese gesto comenzará un proceso de retirada de seis meses del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), en vigor desde 1994, lo que daría al Congreso una fecha límite para ratificar el T-MEC si no quieren perder del todo el régimen comercial con los países vecinos. "El Congreso tendrá que elegir entre el T-MEC o la situación previa al TLCAN, que funcionó muy bien", afirmó el mandatario.

Trump firmó el T-MEC junto al ya ex-presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, y el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, pero ese tratado aún debe ser ratificado por los Congresos de los tres países para poder entrar en vigor. La decisión de Trump de retirara EE.UU. del TLCAN es arriesgada, puesto que no está claro que el Congreso estadounidense vaya a dar su visto bueno a la nueva versión del pacto comercial norteamericano. La oposición demócrata tomará en enero las riendas de la Cámara de Representantes de EE.UU., y varias figuras del partido se han mostrado escépticas sobre el pacto, entre ellas la posible aspirante presidencial Elizabeth Warren.

Sin embargo, el negociador comercial de EE.UU., Robert Lighthizer, se mostró optimista en Buenos Aires sobre las perspectivas en el Congreso, y recordó que hay algo de margen de maniobra a la hora de convertir el tratado en un proyecto de ley.

Lighthizer se mostró "absolutamente convencido de que Trump logrará "un número muy alto de votos demócratas a favor del pacto.

Trump insistió en renegociar el TLCAN, que engloba un billón de dólares anuales en intercambios, por considerarlo un desastre", y ha presentado el nuevo pacto como un enorme triunfo de su postura proteccionista en materia comercial. Entre los cambios más importantes del T-MEC, conocido en inglés como USMCA, figura la nor ma de que al menos el 75% de las partes de los automóviles deben ser fabricadas en Norteamérica, frente al 62,5 que esta blecia el TLCAN.

Además, entre el 40 y el 45% del vehículo tendrá que ser producido por trabajadores que ganen como mínimo 16 dólares la hora.

El pacto ofrece igualmente un mayor acceso al mercado canadiense a los productores lácteos estadounidenses, e incluye nuevas provisiones sobre comercio digital y propiedad intelectual.

Publicado en Nacionales
Jueves, 08 Noviembre 2018 09:38

Cierra la puerta

El presidente Donald Trump advierte de que no dejará que las “malas personas” entren en EE.UU.

El presidente Donald Trump, aseguró que no permitirá que “malas personas” que viajan con la caravana de migrantes centroamericanos rumbo a la frontera sur entren en el país.

“No sé si han visto los informes, pero hay un montón de malas personas” en las caravanas, y “no vamos a permitir que entren”, dijo Trump en un multitudinario mitin celebrado en un hangar del Aeropuerto Internacional de Pensacola, en el noroeste de Florida. Como en otros actos de campaña, el mandatario acusó a los líderes demócratas de propugnar una política de “fronteras abiertas” que, a su juicio, “significa más crimen”, y de querer “invitar a caravana tras caravana”, en referencia a los inmigrantes centro-americanos que han entrado en México con intención de alcanzar Estados Unidos.
También cargó contra los demócratas, y en especial contra el candidato de este partido a la gobernación de Florida, Andrew Gillum, por estar de acuerdo con abolir el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE), una agencia federal que según Trump está “llena de patriotas” que el año pasado arrestó a 127.000 inmigrantes ilegales.

“Casi el 100 % de la heroína en Estados Unidos entra a través de la frontera sur, junto con cerca de un 90% de la cocaína, de la mayoría de la metadona y de una parte sustancial del fentanilo”, afirmó Trump, para justificar su idea de fortalecer las fronteras.

El acto tuvo como finalidad movilizar a las bases republicanas para las elecciones intermedias. Al estrado del aeropuerto de Pensacola subió por ello el actual gobernador de Florida, Rick Scott, quien aspiraba a arrebatarle al demócrata Bill Nelson su escaño en la cámara alta federal, en una carrera en la que ambos estaban técnicamente empatados. “Tuvimos dos grandes huracanes, Irma y Michael, y él me llamó cada día y me decía ‘qué necesitas”, expresó Scott, sobre la asistencia federal que recibió Florida el año pasado y el actual tras el impacto de los citados ciclones en las costas de este estado. Scott lamentó que su oponente no haya hecho lo suficiente por los Floridianos, mientras que Trump criticó que en sus casi dos años de mandato no haya recibido ni una ola llamada de Nelson. El presidente se refirió también a Ron DeSantis, candidato a gobernador estatal y quien se enfrenta al “errático socialismo” encarnado en el demócrata Andrew Gillum, el alcalde de la capital de Florida, Tallahassee, y quien aspira a convertirse en el primer gobernador afroamericano de este estado. “La gran idea de Gillum es subir tus impuestos un 40 %”, afirmó DeSantis durante el mitin, si bien algunos medios locales cifraron esa propuesta del demócrata entre el 5,5 y el 7,25 %. Tras agradecer a Trump que cumpliera promesas que hizo cuando era candidato como restaurar la economía y “poner constitucionalistas” en la Corte Suprema, en alusión al juez del máximo tribunal Brett Kavanaugh, DeSantis se comprometió a no subir impuestos ni convertir Florida en un “estado santuario” para inmigrantes.

“Defenderé tus derechos, incluidos los de la segunda enmienda”, que otorga a los estadounidenses al derecho a poseer y portar armas de fuego, agregó DeSantis, a quien los últimos sondeos sitúan ligeramente por debajo de su oponente.
El presidente Trump puso el foco de su discurso en la subida de impuestos, la destrucción de empleo y la erosión del Medicare y la Seguridad Social que supondría una victoria demócrata en las elecciones del martes, en las que Florida constituye una pieza clave.

Tanto Trump como su antecesor el demócrata Barack Obama, quien el viernes ofreció un mitin en Miami, participan estos días en actos electorales por varios estados.

A tres días de la cita electoral, la oposición demócrata tiene esperanzas de recuperar el control de la Cámara de Representantes, que renovará todos sus escaños, mientras Trump enfocaba sus esfuerzos en ampliar la exigua mayoría republicana en el Senado, donde un tercio de los legisladores se juegan su asiento.

Consciente de que las legislativas se consideran un referéndum sobre su mandato, Trump se abocó a una maratón final de mítines.

Publicado en Nacionales
Jueves, 01 Noviembre 2018 11:27

Soldados en la Frontera

Estados Unidos ordena despliegue militar hacia México.

El Gobierno anunció que desplegaría 5.200 soldados en su frontera con México para responder a dos caravanas de migrantes centroamericanos que cruzan Guatemala y México con destino a Estados Unidos.

“Vamos a endurecer la frontera”, avisó el comandante del Mando Norte del Departamento de Defensa, el general Terrence J. O’Shaughnessy, que explicó que los militares llevarán a la frontera sus capacidades de “planificación militar”, así como tres helicópteros destinados a transportar a los agentes fronterizos de un lugar a otro y materiales para levantar tiendas.

Una ley de 1878 prohíbe usar a los soldados para tareas de seguridad y orden público a nivel nacional. Por eso, indicó O’Shaughnessy, los militares se limitarán a apoyar a los agentes fronterizos en operaciones aéreas para detectar actividades ilegales, así como en labores mecánicas, como reparación de vehículos, y ofrecerácuidados médicosa los inmigrantes que lo necesiten.

Entre sus tareas estará reforzar los puertos de entrada y detectar aquellos puntos más débiles y por los que los inmigrantes podrían tratar de cruzar de manera ilegal, detalló O’Shaughnessy.

Los militares Se suman a los 2.100 efectivos de la Guardia Nacional que se encuentran en la frontera sur desde abril.
Además, la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP), tiene otros dos mil agentes listos para actuar, detalló el jefe de esa agencia, Kevin McAleenan, durante la rueda de prensa.

Publicado en Nacionales
Jueves, 25 Octubre 2018 10:51

Endurecidos

Republicanos endurecen su posición migratoria alentados por el presidente Donald Trump.

Con el avance de la caravana de centroamericanos hacia Estados Unidos, el Partido Republicano, con el presidente Donald Trump a la cabeza, ha endurecido su posición sobre el tema migratorio y lo ha convertido en un pilar de su campaña para detener el avance demócrata en las legislativas. Según analistas, a nivel local y estatal, los candidatos republicanos han adoptado el “juego racista” del presidente, convencidos de que jugar duro galvaniza el voto conservador, tal y como sucediera en 2016 cuando Trump llegó a la Casa Blanca. El 6 de noviembre se votará para renovar toda la Cámara de Representantes, 35 de los 100 escaños del Senado y se elegirá a 36 gobernadores, y los republicanos podrían perder el control de la Cámara baja.

Por ello, Trump ha instado a sus compañeros de partido a que utilicen el tema migratorio para subir en intención de voto ahora que las cifras de indocumentados en la frontera sur del país están subiendo.

“Los republicanos deben hacer de las horrendas, débiles y obsoletas leyes de inmigración y la frontera una parte de las elecciones de medio término”, escribió Trump en Twitter, donde aseguró que este es un “gran tema” para que los suyos exploten en la campaña.

Y hoy aumentó la presión al anunciar que, como México no ha “podido detener la caravana” que partió de Honduras, entre la cual hay “criminales y gente desconocida de Medio Oriente”, el país enfrenta una “emergencia nacional” y pide a los electores que lo tengan en cuenta en las urnas.

También afirmó que comenzará a “recortar o reducir sustancialmente” la enorme ayuda que Washington suministra de manera “rutinaria” a Guatemala, Honduras y El Salvador por no haber “impedido” el avance de la caravana de inmigrantes.

“El presidente ha cambiado la dinámica del juego político y ha logrado que los integrantes de su partido político se acomoden a una nueva realidad donde ya no hay lugar para la cautela y la corrección política”, consideró el profesor de ciencias políticas de la Universidad Internacional de la Florida (FIU) Eduardo Gamarra. En opinión del académico, los candidatos republicanos realizan una campaña “extraordinariamente dura” en todos el país y no solamente en las zonas donde se concentran más los inmigrantes, con “total aversión por la inclusión”.

Un estudio realizado por la Universidad Wesleyan señala que el tema migratorio y la mano dura propiciada por Trump dominaron más de 14.000 anuncios publicitarios divulgados por televisión por los candidatos republicanos en todo el país, muchos de ellos donde el debate migratorio no es habitual. En Oregón, según este estudio, en el 46 % de todos los anuncios emitidos en agosto pasado se mencionaba el tema migratorio, mientras que Indiana esa cifra fue del 43% y en Michigan, el 35%. En total, el 26% de los comerciales del Partido Republicano trataban sobre este particular. Algunos de ellos prometían poner fin a las denominadas “ciudades santuario”, en referencia a aquellas que rechazan colaborar en programas migratorios voluntarios de las autoridades federales y que el presidente no ha conseguido desmantelar a pesar de sus diversos intentos. En otros se afirma que la caravana de centroamericanos es una conspiración financiada por el millonario y filántropo estadounidense George Soros, que pretendería invadir la frontera con migrantes a pocos días de las elecciones.

No en vano, Trump ha llegado a decir que el tema migratorio es para él, como presidente, “mucho más importante” que el comercial y amenazó con un cierre militar de la frontera sur debido a la llegada de la caravana.

Según Gamarra, el mensaje de Trump de que las “hordas de hondureños van a amenazar” a los Estados Unidos funciona mejor que el demócrata, de que se trata de gente que huye del terror y la miseria.

“La estrategia de Trump es clara”, declaró por su parte en un comunicado, Frank Sharry, director ejecutivo del grupo proderechos de los inmigrantes America’s Voice.

“Provocar el temor a los inmigrantes, actuar con crueldad y explotar cínicamente las divisiones para obtener puntos políticos”, es lo que busca el presidente.

Publicado en Nacionales
Jueves, 11 Octubre 2018 09:51

Corte de derecha

La llegada de Kavanaugh a supremo de Estados Unidos agudiza conservadurismo de la corte.

La confirmación de Brett Kavanaugh, acusado de abusos sexuales, como nuevo juez del Tribunal Supremo estadounidense, agudiza el conservadurismo de la máxima corte del país, formada ahora por cinco magistrados elegidos por presidentes republicanos y cuatro por demócratas. El juez nacido en Washington arriba al Supremo para sustituir al jubilado Anthony Kennedy, un magistrado de corte conservador pero que se destacó a lo largo de su trayectoria por ser un “voto indefinido” (“swing vote”), que en repetidas ocasiones fue clave en casos de la alta instancia.

Sin embargo, Kavanaugh tiene un acentuado perfil político que hace temer que lleve el partidismo a la corte, una situación que preocupa en los sectores liberales del país. “Me siento frustrado de que el progreso de nuestra nación hacia los derechos de las mujeres, los derechos civiles y la igualdad LGTBQ pueda verse estancado por un juez preparado por los grupos de interés de extrema derecha”, señaló el senador demócrata Bob Menéndez.

Además, el senador por Nueva Jersey se mostró intranquilo de que Kavanaugh sea el voto decisivo en los casos que lleguen a la máxima corte del país.

“Me estremece la idea de que el juez Brett Kavanaugh sea el voto decisivo en los casos del Tribunal Supremo que, por ejemplo, determinarán si el presidente está por encima de la ley”, lamentó Menéndez. Cuando se inició su proceso de confirmación, una de las sombras que pesaban sobre Kavanaugh estaba relacionada con su punto de vista sobre el poder presidencial, ante la posibilidad de que el presidente estadounidense, Donald Trump, se viera afectado por las investigaciones en torno a él y su campaña electoral de 2016.

Precisamente, algunos medios estadounidenses especularon con que la primera gran decisión que tendrá que tomar el nuevo juez del Supremo estará relacionada con los límites del poder presidencial. La experiencia de Kavanaugh, siempre próximo a los círculos de poder de Washington, le ha convertido en un magistrado vinculado a las más altas esferas de las filas republicanas, especialmente durante su tramo dentro de la Casa Blanca del expresidente George W. Bush (2001-2009) entre 2001 y 2006.

Estas conexiones inquietan a activistas y organizaciones que luchan por los derechos de las minorías en Estados Unidos, grupos que han visto progresar su situación en las últimas décadas y que ahora entienden que la visión ultraconservadora de Kavanaugh en relación a derechos civiles como el aborto puede afectarles.

La directora ejecutiva de la Red Nacional de Fondos para el Aborto (NNAF, en sus siglas en inglés), Yamani Hernández, consideró en declaraciones que la llegada de Kavanaugh al Supremo es “trágica” para las minorías.

“Kavanaugh ha demostrado que no será un juez imparcial, que ignorará abiertamente la ciencia de la anticoncepción, silenciará las voces de los jóvenes inmigrantes que buscan abortos e ignorará a nuestras familias que buscan justicia”, señaló Hernández. Para la activista, Estados Unidos “es un lugar menos seguro y menos libre” desde que Kavanaugh juró su cargo. Más allá de su postura conservadora, en las últimas fechas el debate ha estado marcado por una audiencia sobre las acusaciones de la profesora de psicología Christine Blasey Ford, que acudió a la Cámara Alta para explicar los abusos sexuales del juez supuestamente ocurridos en 1982. En esa sesión, Kavanaugh se mostró desafiante, agresivo y pasional contra los demócratas, lo que, aparte de las sospechas de abusos sexuales, elevó las dudas sobre su partidismo y su temperamento para formar parte de la corte más importante del país.

“Va a estar en el Tribunal Supremo con una gran mancha y un gran asterisco al lado de su nombre” después de su comportamiento en el Senado, aseguró la senadora demócrata Mazie Hirono a la cadena televisiva ABC.

Publicado en Nacionales
Página 1 de 12

Suscríbase gratis

Reciba mensualmente nuestro boletín por correo. Puede cancelar en cualquier momento